Logo Studenta

La Entrada a las Cortes Celestiales - Robert Henderson

¡Este material tiene más páginas!

Vista previa del material en texto

LA ENTRADA A LAS
CORTES
CELESTIALES
DESTINY IMAGE BOOKS POR ROBERT HENDERSON
Abriendo tu destino desde las enseñanzas de las Cortes
Celestiales
Cómo abrir tu destino desde las Cortes Celestiales
Cómo operar en las Cortes Celestiales
 
 
 
LA ENTRADA A LAS
CORTES
CELESTIALES
 
CÓMOPOSICIONARSE PARA
AVANZAR EN LA ORACIÓN
 
ROBERT
HENDERSON
© Copyright 2017 – Robert Henderson
Todos los derechos reservados. Este libro está protegido por las leyes de
propiedad intelectual de los Estados Unidos de América. Este libro no puede
copiarse o reimprimirse con fines comerciales o de lucro. Se permite y fomenta
el uso de citas breves o copias ocasionales de páginas para estudios personales
o grupales. Se concederá el permiso previa solicitud. A menos que se indique lo
contrario, las citas de las Escrituras se tomaron de la Nueva versión del Rey
Jacobo. Copyright © 1982 por Thomas Nelson, Inc. Usado con permiso. Todos los
derechos reservados. Las citas bíblicas marcadas como NIV están tomadas de la
SANTA BIBLIA, NEW INTERNATIONAL VERSION®, Copyright © 1973, 1978, 1984,
2011 Sociedad Bíblica Internacional. Usado con permiso de Zondervan. Todos los
derechos reservados. Todo énfasis en las citas bíblicas es propio del autor. Tenga
en cuenta que en el estilo editorial de Destiny Image se utilizan mayúsculas en
ciertos pronombres de las Escrituras que se refieren al Padre, al Hijo y al Espíritu
Santo y pueden diferir de los estilos de algunos editores.
DESTINY IMAGE® PUBLISHERS, INC.
P.O. Box 310, Shippensburg, PA 17257-0310
“Promoting Inspired Lives”.
Este libro y todos los demás libros de Destiny Image y Destiny Image Fiction
están disponibles en librerías cristianas y distribuidores de todo el mundo.
Diseño de portada de Eileen Rockwell
Diseño interior de Terry Clifton
Para obtener más información sobre los distribuidores extranjeros, llame al
717-532-3040.
Visítenos en Internet: www.destinyimage.com.
ISBN 13 TP: 978-0-7684-4427-8
eISBN 13 Libro electrónico: 978-0-7684-4310-3
Para distribución mundial. Impreso en los EE. UU.
2 3 4 5 6 7 8 / 21 20 19 18 17
http://www.destinyimage.com/
Contenido
Primera parte  Las Cortes Celestiales
La estrategia de la oración
Capítulo 1           Las tres dimensiones de la oración
Capítulo 2           Los avances en las Cortes Celestiales
Segunda parte  Tres claves para abrir el avance en las
Cortes Celestiales
Capítulo 3           La sangre
que habla
Capítulo 4           La palabra del testimonio
Capítulo 5           Entregar nuestras vidas
Capítulo extra de Recibir la sanación desde
las Cortes Celestiales
Capítulo 1           Las Cortes Celestiales y la sanación
LA ESTRATEGIA PARA LA ORACIÓN DE LAS
CORTES CELESTIALES
T
Capítulo 1
Las tres dimensiones de la oración
enemos un perrito llamado Otis. Otis pesa unas 14 libras
y tiene pelo largo y enmarañado. Su madre es una perra
salchicha mezclada con terrier o caniche u otra cosa. Eso es
exactamente quién es Otis y amamos al pequeño.
Un día, nuestro nieto de seis años, Jackson, estaba en la
sala con Otis y no sabía si había alguien cerca. Mi esposa ve
a Jackson en el piso con Otis. Jackson sostiene suavemente
la cabeza de Otis entre sus manos y lo mira a los ojos.
Jackson le dice a Otis: “Otis, si quieres ser un superhéroe,
tendrás que cambiar tu forma de pensar. Lo primero que
debes hacer es conseguir una capa. Lo segundo que
necesitas es un nombre de superhéroe como Súper perro. Y
la tercera cosa que debes hacer es aprender a volar”.
Si queremos movernos en lo sobrenatural, tenemos
que cambiar la forma en que pensamos.
Le digo a la gente que mi nieto entiende más que
nosotros sobre cómo funciona el Reino de Dios. Si queremos
movernos en lo sobrenatural, tenemos que cambiar la forma
en que pensamos. Nuestra forma natural de pensar no se
presta a moverse en los reinos sobrenaturales, y las Cortes
Celestiales se encuentran en el reino sobrenatural de Dios.
 
LAS TRESDIMENSIONES DE LA ORACIÓN
Jesús colocó la oración en tres dimensiones diferentes:
Padre, Amigo y Juez. La primera dimensión para acercarse a
Dios como Padre se encuentra en Lucas 11 y 18. El Espíritu
Santo revela la paternidad de Dios, cura nuestras heridas,
nos consuela, etc. Nos enamoramos del Padre y llegamos a
una mayor revelación de la profundidad con la que el Padre
nos ama. Jesús dice: “Cuando oren, digan: Padre Nuestro
que estás en los cielos” (Lucas 11:2). Por eso, la primera
dimensión de la oración es acercarse a Dios como Padre.
En Lucas 11:5-6 (NVI), Jesús dice: “Supongamos que
tienes un amigo y recurres a él a medianoche y dices:
‘Amigo, préstame tres panes, un amigo mío que está de
viaje ha venido a visitarme y no tengo comida para
ofrecerle’”. La segunda dimensión de la oración es
acercarse a Dios como Amigo.
Jesús enseñaba a los discípulos las tres dimensiones de la
oración. La primera se relaciona con Dios como Padre, lo
que representa la satisfacción de nuestras propias
necesidades y deseos. El segundo aspecto es acercarse a
Dios como Amigo, con la imagen que Jesús pintó de un
hombre que tenía un amigo necesitado y a quien no podía
ayudar, así que recurrió a otro amigo. Nosotros somos los
que no podemos ayudar, pero podemos acudir a nuestro
amigo para pedir ayuda; estamos en una posición de
intercesión.
Llegamos ante Dios, el Padre, por nuestras propias
necesidades y deseos.
Llegamos ante Dios como Amigo por las
necesidades de los demás. Pero llegamos ante Dios
como Juez cuando estamos frente a un adversario.
En Lucas 18:1-8, Jesús enseña sobre la oración a través
de una parábola, mostrando a los discípulos que siempre
deben orar y no deben darse por vencidos. Les dice que
había una viuda que llegó ante un juez injusto y quería
justicia de su adversario. Él no estuvo de acuerdo de
inmediato, pero al final le dio lo que quería porque ella
seguía molestándolo. Jesús les dijo que Dios rápidamente
vengará a Sus propios elegidos que claman día y noche ante
Él.
La tercera dimensión de la oración es acercarse al Juez o
entrar en un sistema judicial. Cuando Jesús hablaba de una
viuda que se acercaba a un juez injusto, no estaba diciendo
que Dios es un juez injusto; Él estaba diciendo que si una
viuda pudo obtener un veredicto de un juez injusto, cuánto
más podemos nosotros, Sus hijos, comparecer ante el Juez
justo, el Juez de toda la tierra y verlo pronunciar veredictos
en nuestro nombre y en nuestro favor.
Llegamos ante Dios, el Padre, por nuestras propias
necesidades y deseos. Llegamos ante Dios como Amigo por
las necesidades de los demás. Pero llegamos ante Dios
como Juez cuando estamos frente a un adversario.
D
Capítulo 2
El avance en las Cortes Celestiales
ebemos darnos cuenta de que la oración es un
conflicto. ¿Alguna vez ha sentido un conflicto al orar?
Es posible que ore y piense, No entiendo por qué me siento
así. No estoy seguro de por qué le envío esta oración a Dios
y parece haber un conflicto. El conflicto en el que se
encuentra no es un campo de batalla, en realidad, es un
sistema judicial o un tribunal.
Los tribunales son lugares de conflicto, y estamos frente
a un adversario que busca evitar que se haga la voluntad de
Dios en nuestras vidas. La Biblia dice en 1 Pedro 5:8 que
debemos “Estar sobrios, estar atentos, porque el adversario,
el demonio, anda como un león rugiente, buscando a quien
devorar”. La palabra para “adversario” en 1 Pedro 5:8 y en
Lucas 18 es la misma palabra: la palabra griega antidikos,
que significa alguien que trae una demanda. Es una
posición legal.
El conflicto en el que se encuentra no es un campo
de batalla, en realidad, es un sistema judicial o un
tribunal.
LOS AVANCES
Si vamos a lograr avances en medio del conflicto,
tenemos que entender qué es el conflicto. Se encuentra en
el sistema jurídico o en los sistemas judiciales del reino
espiritual, y tenemos que saber cómo presentarnos ante
Dios, no solo como Padre, no solo como Amigo,sino también
como Juez y tratar con los adversarios y los problemas que
nos atacan.
Muchas personas han estado orando por mucho tiempo
pero no han tenido ningún avance. Dios quiere brindarnos
un avance, pero tenemos que saber cómo ingresar en la
tercera dimensión de la oración. Echemos un vistazo a
Apocalipsis 12:10-12, que aporta una visión adicional:
 
Entonces oí una gran voz que decía en el cielo:
“Ahora han llegado la salvación y la fortaleza,
y el reino de nuestro Dios, y el poder de su
Cristo, porque el acusador de nuestros
hermanos, a quienes acusó ante nuestro Dios de
noche y de día, ha sido derribado. Y lo vencieron
por la sangre del Cordero y por la palabra de su
testimonio, y no amaron sus vidas, llegando hasta
sufrir la muerte. ¡Por lo tanto, alégrense, oh cielos, y
ustedes que moran en ellos! ¡Pobre de los
habitantes de la tierra y del mar! Porque el demonio
ha llegado hasta ustedes con gran ira, porque sabe
que tiene poco tiempo”.
 
