Logo Studenta
¡Estudia con miles de materiales!

Vista previa del material en texto

Las Tortuga
Las tortugas o quelonios son un grupo de reptiles de hábitat acuático y terrestre. Su principal característica es poseer un fuerte caparazón que les protege los órganos internos y que abarca todo el torso del animal. Diseñado como una caja resistente y fabricado de hueso y cartílago, este caparazón crece junto al animal y forma parte de su propia columbra vertebral, de modo que puede refugiarse dentro.A este orden de reptiles se les conoce zoológicamente como testudines. Se estima que surgieron hace 250 millones de años, en el período Triásico de la era Mesozoica. Eso significa que son los reptiles más antiguos que aún pueblan la Tierra, adaptados a distintos hábitats y viviendo vidas particularmente longevas.
Existen alrededor de 356 especies distintas de tortugas en todos los continentes (excepto la Antártida), dotadas de tamaños, proporciones, dietas y hábitats muy diversos. Muchas de ellas se encuentran en peligro de extinción, en parte debido a la caza del ser humano, que devora sus huevos y emplea decorativamente sus caparazones (de hecho, antes del invento del plástico, se usaban para obtener el carey de las monturas de anteojos), y en parte debido a la contaminación de sus hábitats.
El ser humano ha sentido atracción por las tortugas desde la antigüedad. Aunque hay muy pocas especies domésticas, estos animales suelen abundar en el imaginario mitológico de muy diversas culturas, generalmente como símbolo de fuerzas y saberes ancestrales.
De hecho, en la mitología hindú, se pensaba que el mundo entero era un disco sostenido por cuatro grandes elefantes, los cuales a su vez estaban parados sobre el caparazón de una tortuga.
Se caracterizan, a grandes rasgos, por lo siguiente:
Son reptiles, o sea, vertebrados de sangre fría y reproducción ovípara, cuyos cuerpos consisten en un gran caparazón, una cabeza, una cola pequeña y cuatro extremidades, que son patas en las tortugas terrestres y aletas en las acuáticas.
Carecen de dientes en la mandíbula, en su lugar tienen un pico correoso de queratina, afilado y en ocasiones dentado.
Poseen una buena visión, que privilegian por encima del resto de sus sentidos, aunque también empleen a menudo el olfato y el oído. Poseen un sistema nervioso superior, como todos los animales vertebrados, con un cerebro y una médula espinal.
A excepción de las tortugas acuáticas bajo el agua, se trata de animales parsimoniosos y no muy ágiles. Sus lentos metabolismos les proveen de una vida larga, alcanzando en algunas especies el siglo de vida.
Acostumbradas a reptar o nadar, no suelen nunca estar acostadas sobre sus caparazones, y especialmente las tortugas de tierra presentan una enorme dificultad para darse la vuelta.