Logo Studenta
Gratis
192 pág.
UNA-HISTORIA-ORAL-DE-LA-INFAMIA-John-Gibler

Vista previa | Página 40 de 43

ellos. Y más que nada, por 
mi parte, pues la familia, aunque sea humilde… es un niño de 
familia, de bien. Pues no tiene maldad. Pues ahora sí, yo como 
mamá conozco a mi hijo, y pues no se vale que esto esté pasan-
do aquí en el país. No se me hace justo. Quitarle un pedazo de 
camino a mi hijo que tiene por recorrer. Y yo siento que hasta 
ahorita ha estado incompleto su, sus pasos y… No hallo cómo 
explicar mi sentir como mamá. 
Sí. Lo he soñado. Al principio soñaba que llegaba. Que esta-
ba en casa de su tía y que yo pasaba a decir a su oído que rezara 
mucho, que eso le ayudaba. Que yo luego regresaba, que iba 
al mercado. Y a cada rato le decía “reza mucho, eso te ayuda, 
tú sabes rezar”. Después lo soñé, pero que ya estaba muerto. 
Que no lo veía, pero me daban la noticia de que yo tenía que 
irlo a recoger al Semefo. Y yo entraba en una puerta y salía yo 
como en un tráiler grande y salía yo por la puerta del tráiler. 
Pero yo gritaba con una desesperación, pidiendo ayuda, que él 
no era, y que no era posible pues que él estuviera muerto. Que 
177
no era cierto, que me estaban engañando con que él estaba en 
el Semefo. Así lo soñé.
Yo siento que él va a llegar y aquí lo estamos esperando. Yo 
no siento que él ya no viva. Yo siento que él está vivo y va a 
llegar en cualquier ratito. 
Mario César González Contreras, padre de César Manuel Gon-
zález Hernández, 19, estudiante de primer año, afuera del Pa-
lacio de Gobierno, Chilpancingo, 4 de octubre de 2014. ¿Vale 
un millón de pesos la vida de los alumnos? Eso lo gasta en 
una embriagada, pinche puerco ése. Desgraciado. Tenemos 
un inepto como gobernador. “No puedo contestar”, y se levan-
tó. Le digo “¿no tiene usted palabras para responderme?” Ya 
estamos agotados. Somos padres de familia. Ya estamos ago-
tados. Ya no sabemos qué hacer, ni a quién dirigirnos. Nos 
mandan con éste… Bueno, no sé cómo es posible que nos 
mandan a traer y todavía tenemos nosotros la idiotez de venir 
a pedir una audiencia con el gobernador. Y no sé, supuesta-
mente Peña Nieto quería cambiar el país y no sé qué tanto… 
¿Por qué no está presente ahorita? ¿Por qué no está presente? 
Son 43. Son estudiantes, y desgraciadamente, como le dije al 
gobernador, no fuera su hijo porque en media hora está, ya lo 
encontraron. Y sin ningún rasguño. Nuestro único delito es 
ser pobres y buscar escuelas donde nosotros podamos man-
tener a nuestros hijos. Pero desgraciadamente así es esto. Mi 
hijo es César Manuel González Contreras. Pero no nada más 
estoy por él. Estoy por todos, porque fueron sus compañeros. 
Y no sé porque hablan tan mal de Ayotzinapa. Tengo ocho días 
viviendo en Ayotzinapa, en la Normal, y son unos niños her-
mosos. Gentes que se quitan el pan de su boca para dárselo 
a los padres. Gente que… chamacos que no comen con tal de 
178
que los padres comamos. Soy de Tlaxcala. Soy de Tlaxcala, se-
ñores. Me vengo a dar cuenta de tanta porquería que hay aquí. 
Nos dejan entrar, señores, y nos ponen detectores de meta-
les a nosotros los padres de familia. ¿Cómo es posible que a 
nosotros nos ponen detectores de metales? Pónganselos a su 
sistema, pónganselos a sus policías, sus asesinos. ¿Nosotros 
qué podemos hacerle? No, yo no me dejé, señores, ahora sí, 
no me dejé. No sé si me vaya a mandar a matar el perro. No sé 
si me vaya a mandar a matar. Que lo haga. Estoy a sus dispo-
sición. Pero que me entregue mi hijo. Nada más. Y a los otros 
42 alumnos. Es lo único que pido. No sé por qué me sacaron. 
Yo soy de Huamantla, Tlaxcala. Y somos gente buena. Gente 
que no nos vamos a dejar, gente que tenemos los suficientes 
huevos, hijos de su puta madre. Yo lo dije en su jeta, el hijo de 
su puta madre, y lo callé. No tuvo palabras para responderme, 
el pendejo. Qué gente tan desgraciada, la verdad. Qué gente 
tan hija de su pinche madre, cobarde, que usa armas. Quisiera 
que un hijo de su puta madre, un alcahuete de esos, me dije-
ra “sabes qué, vamos tú y yo, hijo de tu puta madre, a mano 
limpia”. Me vale madre. Y todavía con su sonrisita de “buenas 
noches”. Y me lo quedo viendo. Y se me queda viendo. 
