Logo Studenta

La libertad de la voluntad, Jonathan Edwards

¡Este material tiene más páginas!

Vista previa del material en texto

La libertad de la voluntad
por
Jonathan Edwards
Acerca de La libertad de la voluntadAcerca de La libertad de la voluntad
La libertad de la voluntadTítulo:
http://www.ccel.org/ccel/edwards/will.htmlURL:
Edwards, Jonathan (1703-1758)Autor (s):
Grand Rapids, MI: Christian Classics Ethereal LibraryEditor:
09/07/2000Fecha de creacion:
Todas; Clásico; Teología;Los sujetos CCEL:
BJ1461LC Llame a no:
ÉticaLos sujetos LC:
http://www.ccel.org/ccel/edwards/will.html
http://www.ccel.org/ccel/edwards/authInfo.html
Tabla de contenido
pag. iiSobre este libro. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 1Pagina del titulo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 2
Parte I. En donde se explican y afirmó diversos términos y las cosas que pertenecen a la 
sujeción del Discurso siguientes. . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 2Sección I. En cuanto a la naturaleza de la voluntad ... . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 4Sección II. En cuanto a la determinación de la voluntad ... . . . . . . . . . . . .
pag. 9
Sección III. En relación con el significado de los términos, la necesidad, la imposibilidad, 
incapacidad, etc., y de Contingencia ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 14
Sección IV. De la Distinción de la necesidad natural y la moral, y la incapacidad ... . . . . . . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 18Sección V. En cuanto a la noción de la libertad y de la Agencia Moral ... . . .
pag. 21
Parte II. En donde se considera si hay o puede ser cualquier tipo de libertad de la voluntad, 
como aquella en la que los arminianos Coloque la esencia de la libertad de todos los agentes 
morales; y si tal cosa nunca fue o puede concebirse ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
. . . . . . .
pag. 21
Sección I. Mostrando el Manifiesto Inconsistencia de la noción arminiano de la libertad de la voluntad, que 
consta en el auto-determing de energía de la voluntad. . . . . . . .
pag. 23
Sección II. Varias maneras de evadir Supuestos lo anterior razonamiento Considerado ... . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 26
Sección III. Si cualquier evento Pese a todo, y Volition en particular, puede llegar a pasar 
sin causa de su existencia ... . . . . . . . . . . . . . .
pag. 30
Sección IV. La volición si puede surgir sin causa, mediante la actividad de la naturaleza del 
alma ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 33
Sección V. El mostrar, que si las cosas se afirma en Evasions Estos deben ser supone que es 
verdad, ellos son del todo impertinente, y cuándo no pueden ayudar a la causa de la libertad 
Arminiana; y cómo, siendo este el estado del caso, escritores arminianas están obligados a hablar 
de forma incoherente ... . . . . . . .
pag. 35
Sección VI. En cuanto a la determinación de la voluntad en las cosas que están completamente 
indiferente en la vista de la mente ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 40
Sección VII. En cuanto a la noción de la libertad de la voluntad, que consta en la 
indiferencia ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 45
Sección VIII. En cuanto a la libertad de la voluntad supone, como opuestos a todo .. 
Necesidad. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 47
Sección IX. De la Conexión de los actos de la voluntad con los dictados del entendimiento 
... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
iii
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
pag. 52
Sección X. La volición necesariamente vinculadas con la influencia de Motivos: con observaciones 
particulares sobre la Gran Inconsistencia de las afirmaciones y razonamientos acerca de la libertad 
de la voluntad del Sr. Chubb ... . . . . . . .
pag. 61
Sección XI. La evidencia de los dioses Cierto conocimiento previo de las voliciones de los 
agentes morales ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 73
Sección XII. Cierto conocimiento previo de Dios de los Voliciones futuras de los agentes 
morales, incompatible con un Contingencia los de dichos Voliciones tal cual, sin necesidad .. 
Todo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 81
Sección XIII. Si suponemos que el Voliciones de agentes morales para ser conectado con 
cualquier cosa antecedente, o no, sin embargo, deben ser necesarias en tal sentido como para 
derrocar Arminiana libertad ... . . . . . . . . . . . .
pag. 84
Parte III. Donde se preguntó si tal libertad de la voluntad como arminianos Hold, será 
necesario Agencia moral, la virtud, alabar y menosprecio, etc. ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 84
Sección I. Moral Excelencia de Dios necesario, sin embargo virtuoso y digno de elogio ... . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 86
Sección II. Los actos de la voluntad del alma humana de Jesucristo, Santa Necesariamente, sin embargo 
verdaderamente virtuoso, digno de alabanza, rewardable, etc. ... .
pag. 95
Sección III. El caso de que le sean entregados a Dios al pecado, y del hombre caído en general, 
demuestra la necesidad moral e incapacidad para estar en consonancia con culpabilidad ... . . . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 99
Sección IV. Comando y la obligación de obediencia, consistente con la incapacidad moral de 
obedecer ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 105
Sección V. que la sinceridad de los deseos y esfuerzos, el cual, se supone que las excusas 
en el incumplimiento de las cosas en sí bueno, en particular Considerado ... . . . . . . . . . . . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 110
Sección VI. Libertad de la indiferencia, no sólo no es necesario para la virtud, pero completamente 
incompatibilidad con el mismo; y todos los hábitos, ya sea o inclinaciones virtuosos o viciosos, es 
incompatible con arminianas nociones de libertad y la Agencia Moral ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 115
Sección VII. Las nociones de moral arminianas Agencia inconsistente con toda la influencia de la 
motivación y estímulo, ya sea en acciones virtuosos o viciosos ... . . . .
pag. 120
Parte IV. En donde los argumentos principales de los razonamientos de los arminianos, en apoyo y 
defensa de las nociones mencionadas de la Libertad, Agencia Moral, & c. y en contra de la doctrina 
opuesta, se consideran ... . . . . . . . . . .
pag. 120
Sección I. La esencia de la virtud y el vicio de disposiciones del corazón y de actos de la 
voluntad, no radica en su causa, pero su naturaleza ... . . . .
pag. 123
Sección II. La falsedad y Inconsistencia de esa noción metafísica de Acción y de la 
Agencia, que parece ser entretenido por lo general la
iv
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
Los defensores de la doctrina arminiana En cuanto a la libertad, Agencia Moral, etc. ... . . . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 128
Sección III. Las razones por las que algunos piensan que Al contrario de sentido común, 
suponer aquellas cosas que son necesarias, para ser digno de cualquier alabanza o la culpa ... 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 132
Sección IV. Es Conforme a sentido común, y las nociones naturales de la humanidad, para 
suponer necesidad moral para ser consistente con elogio y la censura, recompensa y el 
castigo ... . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 137
Sección V. En cuanto a estas objeciones, que este esquema de Necesidad Renders todos los 
medios y esfuerzos para evitar el de Sin, o la obtención de la virtudy la santidad, Vain y para 
ningún propósito; y que hace que los hombres no más que máquinas de tierna Exteriores de 
moral y la religión ... . . . . .
pag. 141
Sección VI. En cuanto a que la objeción contra de la doctrina que se ha mantenido, que 
está de acuerdo con la doctrina estoica de la Fe, y las opiniones de Mr. Hobbes ... . . . . . . . 
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 143Sección VII. En cuanto a la necesidad de la voluntad divina ... . . . . . . . . .
pag. 149Índices. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 149Índice de Referencias de las Escrituras. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
pag. 151Las palabras y frases latinas. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
v
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
vi
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
PARTE I.
En las que se explica y se ESTABLECIDO TÉRMINOS Y COSAS DIFERENTES
Perteneciente a la MATERIA del discurso POSTERIOR
Sección I.
En cuanto a la naturaleza de la voluntad.
Que posiblemente puede ser pensado, que no existe una gran necesidad de ir a punto de definir o describir la voluntad; esta 
palabra está en general, así entendida como cualquier otra palabra que podemos utilizar para explicarlo, y así tal vez sería, no 
tenía filósofos, metafísicos y teólogos polémicos, llevado el asunto en el olvido por las cosas que han dicho de él. Pero ya que es 
así, creo que puede ser de alguna utilidad, y tenderá a una mayor claridad en el siguiente discurso, decir algunas cosas acerca 
de ella.
Y por lo tanto observo, que la voluntad (sin ningún tipo de refinación metafísico) es, aquel por el cual la mente elige cualquier cosa. 