¿Ha existido una manifestación completa del Reino de
Dios en la tierra? No. Si el Reino se manifestara por
completo, en el momento en que las personas se salvaran,
serían sanadas de forma instantánea, liberadas y curadas
en su totalidad en el aquí y ahora. Si el Reino se manifestara
plenamente, las ciudades serían reformadas y las naciones
se convertirían en discípulos.
Aún no hemos visto una manifestación completa del
Reino como lo entenderíamos hoy. Entonces, obviamente,
cuando Juan dice “han llegado”, no hablaba del presente
como “ahora”, ni siquiera del “ahora de entonces”; él
hablaba de algo que aún estaba por venir. Él escuchaba el
sonido de algo que aún no se había materializado, que aún
debía manifestarse, porque seguimos presionando e
impulsando una manifestación completa del Reino. Si existe
una manifestación completa del Reino, cada aspecto del
avance que han deseado, ahora lo tienen.
Juan continúa: “Porque el acusador de nuestros
hermanos, a quienes acusó ante nuestro Dios de noche y de
día, ha sido derribado”. Aquí explica la razón por la que
habría llegado una manifestación completa del Reino,
porque ya no habría un acusador capaz de hablar contra
nosotros. Esta palabra para “acusador” es la palabra griega
kategoros, y significa un denunciante en un sistema jurídico:
un demandante por ley.
Si queremos un avance completo, tenemos que
tratar con el acusador, el que nos impide obtener lo
que Dios quiere que tengamos.
Es alguien que presenta una queja en su contra en el
sistema judicial del Cielo. Es por eso que dice que el
acusador, o este kategoros, reclama o presenta un caso en
nuestra contra en las Cortes Celestiales, y su queja contra
nosotros detiene nuestro avance completo. John escribió
que el avance completo se produce cuando el acusador es
silenciado, cuando se lo trata plenamente. Si no se lo trata
plenamente y aún presenta un caso en nuestra contra,
entonces el resultado es que aún no hemos experimentado
nuestro avance completo.
Si queremos un avance completo, tenemos que tratar con
el acusador, el que nos impide obtener lo que Dios quiere
que tengamos. Recuerde, 1 Pedro 5:8 dice que el antidikos
es el que trae una demanda. La misma idea, una palabra
diferente. Antidikos proviene de dos palabras: anti, que
significa negar y dikos, que significa correcto. Nuestro
adversario, el demonio, usa sus acusaciones en nuestra
contra para negarnos lo que legítimamente nos pertenece.
Jesús murió por nosotros para que tengamos todo.
Entonces, ¿por qué no lo tenemos? ¡Porque todavía hay un
caso en nuestra contra que necesita ser resuelto!
Todavía existe un caso en nuestra contra en el reino
espiritual, así de simple. Aún no hemos experimentado la
plena manifestación del Reino, no porque no hayamos
ganado la victoria en el campo de batalla; más bien porque
aún no hemos resuelto el caso en el Tribunal Celestial. Esto
funciona en la tercera dimensión de la oración.
Ustedes han estado orando por el avance pero no han
visto ningún resultado porque todavía hay una acusación en
su contra en el reino espiritual. La falta de avance no se
debe a una sincronización. “Oh, solo espero que Dios me
responda, y esto está a punto de matarme mientras espero.
Solo estoy esperando el momento de Dios”. Mientras tanto,
todo se desmorona a nuestro alrededor: hay divorcios y
ruina financiera y personas que mueren de forma
prematura, pero “esperamos en Dios”. Ese no es el Dios al
que sirvo.
No es un problema de sincronización, es problema legal.
Si podemos resolver el problema legal, si podemos obtener
la respuesta del caso, y si podemos silenciar al acusador,
entonces podremos lograr nuestro avance al pasar al tercer
reino de la oración.
TRES CLAVES PARA ABRIR EL AVANCE EN LAS
CORTES CELESTIALES
E
1.
2.
3.
n esta próxima sección quiero compartir tres claves que,
cuando se entiendan y se apliquen, les darán acceso al
avance y respuesta a la oración en las Cortes
Celestiales.
Las tres claves que necesita aplicar para entrar en la
tercera dimensión de la oración y resolver el caso en su
contra en las Cortes Celestiales se basan en Apocalipsis
12:11.
 
Y lo vencieron por la sangre del Cordero y por la
palabra de su testimonio, y no amaron sus vidas,
llegando hasta sufrir la muerte.
 
La sangre del Cordero
La palabra de su testimonio
No amar su vida llegando hasta sufrir la muerte
Cuando caminamos en la tercera dimensión de la oración,
podemos responder a todas y cada una de las acusaciones
en nuestra contra que el adversario usaría para detener el
avance completo que deseamos que ingrese en nuestras
vidas.
El enemigo ha pasado mucho tiempo construyendo un
caso en su contra. Si alguien presenta una demanda en su
contra, tiene pruebas en su contra y ha dedicado tiempo en
armar este caso. El enemigo actúa de la misma manera.
Satanás ha pasado mucho tiempo armando casos en
nuestra contra porque no quiere que consigamos el avance
completo que Dios tiene para nosotros. Pero Jesús, por lo
que ha hecho en la cruz, nos ha dado todo lo que
necesitamos para responder cada caso, silenciar al
acusador y ver la plenitud de lo que Dios quiere que
hagamos realidad en nuestras vidas. Esto debería elevar el
nivel de nuestra emoción y expectativa cuando se trata del
lugar de oración.
En los próximos tres capítulos, deseo que estudiemos
cada una de esas tres claves por separado, comenzando
con la sangre del Cordero.
C
Capítulo 3
La Sangre que habla
Y lo vencieron por la sangre del Cordero.
—Apocalipsis 12:11
uando se sienta en un tribunal natural, escucha una
variedad de voces: testigos, jurados, el juez, los
alguaciles, etc. También hay voces en las Cortes Celestiales,
y ocho de ellas se mencionan en Hebreos 12:22-24. En la
dimensión espiritual de las Cortes, lo último que se
menciona es “la sangre que habla con más fuerza que la de
Abel”.
En Génesis 4:9 cuando Caín mata a Abel, Dios viene a
Caín y le dice: “¿Dónde está tu hermano Abel?” Caín dice
“No lo sé. ¿Acaso soy yo el que debe cuidar a mi hermano?”
Dios responde: “¿Qué has hecho? Desde la tierra, la voz de
la sangre de tu hermano clama justicia. ...Serás un fugitivo y
un vagabundo sobre la tierra”. (Gén. 4:9-10,12b).
Cuando la Biblia dice que vencemos al acusador por
la sangre, es porque llegamos a un acuerdo con lo
que dice la sangre. La sangre le da a Dios el
derecho legítimo de perdonar.
Con base en el testimonio de la sangre de Abel, Dios
juzgó y condenó a Caín. La sangre ha hablado (tiempo
1.
2.
pasado) pero también habla (tiempo presente). Todavía
habla (ver Heb. 12:24). La sangre de Jesús nos habla incluso
hoy.
 
SEIS COSAS QUE DICE LA SANGRE DE JESÚS
La sangre de Jesús profetiza: habla activamente.
La sangre es profética por naturaleza. La sangre
que ha hablado puede no ser profética. Pero
cuando la sangre todavía habla, eso significa que
está conectada a un elemento profético, y
podemos recoger en el espíritu lo que dice la
sangre. Esta esla dimensión completa de
Hebreos 12:22-24: la dimensión profética, donde
podemos comenzar a discernir y comprender.
La sangre de Jesús habla de perdón: le da a Dios
el derecho legal de perdonar los pecados.
Cuando la Biblia dice que vencemos al acusador
por la sangre, es porque llegamos a un acuerdo
con lo que dice la sangre. Ahora agradezco a Dios
porque cuando peco o en cualquier reino en el
que fallara, puedo decir: “Señor, te pido que Tu
sangre me hable. Te agradezco porque Tu sangre
me habla, y te pido que este pecado (culpa o lo
que sea) se cubra con la sangre de Jesús. Pido
que la sangre hable”. ¿Qué hace la sangre? La
sangre le da a Dios el derecho legítimo de
perdonar.
¿Cómo puedo saber esto? Cuando los sacerdotes
del Antiguo Testamento iban detrás del velo una
vez al año en el Día de la expiación, esparcían la
sangre del Cordero pascual y el testimonio de esa
sangre administrada por el Sumo Sacerdote le
concedía a Dios el derecho legítimo de eliminar
3.
4.
los pecados del pueblo de Israel por un año más.
Eso es lo que hizo la sangre.
La sangre de Jesús testifica en la Corte celestial:
el La sangre de Jesús, nuestro Sumo Sacerdote, le
da a Dios el derecho legítimo de perdonar el
pecado para siempre.
La buena noticia es que bajo un nuevo y mejor
pacto, tenemos un Sumo Sacerdote después del
Orden de Melquisedec. Su nombre es Jesús (ver
Heb. 7:17). Él tomó Su propia sangre y la derramó
por nosotros. Él la ha esparcido, y Su sangre
habla como testimonio ante las Cortes
Celestiales. Le da a Dios el derecho legítimo no
solo de eliminar nuestros pecados, sino también
de perdonar por completo nuestros pecados para
siempre. Eso es lo que hace la sangre. Es un
elemento legal que habla en nuestro nombre.
A cada acusación que el enemigo levante contra
ustedes en la Corte Celestial, tienen el derecho de
contestarla por la sangre.
La sangre de Jesús atestigua contra las
acusaciones de satanás: la obra redentora de
Jesús responde cada acusación que el demonio
levante contra ti.
Tienen que saber qué hace la sangre si van a
vencer por la sangre. A cada acusación que el
enemigo levante contra ustedes en la Corte
Celestial, tienen el derecho de contestarla por la
sangre. Quiero que sepan que no hay ni una
acusación que el demonio pueda levantar que la
sangre no pueda contestar. La sangre de Jesús
5.
6.
puede contestar todas y cada una de las
acusaciones.
La sangre de Jesús habla de la naturaleza fiel y
legal de Jesús. Para que la sangre responda
nuestra acusación, tenemos que arrepentirnos.
En 1 Juan 1:9 encontramos claramente: “Si
confesamos nuestros pecados, Él que es fiel y
justo, nos perdonará nuestros pecados y nos
limpiará de toda maldad”. Observe el lenguaje
legal. “Fiel” habla a Su naturaleza para mantener
el pacto. “Justo” habla de Su naturaleza legal. Él
es fiel y justo para perdonar. Cuando confesamos
nuestros pecados, activamos el reino legal en el
que Dios opera para que la sangre pueda hablar
en nuestro nombre y para que Dios tenga el
derecho legal de perdonarnos. Vencemos por la
sangre de Jesús; la sangre resuelve todos
nuestros fracasos.
La sangre de Jesús habla de Su pasión para que el
pueblo de Dios gane para el Cordero las
recompensas de Su sufrimiento.
La sangre de Jesús clama por todo aquello por lo
que Él la derramó, para que se haga realidad. Ya
ven, la sangre no solo perdona. La sangre no solo
protege. La sangre de Jesús clama para que Su
propósito se lleve a cabo en la tierra. Aquí es
donde tenemos que estar atentos para escuchar
proféticamente lo que la sangre dice. Cuando
comienzas a recoger lo que dice la sangre,
agitará la pasión de Dios dentro de ti. Entonces
comenzarán a estar de acuerdo con las
declaraciones de Su sangre y dirán: “Señor, que
se haga realidad en mi vida y en el mundo todo
por lo que ofreciste tu vida”.
La sangre de Jesús clama por todo aquello por lo
que Él la derramó, para que se haga realidad.
Dios quiere llevar ese espíritu de nuevo a la Iglesia. Se
sabe que los moravos, que se organizaron alrededor del año
1400, habían orado tanto y tenían tales corazones para
evangelizar al mundo que se hubieran vendido como
esclavos para poder ir a tierras extranjeras y contarle a la
gente acerca de Jesús, acerca de quien, de otra manera, no
hubieran tenido la oportunidad de contarles. Se dice que
cuando fueron cargados en naves hacia destinos
desconocidos, cantaban, “que podamos ganar para el
Cordero las recompensas de Su sufrimiento, que la pasión
de nuestro corazón sea ofrecer nuestras vidas y ganar para
el Cordero las recompensas de Su sufrimiento”.
Si vamos a silenciar al acusador, tenemos que estar
de acuerdo con la sangre y con lo que dice.
Es por eso que estamos aquí en la tierra. A veces
pensamos erróneamente que estamos aquí solo para ser
bendecidos. Dios no quiere simplemente bendecirnos. Sí, Él
nos ama profundamente y quiere expresar ese amor en
forma de bendición. Sin embargo, también estamos aquí
para entregar nuestras vidas, para que todo por lo que Jesús
murió se convierta en realidad. Su sangre, el mensaje y lo
que dice la sangre es también acerca de Su pasión que se
cumple en la tierra. Si vamos a silenciar al acusador,
tenemos que estar de acuerdo con la sangre y con lo que
dice.
Oremos juntos:
 
