Logo Studenta
Gratis
257 pág.
Oaklander - El Tesoro Escondido

Vista previa | Página 1 de 50

III
Me gustaría dedicar este libro a Mollie Filler Solomon y a Joseph 
Solomon, mis maravillosos padres, quienes me dieron el tipo de 
niñez que querría para todos los niños del mundo.
 
 
 
HIDDEN TREASURE 
A Map to the Child’s Inner Self 
c Violet Oaklander, 2006 
 
 
EL TESORO ESCONDIDO 
La vida interior de niños y adolescentes / Terapia infanto-juvenil 
Violet Oaklander 
c Editorial Cuatro Vientos, Santiago de Chile, 2008 
 
 
Traducción: Larissa Boroday y Francisco Huneeus 
 
Registro de Propiedad Intelectual No 173.785 
ISBN: 956-242-112-6 
 
Diseño de portada: Mario Albarracín 
Diagramación: Edmundo Rojas 
Corrección y verificación: Paulina Correa 
 
 
 
Esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, no puede ser 
reproducida, almacenada o transmitida 
por cualquier medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de 
grabación o de fotocopia, sin 
permiso previo, por escrito, del editor. 
 
Editorial Cuatro Vientos, Maturana 19, CP 8340608 
 - SANTIAGO - CHILE 
V
Violet Oaklander
www.cuatrovientos.cl
El TESORO ESCONDIDO
La vida interior de niños y adolescentes
Terapia infanto-juvenil
Prólogo
Peter Mortola
*
Traducción
Larissa Boroday y Francisco Huneeus
Cuatro Vientos Editorial
www.cuatrovientos.cl
VI Oaklander / El Tesoro Escondido
Me gustaría agradecer especialmente a mi hijo e hija: Mha Atma 
Khalsa y Sara Oaklander, quienes me estimularon, presionaron e 
hicieron amorosamente todo lo necesario para cerciorarse de que 
escribiera este libro.
 Y también a mi nuera, Martha Oaklander, quien me ayudó de 
maneras que ni ella sospecha.
VII
Contenidos
Prólogo / 11
Introducción / 21
*
1
Qué trae a los niños a terapia: perspectiva de desarrollo / 23
2
El proceso terapéutico con niños y adolescentes / 37
3
Fortalecer el sentido de sí mismo en niños y adolescentes / 65
4
las muchas caras de la ira / 83
5
Trabajar con adolescentes / 105
6
Pérdida y duelo / 129
7
Ayudar a niños y adolescentes a ser cuidadosos consigo mismos / 153
8
Trabajar con niños muy pequeños / 173
9
Trabajar con grupos / 183
10
Tratamiento de niños con síntomas de trastorno 
por déficit atencional hiperactivo / 195
11
Una manera innovadora de usar la música en terapia / 217
*
Epílogo / 233
Referencias / 235
Índice de materias/ 237
VIII Oaklander / El Tesoro Escondido
Agradecemos a Ana María Bringas y Michelle Parra por su ayuda 
en la búsqueda de terminología; a Juan Francisco Jordán por su 
colaboración en las notas; y a Gestalt Press, que gentilmente nos 
autorizó para traducir y publicar el trabajo de Peter Mortola. 
Los Editores
 
 
 