La facultad de la voluntad, es que el poder, o el principio de la mente, por la que es capaz de elegir: un acto de la voluntad es lo 
mismo que un acto de elección o de elección. Si alguno piensa que es una definición más perfecta de la voluntad, que decir, que es 
aquel por el cual el alma adquiere, por elección o se niega, estoy contento con ella; aunque creo que basta con decir, es aquel por el 
cual el alma elige porque en cada acto de voluntad en absoluto, la mente elige una cosa en lugar de otra; se elige algo en lugar de 
lo contrario o en lugar de la falta o la inexistencia de esa cosa. Así que en cada acto de rechazo, la mente elige a falta de lo negado; 
el positivo y el negativo se establecen antes de la mente por su elección, y se elige el negativo; y la mente de efectuar su elección 
en ese caso es propiamente el acto de la voluntad: la voluntad de determinar entre los dos, es una determinación voluntaria; pero 
eso es lo mismo que hacer una elección. De manera que por cualquier nombres que llamamos el acto de la voluntad, la elección, 
rechazando, aprobación, desaprobación, el gusto, aversión, abrazar, rechazar, la determinación, dirección, mando, prohibiendo, 
inclinando, o ser reacio, complacido o disgustado con; todo puede reducirse a este de la elección. Para el alma para actuar 
voluntariamente, es cada vez más para actuar de forma electiva. Locke (1) dice: “La voluntad no significa otra cosa sino un poder o 
capacidad para preferir o elegir.” Y, en la página anterior, que dice: “La palabra prefiriendo parece mejor para expresar el acto de la 
voluntad;” pero añade , que “no lo hace con precisión; para, aunque un hombre preferiría volar a caminar, sin embargo, ¿quién 
puede decir que alguna vez lo quiere “Pero el ejemplo que menciona, no prueba que no hay ninguna otra cosa en el querer, sino 
que simplemente prefieren: para ello se debe considerar cuál es la inmediata objeto de la voluntad, con respecto a los pasos de un 
hombre, o cualquier otra acción exterior; que no está siendo retirado de un lugar a otro; en la tierra o en el aire; estos son los objetos 
más remotas de preferencia; pero tales o un esfuerzo tan inmediata de sí mismo. Lo siguiente elegido, o prefiere, cuando un hombre 
quiere caminar no es su ser trasladado a un lugar donde iba a ser, pero un esfuerzo y el movimiento de las piernas y los pies y C, 
como el fin de la misma. Y su dispuestos tal alteración en su cuerpo en el momento presente, es otra cosa que su elección o 
prefiriendo tal alteración en su cuerpo en un momento tal, o su gusto mejor que la paciencia de ella. Y Dios así lo ha hecho y
2
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
estableció la naturaleza humana, el alma está unida a un cuerpo en estado adecuado que el alma preferir y la elección de un esfuerzo tan 
inmediata o alteración del cuerpo, tal alteración instantánea sigue. No hay nada más en las acciones de mi mente, que yo soy consciente de 
mientras camino, sino sólo mi preferir o la elección, a través de momentos sucesivos que no debe haber tales alteraciones de mis sensaciones 
externas y movimientos; junto con una expectativa habitual concurrente que va a ser así; habiendo jamás encontrados por la experiencia, que en 
una tal preferencia inmediatamente, las sensaciones y movimientos hacen realidad, de forma instantánea, y surgen constantemente. Pero no es 
así en el caso de volar; aunque un hombre puede decir a distancia para elegir o prefiere volar; sin embargo, no se prefiera, o el deseo, en 
circunstancias en vista, cualquier esfuerzo inmediata de los miembros de su cuerpo con el fin de ella; porque no tiene ninguna expectativa de que 
él debe obtener el fin deseado por cualquier esfuerzo y que no prefieren, o inclinación a, cualquier esfuerzo físico bajo esta circunstancia 
aprehendido, de que sea totalmente en vano. Así que si distinguimos cuidadosamente los objetos propios de los varios actos de la voluntad, no va 
a aparecer por esta, y cosas semejantes casos, que no hay ninguna diferencia entre la voluntad y la preferencia; o que la elección de un hombre 
mejor gusto, o estar satisfechos con una cosa, no son lo mismo con su dispuestos esa cosa. Por lo tanto un acto de la voluntad se expresa 
comúnmente por su un hombre agradable a hacer de este modo o de este modo; y un hombre haciendo lo que quiere, y hacer lo que le plazca en 
el lenguaje común son la misma cosa. porque no tiene ninguna expectativa de que él debe obtener el fin deseado por cualquier esfuerzo y que no 
prefieren, o inclinación a, cualquier esfuerzo físico bajo esta circunstancia aprehendido, de que sea totalmente en vano. Así que si distinguimos 
cuidadosamente los objetos propios de los varios actos de la voluntad, no va a aparecer por esta, y cosas semejantes casos, que no hay ninguna 
diferencia entre la voluntad y la preferencia; o que la elección de un hombre mejor gusto, o estar satisfechos con una cosa, no son lo mismo con 
su dispuestos esa cosa. Por lo tanto un acto de la voluntad se expresa comúnmente por su un hombre agradable a hacer de este modo o de este modo; y un hombre haciendo lo que quiere, y hacer lo que le plazca en el lenguaje común son la misma cosa. porque no tiene ninguna expectativa de que él debe obtener el fin deseado por cualquier esfuerzo y que no prefieren, o inclinación a, cualquier esfuerzo físico bajo esta circunstancia aprehendido, de que sea totalmente en vano. Así que si distinguimos cuidadosamente los objetos propios de los varios actos de la voluntad, no va a aparecer por esta, y cosas semejantes casos, que no hay ninguna diferencia entre la voluntad y la preferencia; o que la elección de un hombre mejor gusto, o estar satisfechos con una cosa, no son lo mismo con su dispuestos esa cosa. Por lo tanto un acto de la voluntad se expresa comúnmente por su un hombre agradable a hacer de este modo o de este modo; y un hombre haciendo lo que quiere, y hacer lo que le plazca en el lenguaje común son la misma cosa. de que sea totalmente en vano. Así que si distinguimos cuidadosamente los objetos propios de los varios actos de la voluntad, no va a aparecer por esta, y cosas semejantes casos, que no hay ninguna diferencia entrela voluntad y la preferencia; o que la elección de un hombre mejor gusto, o estar satisfechos con una cosa, no son lo mismo con su dispuestos esa cosa. Por lo tanto un acto de la voluntad se expresa comúnmente por su un hombre agradable a hacer de este modo o de este modo; y un hombre haciendo lo que quiere, y hacer lo que le plazca en el lenguaje común son la misma cosa. de que sea totalmente en vano. Así que si distinguimos cuidadosamente los objetos propios de los varios actos de la voluntad, no va a aparecer por esta, y cosas semejantes casos, que no hay ninguna diferencia entre la voluntad y la preferencia; o que la elección de un hombre mejor gusto, o estar satisfechos con una cosa, no son lo mismo con su dispuestos esa cosa. Por lo tanto un acto de la voluntad se expresa comúnmente por su un hombre agradable a hacer de este modo o de este modo; y un hombre haciendo lo que quiere, y hacer lo que le plazca en el lenguaje común son la misma cosa. Por lo tanto un acto de la voluntad se expresa comúnmente por su un hombre agradable a hacer de este modo o de este modo; y un hombre haciendo lo que quiere, y hacer lo que le plazca en el lenguaje común son la misma cosa. Por lo tanto un acto de la voluntad se expresa comúnmente por su un hombre agradable a hacer de este modo o de este modo; y un hombre haciendo lo que quiere, y hacer lo que le plazca en el lenguaje común son la misma cosa.
Locke (2) dice: “La voluntad es perfectamente distingue del deseo; que a la misma acción puede tener tendencia muy al contrario de lo 
que nuestra voluntad nos pone sobre. Un hombre, dice él, a quien no puedo negar, me pueden obligar a utilizar las tendencias a otro, 
que, al mismo tiempo que estoy hablando, yo no lo desea, puede prevalecer sobre él. En este caso, es evidente la voluntad y el deseo 
van en contra “Supongo que no, que voluntad y el deseo son palabras de exactamente la misma significación:. Will parece ser una 
palabra de significación más general, que se extiende a las cosas presentes y ausentes. El deseo respeta algo ausente. Puede que 
prefiera mi situación actual y la postura, supongamos que permanecer sentado, o tener los ojos abiertos, por lo que puede quererlo. 
Pero todavía no puedo pensar que son tan completamente distinto, que alguna vez se puede decir correctamente ir en contra. Un 
hombre nunca, en ningún caso, testamentos cualquier cosa contraria a sus deseos, o deseos de cualquier cosa en contra de su 
voluntad. El ejemplo antes mencionado, que el Sr. Locke produce, hay pruebas de que él lo hace. Puede que, en alguna consideración 
u otra voluntad para pronunciar discursos que tienen una tendencia a persuadir a otra y todavía puede desear que no lo pueden 
persuadir; pero sin embargo, su voluntad y el deseo no vayan en contra de todo: lo que quiere, el mismo que él desea; y no querer una 
cosa, y el deseo por el contrario, en ningún particular. En este caso, no se observa con cuidado, lo que es lo querido, y lo que es la 
cosa deseada: si lo fuera, sería encontrado, que voluntad y el deseo no chocan en lo más mínimo. Lo querido en alguna 
consideración, es pronunciar tales palabras; y, desde luego, la misma consideración por lo que influye en él, que él no desea la 
contraria; a fin de cuentas, él elige a pronunciar tales palabras, y no deseo de no pronunciarlas. Y así como a lo que el Sr. Locke habla 
de la forma deseada, a saber. Que las palabras, aunque tienden a persuadir, no debe ser eficaz para ello, su voluntad no es contrario 
a esto; que no quiere que deberían ser eficaz, sino que quiere que no deben, como él desea. Con el fin de demostrar que la voluntad y 
el deseo pueden ir en contra, debe demostrarse que sean uno, al contrario de la otra en la misma cosa, o con respecto al mismo 
objeto de la voluntad o el deseo: pero aquí los objetos son dos ; y en cada una, tomada por sí mismos, la voluntad y el deseo están de 
acuerdo. Y no es de extrañar que no deben ponerse de acuerdo en cosas diferentes, aunque con poca distinguido en su naturaleza. 
La voluntad puede no estar de acuerdo con la voluntad, ni deseo de acuerdo con el deseo, en diferentes cosas. Al igual que en esta 
misma instancia que el Sr.