Señor, quiero que sepas que estoy de acuerdo con
Tu sangre. Estoy de acuerdo en que Tu sangre trae
sanación, salvación, perdón y protección. Estoy de
acuerdo en que la sangre hace que Tú me
recuerdes.
Señor, estoy de acuerdo con Tu sangre y te
agradezco por la sangre de Jesús. Señor Jesús, te
agradezco por la sangre que derramaste por mí. No
lo doy por sentado. Sé lo valioso que es. ¡Gracias,
Señor!
L
Capítulo 4
La palabra del testimonio
Y ellos lo vencieron... por la palabra de su testimonio.
—Apocalipsis 12:11
o segundo que escribe Juan: “y ellos lo vencieron... por
la palabra de su testimonio”. La palabra testimonio
significa aquellos que dan testimonio judicial. Es un término
legal. Vencemos al enemigo por la palabra de nuestro
testimonio. Hay muchas cosas diferentes en el reino
espiritual que se reciben en las Cortes Celestiales como
testimonio. Debemos asegurarnos de que nuestras palabras
estén de acuerdo con la pasión de Dios. Y debemos
asegurarnos de que nuestras palabras proféticas estén de
acuerdo con Su pasión.
 
¿HUESOS SECOS O UN EJÉRCITO PODEROSO?
Por ejemplo, en Ezequiel 37:1-14, Ezequiel es llevado al
valle de los huesos secos. Dios le dice: “¿Pueden vivir estos
huesos?” Ezequiel dice: “Oh, Señor Dios, tú lo sabes”. ¿Por
qué esa respuesta? Porque él estaba luchando; en la
naturaleza, sus ojos vieron el valle de los huesos secos, pero
en el espíritu, escuchó un ejército que marchaba. Ezequiel
tuvo que elegir si estaba de acuerdo con sus ojos, lo que
observaba en el reino natural, o con sus oídos, lo que
escuchaba retumbar en el espíritu. Decidió estar de acuerdo
con lo que escuchaban sus oídos y comenzó a profetizar.
Cuando Ezequiel liberó el testimonio en las Cortes, esto
permitió que los huesos se juntaran, la carne y el tendón se
envolvieran alrededor de ellos, y el aliento de Dios entró en
ellos por lo que se pusieron de pie como un poderoso
ejército. Todo esto se basó en lo que Ezequiel eligió para
profetizar.
Es muy fácil mirar el estado natural de las cosas y
profetizar cosas equivocadas. Esto es simplemente estar de
acuerdo con la situación o las circunstancias tal como se
dan. Entonces, cuando ocurre lo que se profetizó, la persona
dice: “Te dije que era Dios”. No, no sucedió porque era Dios;
sucedió porque se profetizó y liberó como testimonio en las
Cortes Celestiales. Eso es lo que las personas no entienden.
¿Cómo puede ser esto? —preguntan ellos. Veamos una
historia en la Biblia que ayude un poco más a ilustrar esto.
Ezequiel tuvo que elegir si estaba de acuerdo con
sus ojos, lo que observaba en el reino natural, o con
sus oídos, lo que escuchabaretumbar en el espíritu.
¿QUÉ TESTIMONIO ESTÁS PROFETIZANDO?
Doce espías entraron a Canaán y cuando regresaron, diez
de ellos dieron un mal informe: un testimonio malo (ver
Núm. 13:32). ¿Qué hizo Dios? Pronunció un veredicto contra
la nación porque diez de los espías dieron el testimonio
equivocado. Porque de esos diez espías, reconocidos como
un gobierno en en las Cortes Celestiales, donde dieron un
testimonio equivocado, Dios básicamente dijo: “En base a
sus testimonios, no tengo otra alternativa. Dicto una
sentencia: vagarán por el desierto durante cuarenta años”.
Es impactante, pero cierto: diez personas determinaron el
destino de una nación por cuarenta años.
Será mejor que tengamos cuidado con lo que
profetizamos. Estoy molesto con todos los profetas
apocalípticos de hoy. Me gustaría decirles a cada uno: “Por
favor, cállense. No digan eso. No profeticen eso. Profeticen
lo que está en los libros del Cielo sobre una nación.
Profeticen la buena palabra del Señor, lo que Dios realmente
ha querido, no lo que ven en lo natural”. Necesitamos
personas que puedan profetizar lo que dice el Espíritu de
Dios y que vean lo bueno incluso en medio de lo malo y lo
que quiere Dios. Me encanta eso, porque ellos son los que
liberan los testimonios que traerán los avances y los
veredictos positivos de parte de Dios. Vencemos por la
palabra de nuestro testimonio.
Necesitamos personas que puedan profetizar acerca
de lo que dice el Espíritu de Dios y que vean lo
bueno incluso en medio de lo malo y lo que quiere
Dios.
COMPARTIR LA FINANZAS LIBERA EL PODER DEL
TESTIMONIO
También liberamos testimonios cuando compartimos
nuestros recursos financieros con el Reino de Dios en la
tierra. Hebreos 7:8 dice: “Aquí los hombres mortales reciben
los diezmos, pero allí él los recibe, de quien se da
testimonio que vive”. Cada vez que damos una ofrenda,
estamos liberando el testimonio. El escritor de Hebreos
habla sobre nuestra transición desde el sacerdocio levítico
al sacerdocio de Melquisedec. El sacerdocio levítico trata
sobre el legalismo. El sacerdocio de Melquisedec trata sobre
el honor. Al dar nuestros diezmos bajo la orden de
Melquisedec, honramos a quién es Jesús como nuestro
Sumo Sacerdote.
La palabra testigo en Hebreos 7:8 significa dar un
testimonio judicial. Cada vez que das tu dinero, estás
liberando un testimonio. Lo que haya en su corazón cuando
da ese diezmo u ofrenda es un testimonio que habla en las
Cortes Celestiales. Esto no es simplemente abordar el
ofrecimiento a una iglesia o ministerio local, aunque
ciertamente es parte del caso. Aquí estamos tratando con el
propio motivo que obliga a dar en cualquier capacidad,
ofrenda que está influenciada por el Espíritu Santo que vive
dentro de usted.
 
LA DISPUTA Y LA CONFRONTACIÓN CREAN UN CASO
EN SU CONTRA
En Mateo 5:23-26, Jesús dice:
 
Por lo tanto, si traes tu ofrenda al altar y allí
recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja
tu ofrenda delante del altar y sigue tu camino.
Primero reconcíliate con tu hermano, y luego ven y
deja tu ofrenda. Llega a un acuerdo con tu
adversario lo antes posible, mientras estás con él en
el camino, no sea que tu adversario te entregue al
juez, el juez te entregue al oficial y te arrojen a la
cárcel. Por cierto, te digo que no saldrás de allí
hasta que hayas pagado hasta el último centavo.
 