—Sí, dígame. 
—¿Qué le digo? ¿Buenas noches? Para usted. Para nosotros 
que tenemos las tripas atravesadas, que tenemos las pinches 
tripas acabadas. Nuestro único puto delito es no tener dinero 
para mandar a nuestros hijos a una universidad de paga. No 
fuera su hijo. Porque a su hijo lo encuentran en menos de 
media hora, hijo de la chingada, y sin un puto rasguño. O su 
puta camioneta, no hablemos de su hijo, hablemos de su puta 
camioneta. Si se la robaran, en menos de media hora la vienen 
a entregar aquí. Y los otros hijos de la chingada, lambiscones 
hijos de perra, ahí, protegiéndolo y con audífonos, hijos de su 
179
puta madre, lamehuevos, hijos de la chingada. Y eso lo hacen 
porque no saben trabajar los hijos de la chingada. 
¿Me quiere matar? Que lo haga. ¿Me quiere matar? Que lo 
haga. A mí no me importa. A mí me importa más la vida de 
mi hijo. 
Mario César González Contreras, padre de César Manuel Gon-
zález Hernández, 19, estudiante de primer año, bloqueo ca-
rretero, Chilpancingo, 5 de octubre de 2014. Es una persona 
cínica. Yo le hice muchas preguntas a las cuales, ¿sabes qué 
me respondió?:
—Entonces me paro, me voy. 
—Entonces se está usted parando porque no tiene usted 
respuesta, no tiene usted la capacidad de respuesta para in-
formarnos a nosotros. ¿Por qué no hizo la búsqueda desde el 
domingo o el lunes? ¿Por qué? 
—¿Sí o no estábamos buscando? 
—Mentira. Yo me fui desde Tlaxcala a la una y media de la 
mañana. Solito. Y no me importa que me hubieran matado a 
mí. Si es que me quieren matar, que me maten a mí y que me 
entreguen a mi hijo, y no hay problema. No es justo que 42 
de sus compañeros siguen desaparecidos. No sabe el dolor que 
sentimos. No sabe que estamos destrozados física, moral y eco-
nómicamente. Porque desgraciadamente no tenemos dinero. 
Lo que queremos es tener una certeza. Porque nos traen con 
que hay diez muertos allá en Taxco. Que hay doce muertos en 
tal parte. Que encontraron fosas comunes. Entonces, ¿ahorita 
nos van a entregar esos cuerpos? Todos calcinados, todos feos. 
Le digo, “no señor, ustedes se los llevaron vivos, y vivos tienen 
que entregarlos”. No se los llevó otra organización criminal, 
180
y que estemos pensando que sí ya los mataron. Se los lleva-
ron los mismos policías. O sea, ¿qué clase de seguridad tienen 
 entonces aquí en Guerrero? Se supone que los policías actúan 
por órdenes de sus mayores. O sea, no actúan solos. Yo tengo 
ocho días viviendo acá, en los cuales me vengo enterando de 
toda la corrupción que hay aquí. Y digo, ¿cómo es posible que 
la ciudadanía, como ciu dadanos, ya no como representantes de 
la ley, como ciuda danos, permitan toda esta situación? O sea, 
si saben perfectamente bien qué pasa, ¡carajo! ¡Que actúen!
Ya nada más nos están engañando. Nos están volviendo lo-
cos como padres de familia. Ya no sabemos ni qué hacer, ya 
no tenemos ni por dónde jalar. Pregúntame si alguna autori-
dad se nos ha presentado ante nosotros, que se presente y me 
diga, sabes qué, soy fulano de tal y vengo a ayudarlos en lo 
que necesiten. Nadie se ha presentado. Nosotros, desgraciada-
mente, no somos de acá y no conocemos a nadie. No sabemos 
a quién acudir, no sabemos, o sea, estamos cerrados de los 
ojos. Como le dije anoche “señor gobernador, yo no vengo a 
hacer política, yo no más quiero a mi hijo”. Porque yo no lo 
mandé a robar, yo no lo mandé a ser malandrín. Yo lo mandé 
a estudiar. Y por si mandarlos a estudiar me lo van a entregar 
muerto, ¿cómo se vale? No se vale. No creo que sea justo que 
como padre de familia quiera que el hijo no sufra las caren-
cias del padre y me lo entreguen muerto. No se vale. Hasta 
las últimas consecuencias, así me lleve la vida, yo tengo que 
encontrar a mi hijo. Y me lo tengo que llevar para mi estado. 
Porque no se vale. No es justo. Desgraciadamente nosotros ya 
llevamos ocho días acá y gracias a los alumnos
Página1...3637383940414243