3
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
Locke menciona, una persona puede, en cierta consideración, deseo de utilizar las tendencias, y al mismo tiempo puede desear que 
no pueden prevalecer; pero sin embargo, nadie va a decir, que el deseo va en contra de deseo; o que esto demuestra que el deseo 
es perfectamente una cosa distinta de Desire.-similares podrían ser observada de la otra instancia Locke produce, de un hombre de 
desear ser aliviado del dolor, etc. Sin embargo, no detenerse por más tiempo en esto, si el deseo y la voluntad, y si Preferencia y 
Volition sean precisamente las mismas cosas, confiamos en que lo permitido por todos, que en cada acto de voluntad hay un acto de 
elección; que en cada volición existe una preferencia, o una inclinación predominante del alma, con lo que en ese instante, que está 
fuera de un estado de perfecta indiferencia, con respecto al objeto directo de la voluntad. De modo que en cada acto, o salida de la 
voluntad; hay una cierta preponderation de la mente, de una manera y no de otra; y el alma había más bien tener o hacer una cosa, 
que otro, o de no tener o hacer esa cosa; y que donde no hay absolutamente ninguna preferir y elección, sino una perfecta, el 
equilibrio continuo, no hay voluntad.
Sección II.
En cuanto a la determinación de la voluntad.
Mediante la determinación de la voluntad, si la frase puede utilizar con cualquier significado, tenga por objeto, causando que el acto de la 
voluntad o elección debe ser así, y no de otra manera; y la voluntad se dice que se determine, cuando, como consecuencia de alguna 
acción, o influencia, su elección se dirige a, y se fijan sobre un objeto particular. Como cuando hablamos de la determinación del 
movimiento, nos referimos causando el movimiento del cuerpo a ser en una dirección tal, en lugar de otro.
La determinación de la voluntad, supone un efecto, que debe tener una causa. Si el será determinado, existe un determinante. 
Esto se debe suponer que se pretende incluso por los que se dicen, La voluntad determina a sí misma. Si es así, la voluntad es 
tanto Determinador y determinado; es una causa que actúa y produce efectos sobre sí misma, y ​​es el objeto de su propia 
influencia y acción. “¿Qué determina la voluntad” con respecto a esa gran pregunta, sería muy tedioso e innecesario, en la 
actualidad, para examinar todas las diversas opiniones, que han sido propuestas en relación con este asunto; ni tampoco es 
necesario que sea entrar en una discusión particular de todos los puntos debatidos en los conflictos de esa otra pregunta: “si la 
voluntad sigue siempre el último dictamen de la comprensión?” Es suficiente para mi propósito decir, es que motivo, que, tal y 
como está a la vista de la mente, es el más fuerte, lo que determina la voluntad. Sin embargo, puede ser necesario que yo un 
poco de explicar lo que quiero decir.
Por motivo me refiero a la totalidad de lo que se mueve, excita, o invita a la mente a voluntad, ya sea una cosa por 
separado, o muchas cosas conjunctly. Muchas cosas particulares pueden dar su consentimiento, y unir sus fuerzas, para 
inducir la mente; y cuando es así, todos juntos son como un motivo complejo. Y cuando hablo del motivo más fuerte, tengo 
respecto a la fuerza del todo que opera para inducir un determinado acto de volición, ya sea la fuerza de una sola cosa, o 
de muchos juntos.
4
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
Todo lo que es objetivamente un motivo, en este sentido, debe, ser algo que se conserva en la vista o aprehensión del entendimiento, o la 
facultad de percibir. Nada puede inducir o sugerir a la mente a voluntad o de actuar de cualquier cosa, más allá de lo que se percibe, o es 
un modo u otro a la vista de la mente; por lo que es totalmente inadvertido y perfectamentefuera de la vista de la mente, no puede afectar 
a la mente en absoluto. Es más evidente, que no hay nada en la mente, o lo alcanza, o toma cualquier bodega de la misma, cualquier otro 
modo que como es percibido o pensado.
Y creo que también debe ser permitido por todos, que cada cosa que se llama propiamente un motivo, emoción, o inducción a 
una percepción, agente voluntario, tiene algún tipo y grado de tendencia, o una ventaja para mover o excitar la voluntad, previa 
al efecto, o en el acto de la voluntad excitado. Esta tendencia anterior de la motivación es lo que llamo la fuerza del motivo. 
Ese motivo que tiene un menor grado de ventaja anterior, o la tendencia a mover la voluntad, o que parece menos atractivo, tal 
y como está en la vista de la mente, es lo que llamo un motivo más débil. Por el contrario, lo que parece más atractivo, y tiene, 
por lo que parece que en relación a la comprensión o aprehensión, el mayor grado de tendencia anterior para excitar e inducir 
la elección, es lo que llamo el motivo más fuerte. Y en este sentido, Supongo que la voluntad está siempre determinado por el 
motivo más fuerte. Cosas que existen en la vista de la mente tienen su fuerza, tendencia, o una ventaja para moverse, o 
excitar a su voluntad, de muchas cosas que correspondan a la naturaleza y las circunstancias de lo visto, la naturaleza y 
circunstancias de la mente que las opiniones y el grado y la forma de su punto de vista; de los cuales tal vez sería difícil hacer 
una enumeración perfecta. Pero tanto creo que se puede determinar en general, sin espacio para la controversia, que todo lo 
que se percibe o detenido por un agente inteligente y voluntaria, que tiene la naturaleza y la influencia de un motivo a voluntad 
o elección, se considera o se ve tan bueno; ni tiene tendencia a participar de la elección del alma en un grado mayor de lo que 
parece tal. Para decirlo de otro modo, sería decir, que las cosas que aparecen, tienen una tendencia, por la aparición que 
hacen, a ocupar la mente para elegir a ellos, de alguna otra manera que por su aparición elegibles para ella; que es absurdo. Y 
por lo tanto debe ser cierto, en cierto sentido, que la voluntad siempre es, como el mayor bien es evidente. Pero sólo, para la 
correcta comprensión de esto, dos cosas deben estar bien y claramente observados.
1. Es preciso señalar en qué sentido utilizo el término “buena”; “agradable”, es decir, a partir de la misma con la importación Para 
parecer bueno para la mente, como yo uso la frase, es el mismo que para aparecer agradable, o parecen agradables a la mente. 
Ciertamente, no aparece nada atractivo y elegibles para la mente, o que tiende a comprometer su inclinación y la elección, 
considerado como malo o desagradable; ni tampoco, tan indiferente, y ni agradable ni desagradable. Pero si tiende a señalar a la 
inclinación, y mover la voluntad, tiene que ser bajo la noción de lo que se adapte a la mente. Y por lo tanto que debe tener el mayor 
tendencia a atraer e involucrar a él, que tal y como está a la vista de la mente, se adapta a lo mejor, y que agrada a la mayoría; y en 
ese sentido, es el mayor bien evidente: decir lo contrario, es poco, si algo, a falta de una contradicción directa y sencilla.
La palabra “bueno”, en este sentido, incluye en su significado, la eliminación o evitar el mal, o de lo que es desagradable e 
incómodo. Es agradable y agradable, para evitar lo que es desagradable y desagradable, y tener malestar eliminado. Así que 
aquí se incluye lo que el Sr. Locke supone determina la voluntad. Para cuando habla de “inquietud”, como la determinación de 
la voluntad, él debe ser entendida como el supuesto de que el extremo o apuntar que rige en la volición o acto de preferencia, 
es
5
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
el evitar o la eliminación de esa inquietud; y eso es lo mismo que la elección y la búsqueda de lo que es más fácil y 
agradable.
2. Cuando digo, que la voluntad es como el mayor bien aparente, o, (como he explicado,) que la voluntad tiene siempre 
por objeto la cosa que parece más agradable; hay que observar con cuidado, para evitar la confusión y oposición 
innecesaria, que hable del objeto directo e inmediato del acto de la voluntad; y no un objeto al cual el acto de voluntad sólo 
tiene un respeto indirecta y remota. Muchos actos de volición tienen alguna relación a distancia a un objeto, que es 
diferente de lo más inmediato querida y escogida. Por lo tanto, cuando un borracho tiene su licor delante de él, y él tiene 
que elegir si desea beber, o no; los objetos inmediatos, sobre los que su actual volición es versado, y entre las cuales su 
elección decide ahora, son sus propias redes, en beber el licor, o dejar que ella sola; y esto sin duda se hará de acuerdo a 
lo que, en la vista actual de su mente, tomada en la totalidad de ella, es más agradable para él. Si él elige para beber, y no 
dejar que solo, entonces esta acción, tal y como está en la vista de su mente, con todo lo que pertenece a su aparición allí, 
es más agradable y agradable de dejar solo.
Pero los objetos a los que este acto de volición pueden relacionarse más remota, y entre las cuales su elección pueden 
determinar de forma más indirecta, son el placer presente el hombre espera por la bebida, y la miseria futuro, que juzga serán 
la consecuencia de ella: él puede juzga que este futuro miseria, cuando se trata, será más desagradable y desagradable, que 
abstenerse de beber ahora sería. Pero estas dos cosas no son los objetos propios que el acto de volición se habla es próxima 
al corriente acerca. Para el acto de voluntad que habla, es preocupante presente beber, o se abstenga de beber. Si él quiere 
beber, a continuación, beber es el objeto propio del acto de su voluntad; y beber, en alguna cuenta u otra, ahora parece más 
agradable para él, y le convenga. Si se opta por abstenerse, a continuación, la abstención es objeto inmediato de su voluntad, 
y es más agradable para él. Si en la elección que hace que en el caso, se prefiere un placer presente a una ventaja futura, que 
juzga será mayor cuando se trata; a continuación, un placer presente en menor parece más agradable para él que una mayor 
ventaja a distancia. Si por el contrario se prefiere una ventaja futuro, que parece más agradable, y le convenga. Y así sigue, la 
presente volición es, como el mayor bien evidente en la actualidad es.
más bien he elegido para expresarme de este modo, “que la voluntad es siempre como el mayor bien aparente” o “como lo que 
parece más agradable,” que decir “que la voluntad está determinada por el mayor bien aparente” o “por lo que parece más 
agradable;”porque una aparición más agradable a la mente, y preferir de la mente, parece apenas distinta. Si estricta propiedad de 
expresión se insistirá en, puede ser más propiamente dicho, que la acción voluntaria, que es la consecuencia inmediata de la 
elección de la mente, está determinada por lo que parece más agradable, que la elección en sí misma; pero que la volición en sí 
está siempre determinado por que en o sobre la visión de la mente del objeto, lo que provoca que aparezca más agradable. Yo digo, 
“en o sobre la visión de la mente de' el objeto;” porque lo que tiene influencia para hacer que un objeto en vista agradable, no sólo 
es lo que aparece en el objeto visto, sino también la manera de la vista y el estado y las circunstancias de la mente que vistas. 