Si algo anda mal entre usted y otra persona, hay una
disputa. Existe un problema. Tienen malos sentimientos,
que a menudo se acompañan por mala voluntad por dentro.
Si este es el caso, deben dejar su ofrenda en el altar y hacer
las cosas bien. En otras palabras, no usen la disputa como
una razón para no dar, úsenla como una razón para arreglar
las cosas para que puedan ofrendar con libertad. Jesús dice
que dejen su ofrenda en el altar, que se reconcilien y luego
vuelvan al altar y hagan su ofrenda.
Jesús dice que no entreguen su ofrenda si hay un
problema en su corazón hacia alguna persona. ¿Por qué
diría eso? El versículo 25 dice: “Llega a un acuerdo con tu
adversario lo antes posible, mientras mientras estás con él
en el camino, no sea que tu adversario te entregue al juez,
el juez te entregue al oficial y te arrojen a la cárcel. Con
seguridad te digo que no saldrás de allí hasta que hayas
pagado hasta el último centavo”. La razón por la que no
deben hacer su ofrenda cuando tienen un problema en su
corazón es porque su ofrenda está liberando un testimonio
ante el Juez, y el adversario puede usarlo en su contra.
Cada forma en que liberamos un testimonio en las
Cortes Celestiales está diseñada para ayudarnos a
liberar un caso que concede a Dios el derecho a
emitir veredictos en nuestro nombre.
Si están haciendo su ofrenda mientras albergan mala
voluntad hacia otras personas, su dinero está liberando el
testimonio equivocado en las Cortes Celestiales. Compartiré
un secreto con ustedes que ayudará a desbloquear nuevos
niveles de libertad y avance, especialmente en el ámbito
financiero. Si han dado recursos financieros a la iglesia y, sin
embargo, sienten una amargura constante hacia alguien,
deben decir: “Señor, por favor deja que se anule el
testimonio de esos recursos financieros para que ya no
puedan hablar en mi contra. Ahora sé que el dinero habla en
las Cortes Celestiales y libera un testimonio que le da poder
al acusador para que presente el caso en mi contra”. El
dinero es muy espiritual, por lo que debe arreglar las cosas
con Dios.
De nuevo, esta no es una razón para dar o no dar. Esta es
una razón para corregir nuestros corazones para que
podamos dar y hacer el mayor impacto para el Reino. Si su
ofrenda es tan poderosa en sentido negativo, ¿qué tan
poderosa es en sentido positivo? Cada forma en que
liberamos un testimonio en las Cortes Celestiales está
diseñada para ayudarnos a liberar un caso que concede a
Dios el derecho de emitir veredictos en nuestro nombre;
vencemos por la sangre pero también por la palabra de
nuestro testimonio.
 
HACER UNA OFRENDA CONFORME A LA JUSTICIA
Malaquías 3:2-3 dice:
 
¿Pero quién puede soportar el día de Su venida? ¿Y
quién puede mantenerse en pie cuando Él aparece?
Porque Él es como fuego del fundidor o lejía de
lavandero. Él se sentará como un fundidor de plata;
Él purificará a los hijos de Leví y los refinará como
se refinan el oro y la plata, para que ofrezcan al
Señor una ofrenda conforme a la justicia.
 
¿Por qué Dios nos purifica?¿Para que podamos ser
santos? No. Es para que podamos hacer una ofrenda
conforme a la justicia. Toda la razón de este proceso de
purificación no es para que podamos ser santos, es para
que podamos hacer una ofrenda conforme a la justicia.
Nuestras ofrendas son tan poderosas porque contienen un
testimonio. El Señor nos lleva a través de un proceso
purificador para que nuestros corazones sean rectos y
puros.
No deberíamos tratar de manipular a Dios con nuestro
dinero. Más bien, estamos ofreciendo nuestros recursos
financieros a Él a través de Su Iglesia porque estamos
declarando Su valor, cuánto lo amamos y cuánto de nuestra
fe está en Él. Eso es lo que resuena en las Cortes
Celestiales. No podemos pensar: Bueno, es mejor que
ofrezca esto, porque si no lo hiciera, Él podría enojarse
conmigo. No, ese es un motivo incorrecto para dar. Eso es
tratar de manipular a Dios.
 
LAS DOS BENDICIONES DE HACER UNA OFRENDA
CONFORME A LA JUSTICIA
Malaquías 3:4-5 dice que dos cosas suceden cuando
hacemos una ofrenda conforme a la justicia:
 
“Entonces la ofrenda de Judá y Jerusalén será
agradable al Señor, como en los tiempos antiguos,
como en años pasados. De modo que me acercaré a
ustedes para el juicio. Estaré presto a testificar
contra los hechiceros, contra los adúlteros y los
perjuros, contra los que explotan a los asalariados,
las viudas y los huérfanos, y contra los que
rechazan a un extranjero, porque no me
temen”,dice el Señor Todopoderoso.
 
1. Las ofrendas hechas conforme a la justicia liberanlas bendiciones sociales (a gran escala)
Dios dice que nuestro dinero libera un testimonio y será
agradable porque le hemos permitido purificar nuestros
corazones, para que nos entreguemos por motivos puros y
correctos. Considera lo que dice el Señor: nuestro
testimonio realmente le da poder a Él para liberar juicios de
sus Cortes contra todos los males que afligen a la sociedad.
Funciona tanto en el nivel personal como en el nivel macro.
Dios dice que cuando Su iglesia le trae una ofrenda
conforme a la justicia, Él puede juzgar el adulterio en la
sociedad, la ruptura del matrimonio. Él juzga la brujería y
los perjuros. Él juzga los sistemas económicos opresivos y
pone en orden a la sociedad porque su gobierno, la Iglesia,
le ha traído ofrendas conforme a la justicia con los
testimonios adecuados adjuntos. Así es el poder que tiene.
Después de darnos cuenta de toda esta verdad, ofrecer
tiempo en la iglesia significa mucho más. Está en las Cortes
Celestiales cuando trae una ofrenda al altar. Eso es en una
gran escala.
2. Las ofrendas hechas conforme a la justicia liberan
los avances personales (Nivel personal)
Sus ofrendas, presentadas conforme a la justicia, también
hacen una diferencia a nivel personal. Tal vez este luchando
por su matrimonio, traiga una ofrenda conforme a la
justicia. Permita que ese testimonio hable en las Cortes. Tal
vez haya personas que mienten sobre usted; traiga una
ofrenda. Tal vez no esté ganando suficiente dinero; traiga
una ofrenda. Cada vez que trae una ofrenda, está liberando
un testimonio porque está permitiendo que Dios purifique su
corazón. A medida que trae sus ofrendas conforme a la
justicia, la mano judicial de Dios se libera para moverse en
su nombre. Esto es superar los obstáculos por la palabra de
su testimonio.
En esta dimensión de la oración, ustedes no están solos
pidiendo al Padre o incluso apelando al Amigo. Presentan un
caso ante las Cortes Celestiales porque eso es lo que hacen
cuando testifican.
Necesitamos separar las ofrendas pasadas que se dieron
de manera incorrecta porque no entendíamos. He tenido
que hacer eso. No quería ser presa de algún motivo sutil de
manipulación; quiero presentar ofrendas conforme a la
justicia. Debemos permitir que Él nos purifique para que
podamos llevar nuestra ofrenda conforme a la justicia, para
que Él multiplique nuestros recursos.
Si en el pasado han presentado ofrendas y diezmos con
motivos impíos, los animo a orar:
 
Señor Jesús, si de alguna manera te he traído
ofrendas con un corazón equivocado, con mala
voluntad o con motivos incorrectos, te pido, Señor,
que cualquier testimonio que todavía esté
demorado ante Tus Cortes y que se conecten a mi
ofrenda, es decir, dar un testimonio que permite que
el acusador presente un caso en mi contra, Señor,
pido que ese testimonio se anule por la sangre de
Jesús.
Señor, te confieso, por ignorancia o lo que sea, que
lo he arruinado, y te pido que silencies esta ofrenda
y las palabras de la ofrenda por tu sangre. Señor,
quiero traerte mis ofrendas porque te amo, te
adoro, te valoro y me muevo con fe en ti. Quiero
que mi ofrenda hable desde ese reino, para que me
arrepienta y te pido, Señor, para que cada palabra
que se pronuncie y que se conecte a las ofrendas de
tiempos pasados hasta el día de hoy se silencien, en
el nombre de Jesús.
P
Capítulo 5
Entregar Nuestras vidas
Y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la
muerte.
—Apocalipsis 12:11
ara silenciar al acusador, no amamos nuestras vidas,
hasta llegar a sufrir la muerte. En otras palabras,
ofrendamos nuestras vidas a Dios. Cuando entregamos
nuestras vidas al Señor, a Su propósito y Su voluntad, esa
acción conlleva grandes reinos de autoridad e influencia en
las Cortes Celestiales. Entonces debemos hacer que sea una
parte normal de nuestra oración decir algo como: “Señor,
que no se haga mi voluntad sino la Tuya”. Pongo mi vida
ante Ti”.
Cuando entregamos nuestras vidas al Señor, a Su
propósito y Su voluntad, esa acción conlleva
grandes reinos de autoridad e influencia en las
Cortes Celestiales.
EL ROL DE LA JUSTICIA EN LAS CORTES CELESTIALES
Es importante comprender cuán significativa es la justicia
en las Cortes Celestiales. En Ezequiel 14:14, Dios dice que
hubo un juicio semejante sobre Israel que incluso si Job,
Samuel y Noé hubieran intercedido, solo por su justicia se
hubieran salvado a sí mismos. No habrían podido cambiar el
veredicto sobre Israel, ni siquiera hubieran podido salvar a
hijos e hijas. Solo hubieran tenido suficiente justicia para
salvarse a sí mismos. Esto me dice que la justicia es muy
importante en las Cortes Celestiales: que nuestra capacidad
para presentar un caso ante las Cortes Celestiales se
conecta con la justicia. Si eso es cierto, aquí está el
problema: nunca podemos ser lo suficientemente justos por
nuestros propios méritos. Somos “lo suficientemente” justos
solo por quién es Jesús y por lo que Él ha hecho por
nosotros.
Caminar en la luz no es caminar a la perfección, es
caminar con honestidad.
La Biblia dice que Jesús se hizo pecado por nosotros, para
que podamos convertirnos en la justicia de Dios. Incluso
Isaías 54:17 dice que nuestra justicia proviene de Él.
Cuando camino en una relación abierta y honesta con Jesús,
lidiando con mis cosas y mi pecado, entonces tengo
derecho a comparecer ante Él en justicia. No puedo decir:
“Bueno, puedo vivir como quiera y Dios me considerará
justo”. No, por fe debemos seguirlo, obedecerlo, buscarlo.
Debemos arrepentirnos donde necesitemos arrepentirnos.
Recuerden, 1 Juan 1:7 dice que “Si caminamos en la luz
cuando Él está en la luz, estamos en comunión unos con
otros, y la sangre de Jesucristo, Su Hijo, nos limpia de todo
pecado [iniquidad]”. ¿Qué significa esto? Caminar en la luz
no es caminar a la perfección, es caminar con honestidad.
Es ser honestos con Dios. Creo que si nuestros corazones y
nuestras actitudes son justas, el Señor nos considerará
justos a causa de la sangre de Su Hijo y de todo lo que Él
logró.
Romanos 4:3 dice que “Abraham creyó en Dios y eso se
tuvo en cuenta a su favor como justicia”. Abraham fue
considerado justo porque escuchó la voz de Dios y creyó en
Dios. Recuerden, la fe tiene un gran poder con Dios para
hacer que seamos justos. Romanos 8:4 dice que “el justo
requerimiento de la ley podría cumplirse en nosotros que no
caminamos según la carne, sino según el Espíritu”. Debido a
que somos débiles en la carne, debemos caminar en la
justicia por la fe, creyendo lo que hizo Jesús; entonces, fuera
del otorgamiento de poder del Espíritu, obedecemos todo lo
que el Espíritu nos dice que hagamos. La justicia nunca es el
resultado de observar las reglas. La justicia es el resultado
de vivir bajo el mandato y el gobierno del Espíritu Santo.
 