 
11
1 En vez de encargar un prólogo especial para este libro, hemos preferido incluir un artículo 
(condensado y traducido) de Peter Mortola, Ph.D. (“learning from Experience: The Oaklan-
der Approach to Teaching Child Psychotherapists”, Gestalt Review, Vol. 10, No. 2, 2006), 
Associate Professor of School and Counseling Psychology en lewis & Clark College, en 
Portland, Oregon, quien ha estado estudiando durante siete años el método de trabajo de la 
Dra. Violet Oaklander (N. del E.).
11 
Prólogo1
Aprender de la experiencia: 
el enfoque Oaklander en la formación de terapeutas infantiles
¿Qué hay en el abordaje de Violet Oaklander hacia la formación y la te-rapia que atrae a terapeutas infantiles, psicólogos clínicos y educacio-
nales, trabajadores sociales, supervisores de asistencia residencial, psiquiatras 
infantiles y enfermeras psiquiátricas de todo el mundo? Gran parte de su po-
pularidad internacional con profesionales de la salud mental se debe al carácter 
único de su texto fundamental, Ventanas a Nuestros Niños: Terapia Gestáltica 
para Niños y Adolescentes, traducido primero al alemán y luego al portugués, 
español, italiano, serbo-croata, ruso, chino y hebreo. Actualmente se trabaja 
en traducciones al coreano y checo.
En los siete años que llevo estudiando el método utilizado por la Dra. 
Oaklander en la formación de adultos para trabajar con niños y adolescentes, 
he descubierto que ella aborda su labor formativa de la misma manera vivencial 
como aborda su trabajo terapéutico con niños. Más aún, he descubierto que 
este aspecto vivencial del entrenamiento Oaklander —en que los participantes 
se embadurnan las manos con arcilla y pinturas al óleo— es en gran medida lo 
que lo hace tan popular entre profesionales de diversos lugares del mundo.
En sus talleres de formación, Violet suele decirles a los alumnos que, en la 
terapia con niños y adolescentes, lo que vale es la experiencia. Con esto quiere 
decir que para un niño es terapéutico obtener un sentido más fuerte de su yo 
mediante la vivencia de sí mismo —sus emociones, sentidos, cuerpo y pen-
samientos—, para poder abordar y trabajar con temas más difíciles como el 
trauma o el abuso en el contexto terapéutico.
12 Oaklander / El Tesoro Escondido
Gran parte del trabajo de Oaklander puede parecer muy sencillo y juguetón 
—tanto ella como el niño riéndose a gritos mientras golpean o pinchan un 
montón de arcilla. Sin embargo, esta etapa de su labor, que ella denomina “tra-
bajo del yo”, generalmente conduce a un nivel más profundo de contacto y apo-
yo, no sólo entre el terapeuta y el niño, sino también dentro del niño mismo. A 
partir de este sentido fundacional del yo es que el niño adquiere el “apoyo a sí 
mismo” que necesitará para enfrentar el trabajo más desafiante de la terapia.
las mismas ideas y valores con respecto al rol de la vivencia rigen para su 
enfoque del entrenamiento de adultos. “Si van a trabajar con niños, deben 
estar dispuestos a experimentar las mismas cosas que les van a pedir a ellos 
que hagan”, dice en sus grupos de formación. Tanto así que, por ejemplo, en 
el segundo día, la Dra. Oaklander dirige a los participantes a la experiencia de 
primero imaginar y luego dibujar “un lugar muy seguro” en sus vidas. Ense-
guida trabaja con un voluntario tal como si fuera un niño en el contexto tera-
péutico. Después los alumnos trabajan en parejas, compartiendo luego ideas y 
sentimientos acerca de sus dibujos.
Al tercer y cuarto día de la formación, los participantes realizan experien-
cias terapéuticas más prolongadas y profundas, como “trabajar con arcilla” 
y “los dibujos de la rabia”. Estas vivencias terapéuticas más exigentes mol-
dean la forma en que la Dra. Oaklander se dirige a niveles más profundos 
de dificultad emocional o psicológica. De manera muy adecuada, tanto en el 
contexto terapéutico con niños como en el contexto formativo con adultos, 
estas experiencias terapéuticas más desafiantes son introducidas una vez que 
hay apoyos establecidos —tanto internos como externos— que le permiten al 
niño o al adulto contener el nivel de trabajo emocional más profundo reflejado 
en estas experiencias. Ya en la mitad de la segunda semana, los participantes 
han experimentado con dibujos, arcilla, instrumentos de percusión, títeres y 
juguetes de bandeja de arena. Todos llegan a vivenciar de primera mano el ser 
terapeuta, y luego paciente, con estos elementos proyectivos —frecuentemente 
en presencia de un observador.
Antes de que el grupo trabaje en parejas, a menudo les recuerda que “esto 
es formación y no terapia”, y que el trabajo debe centrarse en ayudar a la 
persona en el rol de terapeuta a afinar sus destrezas y experiencia. Durante 
algunas actividades, se les pide a los alumnos que “sean ellos mismos como 
niños de entre 3 y 16 años” mientras trabajan en parejas o tríos, mejorando 
no sólo el proceso del participante al actuar como “cliente”, sino también el 
nivel de realismo de la vivencia del participante al actuar como “terapeuta”. 
13
2 J. Sams y D. Carson, La Rueda Medicinal: Las Cartas del Círculo Indio de Sanación a través de 
los Animales, Barcelona, Integral-RBA, 1997.
Prólogo
En total, durante el curso de 2 semanas, los alumnos ocupan más de la mitad 
de las 55 horas de entrenamiento en ejercicios vivenciales, ya sea practicando 
ser terapeuta, observando el trabajo de otros
Página123456789...50