Particularmente para enumerar todas las cosas que pertenecen a la visión de la mente de los objetos de la volición, que tienen 
influencia en su aparición agradable a la mente, sería una cuestión de no poca dificultad, y podrían requerir una
6
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
tratado por sí mismo, y no es necesario para mi propósito. Yo por lo tanto sólo mencionaré algunas cosas en general.
I. Una cosa que hace que un objeto propuesto a la elección de acuerdo, es evidente la naturaleza y las circunstanciasdel 
objeto. Y hay varias cosas de este tipo, que tienen influencia en la prestación del objeto más o menos agradable; como, 1. 
Lo que aparece en el objeto, haciéndolo hermoso y agradable, o deforme y molesta a la mente; viéndolo como es en sí 
mismo.
2. La aparente grado de placer o problemas para asistir al objeto, o la consecuencia de la misma. Tales consecuencias concomitantes y 
siendo vistos como las circunstancias del objeto, han de ser consideradas como pertenecientes a la misma; y como si fuera parte de ella, tal y 
como está a la vista de la mente un objeto de propuesta de elección.
3. El estado aparente del placer o dificultad que aparece, con respecto a la distancia de tiempo; siendo o bien más cerca o más 
lejos. Es una cosa en sí misma agradable a la mente, tener placer con rapidez; y desagradable, para tenerlo retraso: de manera 
que si hay dos grados iguales de placer establecido en vista de la mente, y todas las demás cosas son iguales, pero uno se 
contemplaron tan cerca, y el otro de lejos; cuanto más cerca aparecerá más agradable, y así será elegido. Porque, aunque la 
agradabilidad de los objetos sea exactamente igual, como se ve en sí mismos, pero no como se ve en sus circunstancias; uno de 
ellos con la agradabilidad adicional de la circunstancia de proximidad.
II. Otra cosa que contribuye a la agradabilidad de un objeto de elección, ya que se encuentra a la vista de la mente, es la 
manera de vista. Si el objeto sea algo que parece estar conectado con el placer futuro, no sólo el grado de influencia tiene 
aparente placer, sino también la manera de la vista, especialmente en dos aspectos.
1. Con respecto al grado de asentimiento, con el que la mente juzga el placer de ser futuro. Debido a que es más agradable 
que tener una cierta felicidad, de una incierta uno; y un placer ver como más probable, siendo todo lo demás igual, es más 
agradable a la mente, que el que está considerado como menos probable.
2. Con respecto al grado de la idea o aprehensión del placer futuro. Con respecto a las cosas que son objeto de nuestros pensamientos, ya sea 
pasada, presente o futura, tenemos mucho más de una idea o aprehensión de algunas cosas que otros; es decir, nuestra idea es mucho más 
clara, viva y fuerte. Por lo tanto las ideas que tenemos de las cosas sensibles por la sensación inmediata, suelen ser mucho más animado que los 
que tenemos por mera imaginación, o por la contemplación de ellos cuando están ausentes. Mi idea del sol cuando miro en ella es más vivo, que 
cuando sólo pienso en ella. Nuestra idea del condimento dulce de una deliciosa fruta es generalmente más fuerte cuando probamos que, que 
cuando sólo lo imaginamos. Y a veces, la idea que tenemos de las cosas por la contemplación, es mucho más fuerte y más claro, que en otras 
ocasiones. Así, un hombre a la vez tiene una idea mucho más fuerte del placer que es para ser disfrutado en comer algún tipo de alimento que él 
ama, que en otro. Ahora, la fuerza de la idea o el sentido de que los hombres tienen de futuro bueno o malo, es una cosa que tiene gran influencia 
en sus mentes para excitar a voluntad. Cuando dos tipos de placer futuro se presentan para la elección, aunque ambos se supone exactamente 
iguales por el juicio, y ambos igualmente cierto, sin embargo, uno de la mente tiene un sentido mucho más animado, que del otro; esta última tiene 
la ventaja más grande, con mucho, de afectar y atraer a la mente, Cuando dos tipos de placer futuro se presentan para la elección, aunque ambos 
se supone exactamente iguales por el juicio, y ambos igualmente cierto, sin embargo, uno de la mente tiene un sentido mucho más animado, que 
del otro; esta última tiene la ventaja más grande, con mucho, de afectar y atraer a la mente, Cuando dos tipos de placer futuro se presentan para 
la elección, aunque ambos se supone exactamente iguales por el juicio, y ambos igualmente cierto, sin embargo, uno de la mente tiene un sentido mucho más animado, que del otro; esta última tiene la ventaja más grande, con mucho, de afectar y atraer a la mente,
7
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
y mover la voluntad. Ahora es más agradable a la mente, a tener el placer de los cuales tiene un sentido fuerte y vivo, que el 
de los que sólo tiene una vaga idea. La vista de la antigua se asistió con el apetito más fuerte, y el mayor malestar asiste a 
la falta de ella; y es agradable a la mente para tener malestar retirado, y su apetito satisfecho. Y si varios goces futuros se 
presentan juntos, como competidores para la elección de la mente, algunos de ellos juzgados como mayores, y otros 
menos; la mente también tener una idea más viva en el bien de unos y de otros, una menos; y algunos son vistos como de 
mayor certeza o probabilidad que otros; y los placeres que aparecen más agradable en uno de estos aspectos, aparecen 
menos por lo que en otros: en este caso, todas las demás cosas son iguales, la agradabilidad de un objeto de propuesta de 
elección será en un grado alguna forma agravada del grado de buena supuesta por el juicio, el grado de aparente 
probabilidad o certeza de que el bien, y el grado de la vivacidad de la idea de que la mente tiene de asi de bueno; porque 
todos juntos concurrir a constituir el grado en el que el objeto aparece en la actualidad agradable; y en consecuencia se 
volición ser determinado.
Podría observar además, que el estado de la mente que ve un objeto de propuesta de elección, es otra cosa que contribuye a la 
agradabilidad o desagrado de ese objeto; el carácter particular que la mente tiene por naturaleza, o que se ha introducido y 
establecido por la educación, ejemplo, personalizado, o algún otro medio; o el marco o estado que está en la mente en una ocasión 
particular. Ese objeto que parece aceptable para uno, no lo hace a otra. Y el mismo objeto no siempre aparece por igual aceptable 
para la misma persona, en diferentes momentos. Es más agradable para algunos hombres, a seguir su razón; y para otros, para 
seguir sus apetitos: a algunos hombres, es más aceptable para negar una inclinación viciosa, que a satisfacerlo; otros que mejor se 
adapte para satisfacer los apetitos más viles. Es más desagradable para algunos hombres que en otros, para contrarrestar una 
resolución anterior. En estos aspectos, y muchos otros que podrían mencionarse, diferentes cosas van a ser más agradable a 
diferentes personas; y no sólo esto, sino a las mismas personas en diferentes momentos. Pero, posiblemente, es necesario 
mencionar el “estado de la mente”, como motivo de la agradabilidad de objetos distintos de los otros dos mencionados antes; 
verbigracia. La naturaleza aparente y las circunstancias de los objetos vistos, y la manera de la vista. Tal vez, si estrictamente 
consideramos la materia, los diferentes temperamento y el estado de la mente no hace ninguna alteración en cuanto a la 
amabilidad de los objetos, de otra manera, que ya que hace que los objetos en sí mismos, de manera diferente bello o deforme, 
teniendo el placer aparente o dolor asistir ellos; Y, como ocasiones la forma de la vista para ser diferente, hace que la idea de 
belleza o deformidad, placer o dolor, a ser más o menos vivo. Sin embargo, creo tanto es cierta, que la volición, en ningún ejemplo 
que puede mencionarse, es de otro modo que el mayor bien aparente es, de la manera que se ha explicado. La elección de la 
mente nunca se aparta de lo que, en ese momento, y con respecto a los objetos directos e inmediatos de decisión, parece más 
agradable y agradable, considerando todas las cosas. Si los objetos inmediatos de la voluntad son las propias acciones de un 
hombre, entonces las acciones que aparecen más agradable que lo que quiere. Si es ahora más agradable para él, a fin de 
cuentas, a pie, a continuación, que ahora quiere caminar. Si es ahora, sobre la totalidad de lo que en la actualidad se le aparece, 
más agradable para hablar, luego eligió hablar; si le conviene mejorpara mantener el silencio, entonces opta por guardar silencio. 
Apenas hay un dictado más claro y más universal del sentido y la experiencia de la humanidad, que eso, cuando los hombres 
actúan de forma voluntaria, y hacen lo que quieren, entonces ellos hacen lo que más les convenga, o lo que es más agradable para 
ellos. Decir, que hagan lo que les plazca, pero aún no lo es aceptable para ellos, es el mismo
8
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
cosa que decir, que hagan lo que quieran, pero no actúan a su placer; y es decir, que hagan lo que les plazca y sin 
embargo no hacen lo que les plazca.