OBEDIENCIA AL ESPÍRITU SANTO
El Espíritu Santo podría decir que algo está bien para
ustedes pero no está bien para mí. Como creyentes, todos
somos responsables de vivir bajo los mandatos del Espíritu.
El Señor me ha hablado y me ha dicho que hay cosas que
no puedo hacer, no porque estén mal, sino porque Dios
quiere que lo obedezca. Estas cosas no tienen nada que ver
con el bien o el mal; tienen todo que ver con la obediencia
directa a Él en el contexto de la relación. Y entonces, busco
obedecer.
Algunos ejemplos: Dios le dijo a Rees Howells, el gran
intercesor, que no usara un sombrero en público, lo cual era
un insulto y estaba muy fuera del orden social de su época.
En aquel entonces, era casi escandaloso que los hombres
estuvieran afuera sin usar un sombrero. Y, sin embargo,
Howells dijo que mientras obedeciera ese mandato de Dios,
que no tenía nada que ver con el bien o el mal, tenía lo que
él llamaba “un lugar para permanecer”, porque obedecía lo
que el Espíritu le decía que hiciera.
La justicia nunca es el resultado de observar las
reglas. La justicia es el resultado de vivir bajo el
mandato y el gobierno del Espíritu Santo.William Seymour se sentó en la calle Azusa en Los
Ángeles con una caja en la cabeza y oró, y la gloria llegó. La
gente se detenía y lo visitaba y le decía que no necesitaba
sentarse con una caja en su cabeza. Apenas retiró la caja, la
gloria dejó de llegar hasta que volvió a ponerse la caja en la
cabeza. Eso no tiene lógica, solo tiene que ver con obedecer
lo que el Espíritu les dice que hagan.
Varias veces en mi vida Dios me ha marcado puntos de
obediencia. Mientras camine estando de acuerdo, siguiendo
lo que dice el Espíritu, tengo una jurisdicción competente en
el reino espiritual para orar desde lo que de otra manera
podría no tener. Me da otro aspecto. ¿Por qué? Soy
considerado justo porque camino bajo el gobierno del
Espíritu, no simplemente observando reglas y regulaciones.
Cuando ofrecemos nuestra vida, podemos operar en nuevos
reinos en los que Dios quiere que nos movamos. Debemos
estar dispuestos a entregar nuestras vidas terrenales para
que Él las use, para Su gloria.
Para concluir, oremos para silenciar al acusador y
presentar nuestros casos ante las Cortes Celestiales con una
confianza audaz para que podamos cumplir con nuestros
destinos.
Haga suya esta oración:
 
¡Señor, gracias! Gracias por la sangre del Cordero.
Gracias por enseñarme cómo liberar el testimonio
correcto. Declaro que ofrezco mi vida fuera del
otorgamiento de poder del Espíritu. Esto me
permite, por la sangre de Jesús, estar en un lugar de
justicia donde soy reconocido en las Cortes
Celestiales.
Ahora puedo presentar casos en las cortes que me
aportan avances, a mi familia y a todos los ámbitos
de jurisdicción que Tú me has dado. Señor, tengo
confianza en un gran avance en mi vida personal,
en mi hogar, mi lugar de trabajo, mi iglesia, mi
ciudad y mi nación, sí, Señor, incluso en el mundo.
Gracias por eso, en el nombre de Jesús.
L
Sus próximos pasos en las Cortes Celestiales
os principios básicos descritos en este pequeño libro son
precursores de Cómo operar en las Cortes Celestiales y
todos los libros subsiguientes de Las Cortes Celestiales.
Considero que estas enseñanzas son esenciales y
preparatorias para aquellos que desean participar en la
estrategia de las Cortes Celestiales para ver los avances en
la oración.
Antes de que estudien los detalles de las Cortes
Celestiales, los Libros del Cielo, las tres dimensiones de la
oración, la disolución de las maldiciones, la recuperación de
los libros del destino, etc., quiero que tengan una sólida
base de lo que les da derecho legal a entrar a las cortes
para comenzar y recibir respuestas innovadoras a la
oración.
 
 
 
ANTICIPO EXCLUSIVO DEL NUEVO LIBRO DE
ROBERT HENDERSON:
Recibir la sanación desde las Cortes
Celestiales
Capítulo uno
Llega a principios de 2018
 
 
 
U
CAPÍTULO 1
LAS CORTES CELESTIALES Y LA SANACIÓN
n ministro amigo mío llamado Ray Austin, que es pastor
metodista, se aquejaba por tumores y sangrando en su
glándula pituitaria. Aparecieron de repente, acompañados
de intenso dolor y trauma. El dolor en su cabeza era tan
intenso que solo podía dormir durante 10 minutos cada vez.
El dolor lo despertaba. Esto continuó durante un tiempo
prolongado. Al principio, los médicos le dijeron que este era
el dolor de alguien que sufría de cáncer en el estadio cuatro
a pesar de que el tumor era benigno. Más tarde ajustaron su
diagnóstico y le dijeron que este era el peor dolor conocido
por el hombre. Se oró mucho por él, pero la situación solo
empeoró y no había sanación. Nada de lo que hicieron los
médicos le brindó alivio alguno. Ni siquiera tenían la
capacidad de controlar el dolor.
En medio de esta situación, me sentí obligado a llamar a
Ray y orar con él por teléfono. Cuando lo hice, experimenté
una tremenda carga de intercesión. Comencé a llevar a Ray
a las Cortes Celestiales. Abordamos los pecados, las
transgresiones e iniquidades que el demonio pudiera estar
usando para traerle esto a Ray. Por cierto, si ninguno de
estos está presente y permite que el demonio tenga el
derecho legal, entonces podemos apelar a Dios como Padre
o incluso como Amigo. El corazón misericordioso y
bondadoso de Dios se moverá en nuestro beneficio. Pero si
hay un fundamento legal desde el que trabaja el demonio,
debemos dejarlo sin efecto y eliminarlo. En el caso de Ray,
nos centramos especialmente en cualquier cosa de su
ascendencia donde se hubiera hecho un pacto con cualquier
poder demoníaco. Ray tiene ascendencia africana. Como
resultado, abordamos cualquier pacto o acuerdo hecho con
dioses demoníacos por aquellos que formaban parte de su
historia. Pedimos que la sangre del Cordero anulara estos
pactos. Solicitamos que se eliminaran el nombre y apellido
de Ray de cualquier lugar del altar donde estuvieran. Como
me dijo un buen amigo de Nigeria: “Todo africano entiende
los altares”. En la historia africana, las ciudades están
dedicadas a entidades demoníacas. Hay al menos un altar
en el reino espiritual si no es que existe en lo natural. En
estos altares están los nombres de las personas de estas
ciudades que se dedicaron a estos dioses demoníacos. El
resultado es que estos dioses reclaman para sí a estas
personas y sus linajes. Afirman que esto les da el derecho
de llevarles maldiciones, enfermedades, tragedias y
problemas. Esta es la razón por la que cosas malas pueden
pasarle a las buenas personas. En el área de la sanación,
esta es la razón por la cual las personas muchas veces no
se curan bien y de manera permanente cuando oran por
eso. Buscamos eliminar y dejar sin efecto cualquier y todo
derecho legal del demonio para atormentar a Ray con esta
dolencia y enfermedad. Ray experimentó algún alivio al
tratar estos asuntos legales ante la Corte de Dios. Más tarde
esa noche, Ray despertó de nuevo a causa del dolor.
Probablemente habían pasado unas doce horas desde que
habíamos orado. Cuando Ray se levantó con un intenso
dolor, simplemente una vez más comenzó a orar y le pidió a
Dios que lo sanara. Esta vez Ray se tumbó en el sofá de su
sala de estar. Lo siguiente que supo fue que escuchó a sus
vecinos salir a trabajar. Ray se dio cuenta de que había
dormido durante varias horas, lo que no había pasado en
varias semanas. Entonces se dio cuenta de que ya no sentía
dolor. Revisó las cosas por un momento y luego fue a la
habitación donde dormía Jodie, su esposa. Él la despertó y le
dijo: “Dios me ha sanado”. Luego le explicó lo que había
sucedido. Cuando la realidad de lo que se había hecho
comenzó a impactarlos, comenzaron a llorar, a reír y a
alegrarse por la bondad de Dios. La bondad de Dios se les
manifestó de una manera asombrosa.
Esta es la pregunta. ¿Por qué la oración de Ray en esas
primeras horas de la mañana produjo un resultado y el resto
de las veces no? ¿De repente Dios decidió que amaba a
Ray? ¿Ray y todos los demás finalmente oraron lo suficiente
para convencer a Dios y para que Él lo sanara? ¿O algo legal
que el demonio estaba usando contra Ray se dejó sin efecto
y se eliminó para que el corazón de Dios se pudiera
manifestar en él? Esto es lo que creo y lo mismo cree Ray.
Cuando abordamos en particular cualquier derecho de pacto
del demonio contra Ray, Dios fue libre para sanar a Ray.
Hasta este momento, el demonio ante las Cortes Celestiales
exigía sus derechos para afligir a Ray con esta condición.
Una vez que la sangre de Jesús eliminó estas cosas, la
pasión de Dios hacia Ray pudo manifestarse. No fue
suficiente apelar a la Paternidad de Dios o incluso a la
Amistad de Jesús. Necesitábamos ir delante de Dios como
Juez y abordar el problema legal que detenía la sanación.
Poner las cosas legalmente en su lugar en el espíritu
permitió que Dios respondiera a la oración de Ray.
Como mencioné con anterioridad, el demonio puede usar
el pecado, la transgresión y la iniquidad como derechos
legales contra nuestra salud y contra nosotros. David habló
de estas tres palabras en el capítulo 32 y los versículos del1 al 3 de los Salmos.
 