Según se desprende de estas cosas, que en cierto sentido, la voluntad sigue siempre el último dictamen de la comprensión. Pero 
entonces el entendimiento debe ser tomada en un sentido amplio, que incluye toda la facultad de percepción o aprehensión, y no sólo lo 
que se llama razón o juicio. Si por el dictado de la comprensión se entiende lo que la razón declara que es mejor, o la mayor parte de la 
felicidad de la persona, teniendo en la totalidad de su duración, que no es verdad, que la voluntad sigue siempre el último dictamen de 
la comprensión. un dictado tales de la razón es una cuestión muy diferente de las cosas que aparecen ahora más agradable, todas las 
cosas se ponen juntos los cuales pertenecen a la presente percepciones de la mente en cualquier aspecto: a pesar de que el dictamen 
de la razón, cuando se lleva a cabo, tiene preocupación en la influencia compuesto que se mueve a voluntad; y debe ser considerado 
en la estimación del grado de que la apariencia de bien que la voluntad siempre sigue; ya sea por tener su influencia añade a otras 
cosas, o subducted de ellos. Cuando tal dictamen de la razón está de acuerdo con otras cosas, entonces su peso se añade a ellos, 
como poner en la misma escala; pero cuando se está en contra de ellos, es como un peso en la escala opuesta, resistiendo la influencia 
de otras cosas: sin embargo, su resistencia a menudo es superado por su mayor peso, por lo que el acto de la voluntad se determina en 
oposición a ella.
Estas cosas pueden servir, espero que, en alguna medida, ilustrar y confirmar la posición establecida en el comienzo de esta 
sección, a saber. “Que la voluntad siempre está determinada por el motivo más fuerte”, o por esa visión de la mente que tiene el 
mayor grado de tendencia anterior para excitar a voluntad. Pero si he sido tan feliz como razón para explicar lo que consiste la 
fuerza de los motivos, o no, sin embargo, mi fracasar en esto no derrocará la propia posición; que lleva gran parte de su propia 
evidencia con él, y es un punto de mayor importancia para el propósito del discurso que siguió: Y la verdad de ello, espero, 
aparecerán con gran claridad, antes de que haya terminado lo que tengo que decir sobre el tema de la libertad humana.
Sección III.
En relación con el significado de los términos, la necesidad, la imposibilidad, incapacidad, etc.. y de Contingencia.
Las palabras necesarias, imposible, & c. se utilizan abundantemente en las controversias acerca de libre albedrío y la Agencia Moral; y por lo 
tanto el sentido en el que se utilizan debe entenderse claramente. Aquí podría decir, que una cosa es luego dice que es necesaria cuando 
tiene que ser, y no puede ser de otra manera. Pero esto no sería propiamente una definición de necesidad, más de lo que he explicado la 
palabra debe, por la frase, no habiendo necesidad. Las palabras debe, puede, y no puede, necesitan explicación tanto como las palabras 
necesarias, e imposible; Con excepción de que los primeros son palabras que, en primeras formas de vida que más comúnmente utilizamos.
La palabra es necesario, tal como se utiliza en el lenguaje común, es un término relativo; y se refiere a una supuesta oposición 
hecha a la existencia de una cosa, que la oposición se supera, o resulta insuficiente para impedir o alterarlo. Esto es necesario, 
en el sentido original y propio de la palabra, que es, o
9
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
será, a pesar de toda la oposición imaginable. Decir, que una cosa es necesaria, es lo mismo que decir, que es imposible 
que no debe ser. Pero la palabra imposible es manifiestamente un término relativo, y tiene referencia al supuesto poder 
ejercido a traer una cosa a pasar, lo que es insuficiente para el efecto; como la palabra no es relativo y tiene relación con 
la capacidad, o esfuerzo, lo que es insuficiente. También la palabra irresistible es relativa, y siempre ha referencia a la 
resistencia que se hace, o puede estar hecho, en cierta fuerza o potencia que tiende a un efecto, y es insuficiente para 
resistir el poder, o dificultar el efecto. La noción común de Necesidad e imposibilidad implica algo que frustra esfuerzo o 
deseo. Aquí varias cosas han de tenerse en cuenta.
1. Las cosas se dice que son necesarios en general, que están o estarán a pesar de cualquier oposición supposable venga de donde 
venga. Pero las cosas se dice que son necesarias para nosotros, que están o estarán a pesar de todo supposable oposición en el 
caso de nosotros. Lo mismo se puede observar de la palabra imposible, y otros tales términos semejantes.
2. Estos términos necesario, imposible, irresistible, y c. más especialmente pertenecer a controversias acerca de la libertad y la agencia moral, tal 
como se utiliza en el último de los dos sentidos ya se ha mencionado, a saber. según sea necesario o imposible para nosotros, y con relación a 
cualquier oposición supposable o esfuerzo de los nuestros.
3. Como la palabra necesidad, en su uso vulgar y común, es relativo, y siempre hace referencia a cierta oposición insuficiente imaginable; por lo 
que cuando hablamos de algo tan necesario para nosotros, es con relación a cierta oposición supposable de nuestra voluntad, o un cierto 
esfuerzo voluntario o esfuerzo de los nuestros en sentido contrario. Para nosotros no hacemos correctamente oposición a un evento, cualquier 
otro modo que a medida que se oponen de forma voluntaria. Las cosas se dice que son lo que debe ser, o no necesariamente son, en cuanto a 
nosotros, cuando lo son, o serán, a pesar de que deseamos o intentamos lo contrario, o tratar de prevenir o eliminar su existencia: pero tal 
oposición de los nuestros siempre bien consiste en, o implique, la oposición de nuestra voluntad. Es manifiesto que todos tales como las 
palabras y frases, como se usa vulgarmente, se entiende de esta manera. Una cosa se dice que es necesario, cuando no podemos evitarlo, 
hagamos lo que queramos. Así que cualquier cosa que se dice que es imposible para nosotros, cuando lo haríamos, o tendríamos que llevar a 
efecto la esforzará y que; o al menos puede suponerse que desear y buscar ella; pero todos nuestros deseos y esfuerzos son, o deberían tenerlo 
vano. Y que se dice que es irresistible, que supera toda nuestra oposición, resistencia, y se esforzará en lo contrario. Y se dice que somos 
incapaces de hacer una cosa cuando nuestros deseos presumibles y esfuerzos son insuficientes.
Estamos acostumbrados, en el uso común del lenguaje, para así aplicar y entender estas frases: crecemos con un hábito; la cual, por el 
uso diario de estos términos de nuestra infancia, se vuelve fija y establecida; por lo que la idea de una relación con una supuesta 
voluntad, el deseo, y el esfuerzo de la nuestra, está fuertemente relacionado con estos términos, cada vez que oyen las palabras 
utilizadas. Tales ideas, y estas palabras, por lo que están asociadas, que inevitablemente van juntos, uno sugiere la otra, y nunca se 
puede separar fácilmente el tiempo que vivimos. Y a pesar de que usamos las palabras, como términos de arte, en otro sentido, sin 
embargo, a menos que seamos muy prudentes, nos deslizamos insensiblemente en el uso vulgar de ellos, y por lo aplicamos las 
palabras de una manera muy inconsistente, que engañar y confundirnos en nuestros razonamientos y discursos, incluso cuando se 
pretendeutilizarlos como los términos del art.
10
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
4. Se desprende de lo que se ha observado, que cuando estos términos es necesario, imposible, irresistible, incapaz, & c. se utiliza en los casos 
en donde no voluntad insuficiente se supone, o puede suponerse, pero la propia naturaleza de la propia supuesto caso excluye cualquier 
oposición, será, o esfuerzo; entonces no se utilizan en su significado propio. La razón es manifiesta; en tales casos, no podemos utilizar las 
palabras con referencia a una oposición suponerse, la voluntad o esfuerzo. Y por lo tanto, si alguno usa estos términos en estos casos, ya sea que 
los usa sin sentido, o en algún sentido nuevo, diferente de su significado original y adecuada. Como por ejemplo; si alguno debe afirmar de esta 
manera, Que es necesario para un hombre, o de lo que debe ser, que debe elegir la virtud en lugar de vicio, durante el tiempo que él prefiere la 
virtud al vicio; y que es una cosa imposible e irresistible, que debería ser de otra manera que la que debería tener esta opción, siempre y cuando 
esta elección sigue; el tal sería utilizar los términos deben, irresistible, y c. ya sea con la insignificancia, o en algún nuevo sentido, diferente de su 
uso común; que es con referencia, como se ha observado, a supposable oposición, falta de voluntad, y la resistencia; mientras que, aquí, los 
excluye suposición mismos y niega tal cosa: para el caso supuesto es la de estar dispuestos, y la elección. supposable a la oposición, falta de 
voluntad, y la resistencia; mientras que, aquí, los excluye suposición mismos y niega tal cosa: para el caso supuesto es la de estar dispuestos, y la 
elección. supposable a la oposición, falta de voluntad, y la resistencia; mientras que, aquí, los excluye suposición mismos y niega tal cosa: para el 
caso supuesto es la de estar dispuestos, y la elección.
5. Se desprende de lo dicho, que estos términos es necesario, imposible, & c. a menudo son utilizados por filósofos y 
metafísicos en un sentido bastante diferente de su significado común y original; para las apliquen a muchos casos en los que 
no hay oposición es imaginable. Así que los utilizan con respecto a la existencia de Dios antes de la creación del mundo, 
cuando no había ningún otro ser; con respecto a muchas de las disposiciones y actos de lo divino Ser, tales como su amante 
de sí mismo, su amante de la justicia, odiando el pecado, & c. Así que las apliquen a muchos casos de las inclinaciones y las 
acciones de los seres inteligentes creados en donde toda la oposición de la voluntad se excluye en el supuesto del caso.
Necesidad metafísico o filosófico es nada diferente de su certeza. No hablo ahora de la certeza del conocimiento, sino la 
certeza de que está en las cosas mismas, que es el fundamento de la certeza del conocimiento, o aquella en la que se 
encuentra la planta de la infalibilidad de la proposición que los afirma.
Lo que se da a veces como la definición de necesidad filosófica, a saber, “aquello por lo que una cosa no puede dejar de ser”, o 
“cuando por ella no puede ser de otra manera,” falla de ser una explicación adecuada de la misma, por dos razones: En primer 
lugar, la las palabras pueden, o no puede, necesita explicación tanto como la palabra Necesidad; y el primero puede así ser 
explicada por este último, ya que la segunda por la primera. Por lo tanto, si alguien nos preguntó qué nos referimos cuando 
decimos, una cosa puede ser sino, podríamos explicamos a nosotros mismos diciendo, tiene que ser necesariamente así; así como 
explicar la necesidad, por decir, es aquel por el cual una cosa no puede ser sino. Y en segundo lugar, esta definición es 
responsable ante el gran inconveniente primer plano mencionado; las palabras no pueden, o no, son adecuadamente relativo, y 
tienen relación con el poder ejercido, o que puede ser ejercida, con el fin de de que se habla;
La necesidad filosófica es en realidad otra cosa que la CONEXIÓN COMPLETA Y fija entre los cosas significadas La necesidad filosófica es en realidad otra cosa que la CONEXIÓN COMPLETA Y fija entre los cosas significadas 
por el sujeto y el predicado de una proposición, que afirma que algo es verdad. Cuando hay una conexión de este por el sujeto y el predicado de una proposición, que afirma que algo es verdad. Cuando hay una conexión de este 
tipo, a continuación, lo afirmado en la proposición es necesario, en un sentido filosófico; si cualquier oposición o 
esfuerzo contrario se supone, o ninguna. Cuando el sujeto y el predicado de la proposición, que afirma la 
existencia de
11
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
cualquier cosa, cualquiera de los principios, la calidad, acto o circunstancia, tienen una completa y CONEXIÓN CIERTO,cualquier cosa, cualquiera de los principios, la calidad, acto o circunstancia, tienen una completa y CONEXIÓN CIERTO,
a continuación, la existencia o ser de esa cosa se dice que es necesario en un sentido metafísico. Y en este sentido que utilizo la palabra 
necesidad, en el discurso siguiente, cuando me esfuerzo para demostrar que la necesidad no es incompatible con la libertad.
El sujeto y el predicado de una proposición que afirma la existencia de algo, pueden tener un completo, fijo, y ciertos conexión 
de varias maneras.
(1) Pueden tener una conexión completa y perfecta en sí mismas; porque puede implicar una contradicción, o absurdo bruto, para 
suponer que no conectados. Así, muchas cosas son necesarias en su propia naturaleza. Por lo que la existencia eterna de ser 
considerado por lo general, es necesario en sí mismo: porque sería en sí mismo el mayor absurdo, negar la existencia del ser en 
general, o para decir que no hubo nada absoluta y universal; y es como si fuera la suma de todas las contradicciones; como podría 
ser mostrado si este fuera un lugar adecuado para ello. Así que el infinito de Dios y otros atributos son necesarios. Por lo que es 
necesario en su propia naturaleza, que dos y dos deben ser de cuatro; y es necesario que todas las líneas de la derecha trazadas 
desde el centro de un círculo a la circunferencia deben ser iguales. Es necesario, en forma y adecuado, que los hombres deben 
hacer a los demás, como lo harían que deben hacer para ellos. Así innumerables verdades metafísicas y matemáticas son 
necesarios en sí mismos: el sujeto y el predicado de la proposición que ellos afirman, están perfectamente conectados de sí 
mismos. (2.) La conexión del sujeto y el predicado de una proposición, que afirma la existencia de algo, puede fijarse y seguro, 
porque la existencia de esa cosa ya se procede a pasar; y, o bien ahora es, o ha sido; y también lo ha hecho, por así decirlo, se 
aseguró de la existencia. Y por lo tanto, la proposición que afirma la existencia presente y pasado de la misma, puede por este 
medio ser hecho cierto y necesariamente y inalterablemente verdad; el evento pasado ha fijado y decidió la materia, en cuanto a su 
existencia; y ha hecho que sea imposible, sino que la existencia debe ser verdaderamente predica de él. Así, la existencia de lo que 
ya se ha llegado a pasar, ahora se convierten en necesarias; se va haciendo imposible que debería ser lo contrario de lo cierto, que 
tal cosa ha sido.
(3.) El sujeto y el predicado de una proposición que afirma que algo es, pueden tener una conexión real y cierto en 
consecuencia; y así puede ser necesario, por tanto la existencia de la cosa; ya que puede ser segura y bien conectado con 
otra cosa, lo que se necesita en una de las antiguas aspectos. Como se ya sea total y completamente conectado con lo que 
es absolutamente necesario en su propia naturaleza, o con algo que ya ha recibido y se aseguró de la existencia. Esta 
necesidad se encuentra en, o se puede explicar por la conexión de dos o más proposiciones entre sí .-- Las cosas que 
están perfectamente conectados con otras cosas que son necesarias, son necesarios a sí mismos, por una necesidadde 
importancia.
Y aquí se puede observar, que todas las cosas que son el futuro, o que en lo sucesivo se comienzan a ser, lo que puede decirse que 
es necesario, son necesarios sólo en esta última forma. Su existencia no es necesaria en sí misma; porque si es así, ellos siempre han 
existido. Tampoco se ha vuelto necesaria su existencia al ser ya llegar a pasar. Por lo tanto, la única manera de que cualquier cosa 
que está por venir a pasar de aquí en adelante es o puede ser necesaria, es por una conexión con algo que es necesario en su propia 
naturaleza, o algo que ya es, o ha sido; de manera que el que está siendo supuestamente la otra duda follows.-Y esto también es la 
única manera de que todas las cosas del pasado, a excepción de aquellas que eran de
12
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
eternidad, podría ser necesario antes de que vengan a pasar; y por lo tanto la única manera en la que cualquier efecto o evento, o 
cualquier cosa que sea que haya tenido o tendrán un comienzo, ha llegado a ser necesariamente, o será en adelante existir 
necesariamente. Y por lo tanto esta es la necesidad que pertenece especialmente a las controversias acerca de los actos de la 
voluntad.
Puede ser de alguna utilidad en estas controversias, además de observar relativa, la necesidad metafísico, que (agradable a la 
distinción antes observada de necesidad, tal como se entiende vulgarmente) cosas que existen puede decirse que sea necesario, 
ya sea con una necesidad general o particular . La existencia de una cosa puede decirse que sea necesario con una necesidad 
general, cuando, considerando todas las cosas, hay una base para la certeza de su existencia; o cuando en la vista más general 
y universal de las cosas, el sujeto y el predicado de la proposición, que afirma su existencia, aparecerían con una conexión 
infalible.
Un evento, o la existencia de una cosa, se puede decir que sea necesario con una necesidad especial, cuando no hay nada que se puede 
tomar en consideración, en o sobre una persona, cosa o tiempo, altera en absoluto el caso, en cuanto a la certeza de un evento, o la 
existencia de una cosa; o puede ser de cualquier cuenta en absoluto, en la determinación de la infalibilidad de la conexión del sujeto y el 
predicado en la proposición que afirma la existencia de las cosas; de manera que todo es uno, ya que a esa persona o cosa, al menos, en 
ese momento, como si la existencia fuera necesario, con una necesidad que es más universal y absoluta. Por lo tanto, hay muchas cosas 
que suceden a personas particulares, en la existencia de los cuales hay voluntad de ellos tiene alguna preocupación, al menos, en ese 
momento; los cuales, si son necesarios o no, con respecto a las cosas en general, sin embargo, son necesarios para ellos, y con respecto 
a cualquier volición de ellos en ese momento; ya que evitan todos los actos de la voluntad sobre el affair.-tendré ocasión de aplicar esta 
observación de casos particulares en los siguientes discourse.-Ya sea que las mismas cosas que son necesarias con una necesidad 
especial, no será necesario también con una necesidad general de , puede ser una cuestión de consideración en el futuro. Deje que sea 
como lo hará, no altera el caso, en cuanto a la utilización de esta distinción de los tipos de necesidad.
Estas cosas pueden ser suficientes para la explicación de los términos necesarios y la necesidad, como términos de arte, y tan a 
menudo utilizado por los metafísicos, y los escritores polémicos en la divinidad, en un sentido diferente de, y más extenso que, a 
su sentido original, en común lengua, que fue antes explicado.
Lo que se ha dicho para mostrar el significado de los términos necesarios y la necesidad, puede ser suficiente para la explicación de 
los términos opuestos, imposible e imposibilidad. Porque no hay diferencia, pero sólo estos últimos son negativos, y la antigua 
positivo. Imposibilidad es la misma que la necesidad lo negativo, o una necesidad que una cosa no debe ser. Y se utiliza como una 
expresión de la técnica en una diversidad como del significado original y vulgar, con la necesidad.