Dichoso aquel a quien se le perdonan sus
transgresiones, a quien se le borran sus pecados.
Dichoso aquel a quien el Señor no toma en cuenta
su maldad, y en cuyo espíritu no hay engaño.
Mientras guardé silencio, mis huesos se fueron
consumiendo, por mi gemir de todo el día.
 
Tengan en cuenta que David atribuyó sus “huesos que se
fueron consumiendo” a su negativa a lidiar con el pecado, la
transgresión y la iniquidad. “Los huesos que se fueron
consumiendo “es una referencia a las dolencias y la
enfermedad. Pero una vez que David se arrepintió y
experimentó el perdón, su cuerpo fue restaurado. Dios no
estaba afligiendo a David con dolencias a causa de su
pecado. El demonio usaba esto como un derecho legal para
causar dolencias en su contra. El capítulo 1 de Jacobo y los
versículos 13 y 17 nos muestran la naturaleza y el corazón
de Dios. El versículo 13 dice:
 
“Que nadie, al ser tentado, diga: “Es Dios quien me
tienta”; porque Dios no puede ser tentado por el
mal, ni tampoco Él mismo tienta a nadie “.
 
Dios no usa el mal. Es contra Su propia naturaleza y
persona hacer tal cosa. Las dolencias no provienen de Dios.
Nuevamente, las dolencias son la herramienta y la opresión
del demonio. Jacobo continúa en el versículo 17 al declarar:
 
“Toda buena dádiva y todo don perfecto descienden
de lo alto, donde está el Padre que creó las
lumbreras celestes, y que no cambia como los
astros ni se mueve como las sombras”.
 
La naturaleza de Dios es consistente y no tiene
variaciones. Solo los dones buenos y perfectos provienen de
Dios. Dios es incapaz de traer el mal, y esto incluye a las
dolencias. No hay oscuridad en Él. No hay ni siquiera una
sombra.
Cuando David habló de sus “huesos que se fueron
consumiendo” a causa de su pecado, de su transgresión o
iniquidad, no decía que Dios estaba haciendo esto. Fue el
demonio aprovechándose del estado presente del espíritu
de David para debilitarlo físicamente. El arrepentimiento de
David quitó los derechos legales del demonio y permitió la
sanación y la restauración.
He tratado estos temas de pecado, transgresión e
iniquidad en mis libros anteriores sobre Las Cortes
Celestiales. Sin embargo, veamos esto desde la perspectiva
de la sanación. Estas son las tres cosas principales que usa
el demonio para construir casos en nuestra contra y que
permiten que las dolencias nos ataquen. Recuerden, el
demonio opera desde una perspectiva legal. En 1 Pedro,
capítulo 5, versículo 8 habla de esta posición.
 
“Estén sobrios, estén atentos, porque el adversario,
el demonio, anda como un león rugiente, buscando
a quien devorar”.
 
Nuevamente, la palabra “adversario” es la palabra griega
“antidikos”. Esta palabra significa un oponente en una
demanda. Esta palabra está compuesta por dos palabras,
“anti” y “dikos”. “Anti” significa en vez de o en lugar de.
También sabemos que “anti” significa estar en contra. La
palabra “dikos” significa derechos como evidentes. Por lo
que las palabras juntas significan “oponerse a los derechos”
o “lo que es legítimamente nuestro”. El adversario es quien
presenta una demanda para quitar y negar lo que
legítimamente es nuestro. Claramente, esta es la táctica del
demonio. La sanación es lo que nos pertenece legalmente.
Veremos esto en el próximo capítulo. Baste con decir por
ahora que la sanación es el pan de los niños. Jesús habló de
esto en Marcos, capítulo 7 y versículos 26 al27. Una mujer
extranjera vino a Jesús deseando la sanación y la liberación
de su hija. Al principio, Jesús la negó porque no era judía. La
Nueva Alianza todavía no había sido establecida por la obra
de Jesús en la cruz. La Antigua Alianza que era solo para el
pueblo judío todavía estaba vigente. Como resultado, Jesús
hace una profunda declaración sobre la sanación y la
liberación.
 
La mujer era griega, de origen siriofenicio y no
dejaba de pedirle que echara al demonio de su hija.
Pero Jesús le dijo: “Dejen que los niños se sacien
primero, porque no es bueno tomar el pan de los
niños y tirarlo a los perros”.
 
Jesús llama a la sanación “el pan de los niños”. En otras
palabras, es el derecho del pacto a ser sanados de los que
pertenecen a Dios. Si esto fue cierto bajo la Antigua Alianza,
cuánto más bajo la Nueva Alianza, que está llena de
mejores promesas. (Heb. 8:6) Aunque la sanación es
nuestra como creyentes del Nuevo Testamento, todavía
vemos a aquellos que no están siendo sanados. La razón de
esto es que el demonio ha construido un caso en contra
nuestra como el adversario o antidikos, que nos niega lo
que legítimamente nos pertenece. Debemos saber cómo
lidiar con él desde la dimensión legal del espíritu. Esto
significa que debemos acercarnos a Dios como Juez en su
sistema judicial del Cielo y deshacer todos los casos en
nuestra contra. Sin embargo, ¡antes de que podamos hacer
esto, debemos saber qué usa para construir esos casos y
negar nuestra sanación!
Hay una parte más de las Escrituras que necesitamos
investigar para comprender las maniobras legales del
demonio en el reino espiritual. El capítulo 12 del Apocalipsis,
en los versículos 10 y 11, se muestran esto.
 
Entonces oí una voz fuerte que decía en el cielo:
“Ahora han llegado la salvación y la fortaleza, y el
reino de nuestro Dios, y el poder de su Cristo,
porque el acusador de nuestros hermanos, a
quienes acusó ante nuestro Dios de noche y de día,
ha sido derribado. Y lo vencieron por la sangre del
Cordero y por la palabra de su testimonio, y no
amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte.
 
El Apóstol Juan el apóstol llama al demonio el “acusador
de los hermanos”. La palabra griega para acusador es
“katagoros”. Significa un denunciante por ley. Entonces,
cuando la Biblia habla del acusador de los hermanos, no
habla de alguien que te calumnia de manera natural. Habla
de las actividades del demonio en las Cortes Celestiales.
Definitivamente, las personas pueden manifestar lo que
está sucediendo en lo espiritual, pero esta idea sucede en el
reino invisible. El acusador construye casos y los presenta
ante la corte del Cielo. Esto es para garantizar el derecho a
devorar y consumir, si es posible. Es para negarnos lo que
Jesús pagó y que es legítimamente nuestro.
Tengan en cuenta que este acusador está destinado a ser
abatido. Se nos dice que es por la sangre del Cordero, la
palabra de nuestro testimonio y no por amar nuestras vidas,
llegando hasta sufrir la muerte. Si, de forma funcional,
vamos a desestimar el caso del acusador en nuestra contra,
debemos emplear estas tres dimensiones. Veremos cómo
hacer esto en un capítulo posterior para que podamos
asegurar la sanación que ya nos pertenece.
Veamos las tres cosas principales que usa el demonio
para construir casos en nuestra contra para detener
nuestras sanaciones. Ellas son el pecado, la transgresión y
la iniquidad. Hemos visto cómo estas tres cosas
contribuyeron al debilitamiento y aflicción del cuerpo de
David.
Pecado es la palabra hebrea “chataah” y significa ofensa.
Proviene de la palabra “chet” que significa un crimen y su
castigo. Tiene una connotación legal. El pecado es un
problema legal. Concede al demonio el terreno legal para
trabajar contra nosotros. Otra vez, esta es la razón por la
cual Pedro nos advierte que nos protejamos contra la
concesión de derechos legales al demonio para usarlo en
nuestra contra. En 1 Pedro, capítulo 5, versículo 8 nos habla
de que esto permite que seamos devorados.
 
“Estén sobrios, estén atentos, porque el adversario,
el demonio, anda como un león rugiente, buscando
a quien devorar”.
 