Lo mismo se puede observar acerca de las palabras incapaces e incapacidad. Se ha observado que estos términos, en su uso 
original y común, tienen relación con el querer como el esfuerzo, como en el caso imaginable, y como insuficiente para la interposición 
pase a lo querido y procurado. Pero como estos términos se utilizan a menudo por los filósofos y teólogos, especialmente los 
escritores de controversias sobre el libre albedrío, que se utilizan en un sentido muy diferente y mucho más amplia, y se aplican a 
muchos casos en donde hay voluntad o esfuerzo para la interposición de la cosa pasar es o puede ser supuesta.
13
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
Como las palabras necesarias, imposible, incapaces, etc.. son utilizados por los escritores polémicos, en un sentido diferente de su 
significado común, similar ha ocurrido con el término contingente. Cualquier cosa que se dice que es contingente, o para venir a pasar por 
casualidad o accidente, en el sentido original de tales palabras, cuando su relación con sus causas o antecedentes, de acuerdo con el 
curso establecido de las cosas, no se discierne; y así es lo que tenemos ninguna manera de prever. Y sobre todo es cualquier cosa que 
dice que es contingente, o accidental, en lo que respecta a nosotros, cuando se trata de pasar sin nuestro conocimiento previo, y además 
de nuestro diseño y alcance.
Pero la palabra contingente se utiliza abundantemente en un sentido muy diferente; no para que cuya conexión con la serie de 
cosas que no podemos discernir, a fin de prever el evento, pero por algo que no tiene absolutamente ninguna base o razón 
anterior, con lo que su existencia tiene ninguna conexión fija y determinada.
Sección IV.
De la distinción de la necesidad natural y moral, y la incapacidad.
Esa necesidad que ha sido explicado, que consiste en una conexión infalible de las cosas significadas por el sujeto y el 
predicado de una proposición, como seres inteligentes son los sujetos de la misma, se distingue en la necesidad moral y 
natural.
No voy a soportar ahora a preguntar si esta distinción sea una distinción propia y perfecta; pero sólo se explicará cómo se 
entienden estos dos tipos de necesidad, ya que los términos se utilizan a veces, y ya que se utilizan en la siguiente 
discurso.
La frase, necesidad moral, se utiliza de diversas maneras: a veces se utiliza para una necesidad de la obligación moral. Por eso 
decimos, un hombre está en necesidad, cuando está bajo bonos conciencia del deber, de la que no se puede descargar. Una 
vez más, la palabra se utiliza a menudo necesidad de gran obligación en el punto de interés. A veces por necesidad moral se 
entiende que la aparente relación de las cosas, que es la base de la evidencia moral; y así se distingue de absoluta necesidad, 
o tan seguro respecto de las cosas, que es una base de certeza infalible. En este sentido, la necesidad moral significa mucho el 
mismo que el alto grado de probabilidad, que es normalmente suficiente para satisfacer la humanidad, en su conducta y 
comportamiento en el mundo, ya que consultarían su propia seguridad y el interés, y tratar a los demás adecuadamente como 
miembros de la sociedad. Y a veces por necesidad moral se entiende que la necesidad de la conexión y la consecuencia, que 
surge de tales causas morales, como la fuerza de inclinación, o motivos, y la conexión que hay en muchos casos entre estas y 
tales ciertas voliciones y acciones. Y es en este sentido, que utilizo la frase, necesidad moral, en el siguiente discurso.
Por necesidad natural, tal como se aplica a los hombres, me refiero a esa necesidad que los hombres están bajo la fuerza a través de 
causas naturales; a diferencia de lo que se llaman causas morales, como los hábitos y las disposiciones del corazón y motivos morales o 
coacción. Así, loshombres, colocados en ciertas circunstancias, son los temas de las sensaciones particulares por necesidad: se sienten 
dolor cuando están heridos sus cuerpos;
14
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
que ven los objetos presentados ante ellos en una luz clara, cuando se abren los ojos: lo que asentimiento a la verdad de ciertas 
proposiciones, tan pronto como los términos son entendidos; como que dos y dos son cuatro, que el negro no es blanco, que dos líneas 
paralelas puede uno nunca cruz otro; así que por los órganos naturales de los hombres a moverse hacia abajo de necesidad, cuando no 
hay nada para apoyarlos. Pero aquí varias cosas se pueden notar en relación con estos dos tipos de necesidad.
1. necesidad moral puede ser tan absoluta como la necesidad natural. Es decir, el efecto puede ser tan perfectamente 
conectado con su causa moral, como un efecto natural es necesario con su causa natural. Si la voluntad en todos los casos 
está determinada necesariamente por el motivo más fuerte, o si la voluntad nunca hace ningún tipo de resistencia a tal 
motivo, ni nunca puede oponerse a la presente inclinación más fuerte, o no; si el caso debe ser controvertida, pero supongo 
que ninguno puede negar, pero que, en algunos casos, un sesgo anterior y la inclinación, o el motivo presentado, puede ser 
tan poderoso, que el acto de la voluntad puede ser sin duda y con ella indisolublemente conectado . Cuando motivos o sesgo 
anterior son muy fuertes, permitirá que todos los que hay alguna dificultad en ir en contra de ellos. Y si aún eran más fuertes, 
la dificultad sería aún mayor. Y por lo tanto, Si todavía más se unieron a la fuerza, hasta cierto punto, tendría la dificultad tan 
grande, que sería totalmente imposible superarlo; por esta razón sencilla, porque lo que los hombres de poder pueden ser 
supone que tienen que superar las dificultades, sin embargo, que el poder no es infinito; por lo que no va más allá de ciertos 
límites. Si un hombre puede superar los diez grados de dificultad de este tipo con veinte grados de fuerza, porque los grados 
de fuerza están más allá de los grados de dificultad; sin embargo, si la dificultad se incrementará a treinta o cien, o mil 
grados, y su fuerza no también aumentó, su fuerza será totalmente insuficiente para superar la dificultad. Como por lo tanto, 
se debe permitir, que puede haber una cosa tal como una conexión segura y perfecta entre causas y efectos morales;
2. Cuando utilizo esta distinción de la necesidad moral y carácter, yo no comprendía suponer, que si cualquier cosa que venga a pasar 
por el primer tipo de necesidad, la naturaleza de las cosas no se ocupa en ella, así como en el último. No me refiero a determinar, que 
cuando un hábito moral o motivo es tan fuerte, que el acto de la voluntad sigue infaliblemente, esto no se debe a la naturaleza de las 
cosas. Pero natural y moral son los términos en que estos dos tipos de necesidad por lo general han sido llamados; y deben ser 
distinguidos por algunos nombres, porque no hay una diferencia entre ellos, que es muy importante en sus consecuencias. Esta 
diferencia, sin embargo, no reside tanto en la naturaleza de la conexión, como en los dos términos relacionados. La causa con la que 
está conectado el efecto, es de un tipo particular; verbigracia. lo que es de naturaleza moral; o bien alguna disposición habitual anterior, 
o algún motivo expuesto a la comprensión. Y el efecto es también de un tipo particular; siendo igualmente de naturaleza moral; que 
consiste en alguna inclinación o la voluntad del alma, o la acción voluntaria. Supongo, que la necesidad que se llama natural, a 
diferencia de necesidad moral, se llama así, porque la mera naturaleza, como la palabra se utiliza vulgarmente, se refiere, sin ninguna 
cosa de elección. La naturaleza palabra se utiliza a menudo en oposición a la elección; no porque la naturaleza tiene de hecho nunca 
ningún cambio en nuestra elección; pero, probablemente, porque primero obtenemos nuestra noción de la naturaleza de ese supuesto 
evidente de eventos, que observamos en muchas cosas en nuestra elección no tiene ninguna preocupación; y especialmente en el 
mundo material; los cuales, en muchos partes de ella, fácilmente nos percibimos como en un curso establecido; el orden indicado, y la 
forma de sucesión, siendo muy aparente. Pero en el que no discernir con facilidad
15
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
la regla y conexión, (aunque haya una conexión, de acuerdo con una ley establecida, de verdad que tiene lugar,) que significan el tipo de evento 
por algún otro nombre. Incluso en muchas cosas que se ven en el material y el mundo inanimado, que no obviamente suceda de acuerdo con 
cualquier curso establecido, los hombres no llaman la manera del evento con el nombre de la naturaleza, sino por nombres tales como accidente, 
el azar , contingence, & c. Así que los hombres hacen una distinción entre la naturaleza y la elección; como si fueran completamente distinta y 
universalmente. Considerando que, supongo que ninguno puede negar, pero esa elección, en muchos casos, surge de la naturaleza, tan cierto 
como otros eventos. Pero la conexión entre los actos de elección, y sus causas, de acuerdo con las leyes establecidas, no es tan evidente. Y 
observamos que la elección es, por así decirlo, un nuevo principio de movimiento y acción, diferente de la orden establecido de las cosas que es 
más obvio, y ve especialmente en lo corporal. La elección también a menudo se interpone, interrumpe y altera la cadena de eventos en estos 
objetos externos, y hace que se proceda de otro modo que lo harían, si no hablar. Por eso se habla de ella como si se tratara de un principio de 
movimiento totalmente distinto de la naturaleza, y debidamente establecido en oposición a ella. Nombres que se dan comúnmente a las cosas, de 
acuerdo con lo que es más evidente, y se sugiere por lo que aparece a los sentidos sin reflexión y la investigación. Por eso se habla de ella como 
si se tratara de un principio de movimiento totalmente distinto de la naturaleza, y debidamente establecido en oposición a ella. Nombres que se 
dan comúnmente a las cosas, de acuerdo con lo que es más evidente, y se sugiere por lo que aparece a los sentidos sin reflexión y la 
investigación. Por eso se habla de ella como si se tratara de un principio de movimiento totalmente distinto de la naturaleza, y debidamente 
establecido en oposición a ella. Nombres que se dan comúnmente a las cosas, de acuerdo con lo que es más evidente, y se sugiere por lo que aparece a los sentidos sin reflexión y la investigación.