Desde su lugar legal en el espíritu, el demonio construye
casos contra nosotros para devorarnos. Esta palabra
“devorar” es la palabra griega “katapino” y significa tragar
por completo. También significa ahogarse. Él no puede
devorar a voluntad. Tiene que descubrir un derecho legal
para hacerlo. Una de las principales cosas que usa el
demonio paradevorar, tragar y consumir es la dolencia y la
enfermedad. El pecado o cualquier cosa que sea una ofensa
para Dios otorga este derecho a nuestro oponente legal.
¡Pedro dijo que debemos estar sobrios y atentos para no
darle este derecho!
Hay quienes nos dirán que el demonio ha perdido TODOS
sus derechos legales debido a la Nueva Alianza establecida
por Jesús. Incluso hasta llegarían a decir que no me doy
cuenta de lo que ha producido la gracia. Me acusarían de
someter a las personas a la esclavitud e incluso de la ley al
hablar sobre el pecado, la transgresión y la iniquidad. Sin
embargo, quisiera señalar que nada menos que Pedro
parecía comprender lo que sucedía en el reino espiritual.
Tengan en cuenta que Pedro es un apóstol del Nuevo
Testamento. Él entendió claramente que satanás todavía
opera legalmente contra nosotros. Es por eso que nos dice
que estemos sobrios y atentos. No debemos darle al
demonio los derechos legales que él usará en nuestra
contra en Cortes Celestiales. Si le hemos dado derechos,
debemos dejarlos sin efecto para que todo por lo que Jesús
murió por nosotros para que tengamos, pueda ser nuestro.
El pecado puede conectarse al motivo o intención del
corazón .Jesús entendió esto cuando habló en el capítulo 5
de Mateo, en los versículos 21 y 22, sobre homicidio e ira.
 
“Ustedes han escuchado que se les dijo a sus
antepasados: ‘No matarás, y quienquiera que mate
estará sujeto al juicio’. Pero yo les digo que quien
esté enojado con su hermano sin causa estará
sujeto al juicio. Y quien diga a su hermano, ¡‘Raca’!
estará sujeto al juicio del Consejo. ¡Pero quien diga:
‘Tonto’! estará sujeto al fuego del infierno.
 
Jesús dijo que el estado del corazón puede ser más
importante que la actividad. Debemos proteger nuestros
corazones. Tengan en cuenta que Jesús dijo que las palabras
pronunciadas con un corazón amargado, enojado y lleno de
odio pueden causar problemas legales en el espíritu. La ira
sin causa puede ponernos en peligro de juicio. Esta es la
palabra griega “krisis” y significa una decisión de un
tribunal a favor o en contra. Tal vez hemos pensado en esto
simplemente existe en el más allá. ¿Qué pasaría si esto
ocurriera ahora en el reino espiritual? ¿Qué pasaría si
nuestras palabras de ira hicieran que se emitan juicios en
nuestra contra que otorguen al demonio el derecho de
devorar? Debemos arrepentirnos para que estos derechos
sean dejados sin efecto. ¿Podría ser que no estemos siendo
sanados porque no lidiamos con nuestros corazones y
nuestra amargura? Existe un juicio en nuestra contra en el
reino espiritual que no permitirá que todo por lo que Jesús
murió se manifieste en nuestra vida. ¡Por favor, Señor,
ayúdanos!
Mientras Jesús continuaba hablando, dijo que si decimos
“Raca” o “no vales nada”, podemos estar sujetos al juicio
del Consejo. Esta palabra en griego es “sunedrion” y se
utilizó para referirse al Sanedrín judío. Significaba un
consejo conjunto o un tribunal subordinado. Era un lugar
donde se tomaban las decisiones legales. Nuevamente,
¿podría ser que Jesús no solo estuviera advirtiendo sobre el
juicio eterno, sino también sobre lo que sucede actualmente
en la dimensión legal del espíritu? ¿Podría ser que Jesús
estaba diciendo que hay un “consejo” en el Cielo donde se
dictan los veredictos basados en el estado de nuestro
corazón y las palabras que salen de él? ¿Nuestras palabras
de ridículo y juicio contra los demás nos han permitido que
haya cosas legales en nuestra contra para retenernos en las
dolencias? Otra vez, debemos arrepentirnos. Lo último que
abordó Jesús fueron a aquellos que etiquetaban a alguien
como un “tonto”. Jesús dice que ellos pueden estar en
peligro del castigo eterno del infierno. Parecería que los dos
primeros eran sobre lo que nos puede ocurrir debido a los
derechos legales del demonio para enjuiciarnos. Entonces
Jesús dice que, en última instancia, el infierno puede ser la
representación legal final en nuestra contra. El motivo de
nuestros corazones y las palabras que salen de él son muy
importantes.
Veremos esto en la vida de Job. Como compartí en mis
otros libros sobre “Las Cortes Celestiales”, Job pasó por
situaciones terribles porque el demonio presentó una
acusación en su contra. La acusación se encuentra en el
capítulo 1 de Job y en los versículos 8 a 12.
 
Entonces el Señor le dijo a satanás: “¿Has
considerado a Mi siervo Job? No hay nadie como él
en la tierra, un hombre íntegro y honrado, que teme
a Dios y rehúye el mal”.
Entonces satanás respondió al Señor y dijo: “¿Job le
teme a Dios por nada?¿Acaso no están bajo tu
protección él y su familia y todas sus posesiones?
Has bendecido la obra de sus manos y sus
posesiones llenan toda la tierra. Pero ahora extiende
la mano y toca todo lo que posee, ¡a ver si no te
maldice en Tu propia cara!
Y el Señor le dijo a satanás: “He aquí, todo lo que
tiene está en tu poder; solo no le pongas una mano
encima”.
Entonces, satanás salió de la presencia del Señor.
 
La acusación de satanás contra Job era sobre el motivo y
la intención del corazón. Acusó a Job de solo servir a Dios
por lo que podía obtener de él. El resultado fueron cosas
devastadoras por las que atravesó Job. El caso que satanás
presentó en contra de Job le permitió hacerle un daño
masivo. Parte de esto fueron las dolencias y la enfermedad.
El capítulo 2 de Job en los versículos 6 a 8 nos cuenta que
severos forúnculos aparecieron en el cuerpo de Job.
 
Y el Señor le dijo a satanás: “He aquí, él está en tus
manos, pero perdona su vida”.
Entonces, satanás salió de la presencia del Señor, y
afligió a Job con forúnculos dolorosos desde la
planta del pie hasta la coronilla. Y tomó para sí un
tiesto con el que se rascó mientras estaba sentado
en medio de las cenizas.
 
En base al caso que satanás presentó contra Job, el Señor
dictó un juicio. Satanás podría afectarlo con dolencias y
enfermedades, pero no podía quitarle la vida. La dolencia de
Job fue el resultado de un caso legal que satanás tenía en su
contra. El resto del libro de Job se trata sobre la respuesta a
este caso. No solo se cura Job, sino que la restauración le
llega por el doble. (Job 42:10)
Es bastante interesante que Jacobo en el capítulo 5 de
Jacobo, versículos 9 a 11 habla desde la perspectiva del
Nuevo Testamento sobre lo que le sucedió a Job. Él conecta
a Job con Dios como Juez y las Cortes Celestiales.
 
No se quejen los unos con los otros, hermanos, para
que no sean condenados. ¡He aquí, el Juez está
parado en la puerta! Mis hermanos, escuchen a los
profetas, que hablaron en el nombre del Señor,
como ejemplo de sufrimiento y paciencia. De hecho,
los contamos como bendecidos que soportaron. Han
oído sobre la perseverancia de Job y han visto el fin
que el Señor quería: que el Señor es muy compasivo
y misericordioso.
 
Jacobo exhorta a no quejarse y hablar mal de los demás.
Su reprimenda es el Juez que está parado en la puerta. Me
tomo esto en serio, Él está escuchando y discierne y juzga.
La respuesta de Job en las Cortes fue que recibió compasión
y misericordia del Señor. Se aseguró la sanación como así
también la restauración de la riqueza y la prosperidad.
Debemos aprender a lidiar con cualquier motivo, herida,
daño o intención que pueda ser usada en nuestra contra en
las Cortes Celestiales. Nuestra sanación podría pender de
un hilo.
Lo segundo que satanás usa para armar un caso es la
transgresión. La transgresión es la palabra hebrea “pasha”.
Significa revuelta o rebelión. Transgresión proviene de una
palabra que significa separarse de la autoridad.
Transgredimos cuando nos deshacemos de las restricciones
y decimos: “No nos importa lo que Dios piense, lo haremos
de todos modos”. No se trata solo de la actividad, sino de la
actitud que la acompaña. Cuando el demonio encuentra
este tipo de cosas en nuestras vidas, él puede armar un
caso en nuestra contra en las Cortes Celestiales.
En lo que respectaa las dolencias, podemos verlo en la
historia del hombre en el Estanque de Betesda, en el
capítulo 5 de Juan. En esta historia, encontramos a un
hombre que espera que se agiten las aguas en este
estanque. Se dice que cuando las aguas se agitaban,
quienquiera que entrara en ellas primero, sería
completamente curado. Las Escrituras dicen que había una
“gran multitud” de personas enfermas alrededor de este
estanque. (Vers. 3). Esto habla de la desesperación de las
personas para sanarse. Sin embargo, solo el primero que
ingresara al agua en el año era sanado. Le atribuían la
agitación del agua “a un ángel”. Esto parece un escenario
muy cruel. Solo uno en medio de la multitud sería sanado.
De este “ángel” que se dice agitaba las aguas, algunos han
dicho que podría haber sido un “dios del agua”. En otras
palabras, era una entidad demoníaca diseñada para llamar
la atención y la adoración (porque esto es lo que desean,
Mateo4:8) y para distraer de quién es realmente Dios. En
medio de esta situación, Jesús se acerca a un hombre con
una enfermedad que llevaba treinta y ocho años. Jesús le
preguntó a este hombre si quería ser sanado. La respuesta
obvia sería sí, ¿no es cierto? ¿Por qué Jesús preguntaría
esto? La respuesta es que si ha estado en esas condiciones
durante treinta y ocho años, existe una gran posibilidad de
que su identidad se encuentre ahora en su enfermedad. En
otras palabras, no sabría quién era sin su dolencia. Parece
una locura, pero la gente puede comenzar a tener
conexiones emocionales con su condición. Es de lo que
hablan, piensan, mantienen e incluso por lo que viven. Estas
personas no pueden ser sanadas. Esta actitud en realidad
puede darle al demonio el derecho legal de retenerlos en su
dolencia.
Una vez que Jesús confirma que este hombre desea
sanar, Él habla, el hombre responde y es sanado. Más tarde
Jesús encuentra al hombre, en Juan, capítulo 5 y versículo
14 y revela por qué este hombre estaba enfermo en primer
lugar.
 
Después Jesús lo encontró en el templo y le dijo:
“Mira, has sido sanado”. No peques más, no sea que
te sobrevenga algo peor”.
 
Jesús dice claramente que la enfermedad del hombre era
el resultado de un lugar de pecado en su vida. Jesús le
advierte que “no vuelva a pecar”, que algo peor tendría que
soportar. Su condición inicial era el resultado de que el
demonio tenía el derecho legal de afligirlo. Si volvía a su
pecado, le daría al demonio el derecho legal de llevarle algo
aún peor. El capítulo 12 de Mateo y los versículos 43 a 45
nos muestran la naturaleza de lo demoníaco.
 
“Cuando un espíritu impuro sale de un hombre, él
atraviesa lugares secos, busca descanso y no
encuentra ninguno. Luego dice: ‘Volveré a la casa
de donde vine’. Y cuando él llega, la encuentra
vacía, barrida y ordenado. Luego él va y lleva
consigo a siete espíritus más perversos que él, y
entran y moran allí, y el último estado de ese
hombre es peor que el primero. Entonces también lo
será con esta generación malvada”.
 
Cuando se rompe el poder del demonio, él volverá y verá
si se le otorga un derecho legal para volver a entrar. Si es
así, él y otros siete espíritus malignos volverán a atormentar
y a afligir. Esto es sobre lo que Jesús le advierte a este
hombre. Es posible curarse, y “perder” su sanación porque
se otorgan derechos legales al demonio. Queremos
mantener todo lo que el Señor nos ha dado gentilmente.
No sé qué es peor que treinta y ocho años de sufrimiento,
pero algo es. Recuerden, este hombre ni siquiera podría
entrar al agua. Entonces, sea cual sea su condición, lo
incapacitaba en cierto nivel. Jesús nos hace saber que esta
enfermedad particular estaba unida al pecado y a la
transgresión, que daba al demonio el derecho legal.
Debemos arrepentirnos de cualquier cosa que esté en
rebeldía contra Dios. Cuando elijo hacer lo que quiero,
independientemente de lo que Dios desee, estoy otorgando
evidencia a satanás para armar casos legales en mi contra.
El propósito de la tentación del demonio es obtener
evidencia en nuestra contra en las Cortes Celestiales. En
Mateo capítulo 4 y versículo 3 vemos a satanás que tienta a
Jesús.
 
Ahora, cuando el tentador se acercó a Él, dijo: “Si
eres el Hijo de Dios, ordena que estas piedras se
conviertan en pan”.
 
El propósito de su tentación era poder acusar a Jesús en
las Cortes Celestiales y negarle el derecho de ser nuestro
Salvador. Esta es la manera en que trabaja el demonio. Él
nos tienta, nos hace caer y luego lo usa legalmente en
nuestra contra. Por eso, Pedro nos animó a estar en guardia.
Recuerden de nuevo el capítulo 5 de 1 Pedro, versículo 8.
 
Estén sobrios, estén atentos, porque el adversario,
el demonio, anda como un león rugiente, buscando
a quien devorar.
 
Debemos protegernos del demonio como el adversario,
nuestro oponente legal, que desarrolla derechos legales
para devorar. No debemos pecar, pero si lo hacemos,
debemos arrepentirnos con rapidez de cada rebelión que
permitió esta actividad. De lo contrario, el demonio puede
usar esto para traernos dolencias y enfermedades en
nuestra contra.
La otra palabra utilizada para armar casos legales en
nuestra contra y afligirnos con las dolencias es la iniquidad.
Es la palabra hebrea “avon”. Significa perversidad. Proviene
de una palabra que significa estar torcido. Esta palabra está
asociada con los pecados de nuestra herencia. El capítulo
14 de Jeremías, versículo 20, muestra un arrepentimiento de
los pecados personales y las iniquidades de los padres.
 
Reconocemos, oh Señor, nuestra maldad Y la
iniquidad de nuestros padres, porque hemos pecado
contra ti.
 
Es la iniquidad de los padres lo que provoca que algo esté
torcido e incluso que nuestros deseos y anhelos estén
torcidos. Las iniquidades pueden torcer nuestra propia
naturaleza. Sentimos el impulso de las tentaciones basadas
en lo que nuestros padres han permitido. Esto le da al
demonio el derecho legal de actuar en nuestra contra.
Esto debe haber sido un pensamiento común en los
tiempos de Jesús. Los discípulos lo mencionan como la razón
por la cual un hombre nació en una determinada condición.
El capítulo 9 de Juan en los versículos1 a 7 escribe una
crónica de la sanación de un ciego.
 
Ahora, cuando Jesús pasaba, vio a un hombre que
era ciego de nacimiento. Y sus discípulos le
preguntaron: “Rabí, para que este hombre haya
nacido ciego, ¿quién pecó, él o sus padres?”
Jesús respondió: “Ni este hombre ni sus padres
pecaron, sino que esto sucedió para que la obra de
Dios se hiciera evidente en su vida. Debo llevar a
cabo las obras del que me envió mientras es el día;
llega la noche, cuando nadie puede trabajar.
Mientras esté en el mundo, soy la luz del mundo”.
Dicho esto, escupió en el suelo e hizo barro con la
saliva y untó los ojos del ciego con la arcilla. Y le
dijo: “Ve, lávate en el estanque de Siloé” (que se
traduce, Enviado).Entonces él fue y se lavó y
regresó viendo.
 
Los discípulos sintieron que existía una especie de
pecado en la historia de este hombre, que hizo que naciera
incapaz de ver. Jesús dijo que en esta situación no era así.
Mucha gente toma esta única ocasión para decir que los
pecados de generaciones anteriores no pueden causar
dolencias a una persona. Nunca pensé que esto era lo que
Jesús estaba diciendo. He comprendido que Jesús se estaba
refiriendo a esta circunstancia individual. Él decía: “En este
caso, no fueron los problemas generacionales los que
causaron la ceguera”. Sin embargo, existe la posibilidad de
que la iniquidad en la ascendencia de una persona pueda
darle al demonio el derecho legal de crear tales cosas.
Debemos ser más perceptivos cuando se trata de dolencias
y enfermedades. Esto es muy cierto, cuando las personas
buscan con sinceridad pero sin embargo, no sanan. La
búsqueda del problema legal que el demonio usa para
mantener a alguien en un lugar de aflicción puede ser
esencial para esa persona que está siendo sanada.Esto es
lo que ahora entiendo que el Señor quiso decir cuando dijo a
mi esposa Mary: “Debes orar por ellos correctamente o ellos
morirán”.
En los capítulos siguientes, examinaremos algunos
problemas en nuestra línea de sangre que satanás puede
usar legalmente para mantenernos en un lugar de
enfermedad. Si podemos discernir su caso en nuestra
contra, podemos revocarla por la sangre de Jesús en las
Cortes Celestiales. Una vez que esto ocurre, el demonio ya
no tiene el derecho legal de mantenernos en este lugar.
Somos libres de recibir completamente todo por lo que Jesús
murió por nosotros.
En el próximo capítulo veremos el trabajo legal de Jesús
en la cruz y el veredicto que resultó. Esto es absolutamente
necesario para reconocer lo que estamos haciendo ahora en
las Cortes Celestiales. ¡Prepárense, la sanación está cerca,
incluso es inminente! Esta es una oración para comenzar a
posicionarse en Sus Cortes.
 
“Señor, gracias por la tercera dimensión de la
oración, de poder llegar ante ti como Juez. Señor,
pido tu ayuda para presentarme ante Ti en el
sistema de la Corte Celestial y presentar mi caso. Te
agradezco que me ayudes a tomar todo lo que has
hecho y presentarlo ante Tus Cortes. Cuando lo
haga, permite que todas las acusaciones en mi
contra se eliminen y permite que la sanación fluya a
nuestras vidas. En el nombre de Jesús, amén.
R
A cerca de Robert Henderson
obert Henderson es un líder apostólico mundial que
maneja temas relacionados con la revelación y la
transmisión de información. Su enseñanza le otorga poder al
Cuerpo de Cristo para ver claramente las verdades ocultas
de las Escrituras y aplicarlas para obtener resultados
positivos. Impulsado por un mandato para discipular a las
naciones a través de la escritura y las charlas, Robert viaja
extensamente por todo el mundo, enseñando sobre lo
apostólico, el Reino de Dios, las “Siete montañas” y, sobre
todo, las Cortes Celestiales. Él ha estado casado con Mary
por más de 40 años. Tienen seis hijos y cinco nietos. Juntos
disfrutan de la vida en la bella Midlothian, Texas.
¿LIBROS ELECTRÓNICOS
GRATIS?
¡SÍ!
¡Obtenga Libros Cristianos GRATIS y con
importantes descuentos para su e-reader y con
entrega en su bandeja de entrada todas las
semanas!
¡ES SIMPLE!
VISITElovetoreadclub.com
SUSCRÍBASE ingresando su dirección de correo electrónico
¡RECIBA ofertas de libros electrónicos gratis y con
descuentos y artículos inspiradores con entrega en su
bandeja de entrada todas las semanas!
 
Dese de baja en cualquier momento.
 
¡SUSCRÍBASE AHORA!
     LOVETOREADCLUB     
Visite LOVETOREADCLUB.COM
	Title Page
	Copyright Page
	Content
	Primera parte Las Cortes Celestiales La estrategia de la oración
	Capítulo 1 Las tres dimensiones de la oración
	Capítulo 2 Los avances en las Cortes Celestiales
	Segunda parte Tres claves para abrir el avance en las Cortes Celestiales
	Capítulo 3 La sangre que habla
	Capítulo 4 La palabra del testimonio
	Capítulo 5 Entregar nuestras vidas
	Capítulo extra de Recibir la sanación desde las Cortes Celestiales
	Capítulo 1 Las Cortes Celestiales y la sanación
	About Robert Henderson