3. Es preciso señalar que, en lo que se ha explicado, como indica el nombre de la necesidad moral, la palabra 
necesidad no se utiliza de acuerdo con el diseño original y el significado de la palabra, porque, como se 
observó antes, dichos términos, es necesario, imposible, irresistible, & c. en el lenguaje común, y su sentido 
más propio, son siempre relativos; haciendo referencia a cierta oposición voluntaria supposable o esfuerzo, es 
insuficiente. Pero no hay tal oposición, o la voluntad y el esfuerzo contrario, es imaginable en el caso de 
necesidad moral; que es una certeza de la inclinación y la voluntad misma; que no admite la suposición de 
una voluntad para oponerse y resistir. Porque es absurdo, suponer la misma voluntad individual para 
oponerse a sí mismo, en su acto presente; o la presente elección de ser opuesta a y resistir presente elección:
Lo que se ha dicho de los recursos naturales y la mora! La necesidad, puede servir para explicar qué se 
entiende por incapacidad moral árido natural. Se dice que somos naturalmente incapaz de hacer una cosa, 
cuando no podemos hacerlo si lo haremos, porque lo que es más comúnmente llamado la naturaleza no 
permite de la misma, o debido a algún defecto de impedimento u obstáculo que es extrínseca a la voluntad; ya 
sea en la Facultad de entendimiento, la constitucióndel cuerpo, o de los objetos externos. La incapacidad 
moral no consiste en ninguna de estas cosas; pero o bien en la falta de inclinación; o la fuerza de una 
inclinación contraria; o la falta de motivos suficientes a la vista, para inducir y excita el acto de la voluntad, o la 
fuerza de los motivos aparentes en sentido contrario. O ambos éstos pueden ser resueltos en una sola; y se 
puede decir en una palabra, que la incapacidad moral consiste en la oposición o falta de inclinación.
Para dar algunos ejemplos de esta Inability.- moral Una mujer de gran honor y la castidad puede tener una incapacidad moral para 
prostituirse a su esclavo. Un niño de gran amor y el deber de sus padres, por lo tanto puede ser incapaz de matar a su padre. Un 
hombre muy lasciva, en el caso de ciertas oportunidades y
dieciséis
Jonathan EdwardsLa libertad de la voluntad
tentaciones, y en ausencia de tales y tales restricciones, pueden ser incapaces de abstenerse de gratificar su lujuria. 
Un borracho, en tales y tales circunstancias, puede ser incapaz de abstenerse de tomar la bebida fuerte. Un hombre 
muy dañino puede ser incapaz de ejercer actos benévolos a un enemigo, o al deseo de su prosperidad; sí, algunos 
pueden ser tan bajo el poder de una disposición vil, que pueden ser incapaces de amar a los que son más dignos de 
su estima y afecto. Un fuerte hábito de la virtud, y un alto grado de santidad, pueden causar una incapacidad moral de 
amar la maldad en general, y pueden hacer que un hombre no puede tomar la complacencia en personas o cosas 
perversas; o elegir un malvado con preferencia a una vida virtuosa. Y por otro lado, un alto grado de maldad habitual 
puede sentar un hombre bajo una incapacidad para amar y elegir la santidad;
Aquí puede ser de utilidad para observar esta distinción de la incapacidad moral, a saber. de aquello que es general y habitual, y lo que es 
particular y ocasional. Por una incapacidad moral general y habitual, me refiero a una incapacidad en el corazón de todos los ejercicios o actos de 
voluntad de ese tipo, a través de una inclinación fija y habitual, o un habitual y declaró defecto o falta de un cierto tipo de inclinación. Así, un 
hombre muy mal carácter puede ser incapaz de ejercer tales actos de benevolencia, como otro, que está lleno de buena naturaleza, comúnmente 
ejerce; y un hombre cuyo corazón es habitualmente vacío de agradecimiento, puede ser incapaz de ejercer actos de agradecimiento. a través de 
ese defecto declarado de una inclinación agradecido. Por particular y ocasional incapacidad moral, me refiero a la incapacidad de la voluntad o el 
corazón a un acto particular, a través de la fuerza o defecto de motivos presentes, o de estímulos presentados a la vista de la comprensión, en 
este occasion.- Si es así, que la voluntad está siempre determinado por el motivo más fuerte, entonces debe siempre tienen una incapacidad, en 
este último sentido, para actuar a lo que está hace; que no fuera posible, en cualquier caso, que la voluntad debe, en la actualidad, ir en contra del 
motivo que tiene ahora, considerando todas las cosas, la mayor ventaja para inducir ella.- El primero de estos tipos de inhabilidad moral que se 
llama comúnmente por el nombre de la incapacidad; porque la palabra, en su significado más propio y original, tiene relación con algún defecto 
indicado. Y esto se obtiene sobre todo el nombre de Incapacidad también de otra cuenta: - porque, como antes observado, la palabra Incapacidad, 
en su uso original y más común, es un término relativo; y tiene el respeto a la voluntad y el esfuerzo, como en el caso de suponerse, y como 
insuficiente para llevar a cabo la cosa deseada y se han esforzado. Ahora puede haber más de un aspecto y sombra de este, con respecto a los 
actos que se derivan de un hábito fijo y fuerte, que otros que surgen sólo de ocasiones transitorios y causas. De hecho la voluntad y esforzarse en 
contra, o diferente de los actos presentes de la voluntad son en ningún caso imaginable, si dichos actos sean ocasional o habitual; porque eso 
sería suponer la voluntad, en la actualidad, a menos de ser, en la actualidad, lo es. Pero sin embargo, su voluntad y puede ser esforzará contra 
futuros actos de la voluntad, o voliciones que puedan tener lugar, como se ve en la distancia. No es ninguna contradicción, suponer que los actos 
de la de una sola vez, pueden estar en contra de los actos de la en otro tiempo; y puede haber deseos y esfuerzos para prevenir o excitar futuros 
actos de la voluntad; pero tales deseos y esfuerzos son, en muchos casos, vuelven insuficientes y vano, a través de la fijeza de la costumbre: 
cuando la ocasión lo devoluciones, la fuerza de la costumbre y supera todos los deflectores tal oposición. En este sentido, un hombre puede estar 
en desgraciada esclavitud y la servidumbre a un fuerte hábito. Pero puede ser relativamente fácil hacer una modificación, con respecto a tales 
actos futuros, como lo son sólo ocasional y transitoria; porque el motivo o causa transitoria, si está previsto, a menudo puede ser fácilmente 
evitado o evitado. A causa de esto, la imposibilidad moral que asiste a los hábitos fijos, especialmente obtiene el nombre de Incapacidad. Y 
entonces, como la voluntad puede remotamente e indirectamente resistirse a sí mismo, y hacerlo en vano, en el caso de los hábitos fuertes; por lo 
que la razón puede resistir la presente a través de la fijeza de la costumbre: cuando la ocasión lo devuelve, la fuerza de la costumbre y supera 
todos los deflectores de tal oposición. En este sentido, un hombre puede estar en desgraciada esclavitud y la servidumbre a un fuerte hábito. Pero 
puede ser relativamente fácil hacer una modificación, con respecto a tales actos futuros, como lo son sólo ocasional y transitoria; porque el motivo 
o causa transitoria, si está previsto, a menudo puede ser fácilmente evitado o evitado. A causa de esto, la imposibilidad moral que asiste a los 
hábitos fijos, especialmente obtiene el nombre de Incapacidad. Y entonces, como la voluntad puede remotamente e indirectamente resistirse a sí 
mismo, y hacerlo en vano, en el caso de los hábitos fuertes; por lo que la razón puede resistir la presente a través de la fijeza de la costumbre: 
cuando la ocasión lo devuelve, la fuerza de la costumbre y supera todos los deflectores de tal oposición. En este sentido, un hombre puede estar 
en desgraciada esclavitud y la servidumbre a un fuerte hábito. Pero puede ser relativamente fácil hacer una modificación, con respecto a tales actos futuros, como lo son sólo ocasional y transitoria; porque el motivo o causa transitoria, si está previsto, a menudo puede ser fácilmente evitado o evitado. A causa de esto, la imposibilidad moral que asiste a los hábitos fijos, especialmente obtiene el nombre de Incapacidad. Y entonces, como la voluntad puede remotamente e indirectamente resistirse a sí mismo, y hacerlo en vano, en el caso de los hábitos fuertes; por lo que la razón puede resistir la presente Pero puede ser relativamente fácil hacer una modificación, con respecto a tales actos futuros, como lo son sólo ocasional y transitoria; porque el motivo o causa transitoria, si está previsto, a menudo puede ser fácilmente evitado o evitado. A causa de esto, la imposibilidad moral que asiste a los hábitos fijos, especialmente obtiene el nombre de Incapacidad. Y entonces, como la voluntad puede remotamente e indirectamente resistirse a sí mismo, y hacerlo en vano, en el caso de los hábitos fuertes; por lo que la razón puede resistir la presente Pero puede ser relativamente fácil hacer una modificación, con respecto a tales actos futuros, como lo son sólo ocasional y transitoria; porque el motivo o causa transitoria, si está previsto, a menudo puede ser fácilmente evitado o evitado. A causa de esto, la imposibilidad moral que asiste a los hábitos fijos, especialmente obtiene el nombre de Incapacidad. Y entonces, como la voluntad puede remotamente e indirectamente

Continuar navegando