Logo Studenta

Psicologia_Cristiana_y_Neuroteologia_Biblica_Una_Ayuda_Integral_

¡Este material tiene más páginas!

Vista previa del material en texto

PSICOLOGÍA CRISTIANA Y
NEUROTEOLOGÍA BÍBLICA
UNA AYUDA INTEGRAL
DRA. PROF. ANA G. KELLEYIAN MANOUKIAN
Compiladora
 
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Agradecimientos
Al Gran Ideólogo, Dios nuestro Señor. Sólo con su presencia y su gracia
es posible tener inspiración, poder pensar, lograr hilvanar ideas, concretar los
sueños.
Al Instituto INEA por el ánimo de iniciar y de ser consecuentes en su
desarrollo.
A Matías E. Manoukian por las sugerencias, las correcciones y el tiempo
dedicado a la concreción de esta obra.
A cada alumno de la Diplomatura en Psicología Cristiana y
Neuroteología Bíblica por su interés en capacitarse para servir al Señor. Dios
los bendiga.
A cada profesor de la Diplomatura, por aportar sus conocimientos para
escribir este libro y capacitar a los alumnos de la diplomatura con un mismo
objetivo: formar mejores obreros para la extensión de la obra de Dios y el
cuidado de las personas.
Dra. Ana G. Kelleyian Manoukian
Compiladora
draanagkm@gmail.com
******ebook converter DEMO Watermarks*******
mailto:draanagkm@gmail.com
Prólogo
Esta obra es el inicio de un nuevo método de práctica para la psicología.
Así lo entendemos los autores de Psicología Cristiana y Neuroteología
Bíblica. Todo inicio es un desafío; es complejo insertar una nueva escuela al
conjunto de modos de hacer psicología en nuestra sociedad y también, a
veces, es difícil que las iglesias piensen en la existencia de una psicología
bíblica y aprovechen los beneficios de su estudio.
Sin embargo, la mayor parte de los cristianos pueden comprender lo que
significa estudiar la Biblia y rescatar los ejemplos de la ayuda psicológica.
Las entrevistas de Jesús son un ejemplo de cómo crear un vínculo sanador.
Este libro tiene la virtud de presentar de forma sencilla y accesible, una
serie de temas importantes, tratados de forma sistemática y coherente, con un
criterio unificado e integrado, lo que permite al lector adquirir una visión
panorámica de los tópicos fundamentales en la teoría y práctica en el universo
cristiano.
Este compendio de capítulos corresponde a los puntos principales de los
seminarios y cátedras ofrecidas en la Diplomatura de Psicología Cristiana y
Neuroteología Bíblica en la Argentina desde 2014.
La trayectoria personal de la experiencia cristiana y los años de
capacitación en instituciones seculares y evangélicas de cada autor se reflejan
en la transmisión de conocimientos presentes en estas páginas.
Estas contienen un fundamento de fe que hacen de cada capítulo un texto
invalorable.
Que cada lector pueda disfrutar de esta iniciativa y hacer uso de sus
textos así como de las prácticas que se incluyen en los capítulos, es el deseo
de quienes construimos esta obra.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
La historia de esta obra
La primera idea de unir la Psicología y la Biblia desde el ámbito
profesional nace en mi mente hace muchos años. El intento de conocer
cuántos profesionales cristianos se sumarían a esta idea superó mis
expectativas. El apoyo de los profesionales que trabajaban en relación al
INSTITUTO INEA de Argentina (Instituto de Neurociencias, Educación y
Asistencia) fue fundamental. Al compartir mi deseo de hacer una
convocatoria con forma de Congreso pronto se sumaron a orar, aportar ideas
y temas necesarios para analizar en talleres o disertaciones.
Lo sencillo del inicio es que en INEA todos los profesionales son
cristianos consagrados y por tanto la visión, el idioma es el mismo: el deseo
de evangelizar y servir al Señor ayudando al prójimo. Siempre agradezco a
Dios haberlos conocido y compartir el interés por la obra de Dios y la
excelencia en cada tarea.
Por fin hicimos una convocatoria al Primer Congreso Para Profesionales
Cristianos Del Área Psi en septiembre de 2014, en la Ciudad de Buenos
Aires. Recuerdo que en un gran salón pusimos unas 20 sillas que era lo que
esperábamos de acuerdo a nuestra fe. Una hora antes del horario de comienzo
la fila para registrarse era de 50 personas. Al fin iniciamos la jornada con 104
personas que incluía profesionales que vinieron de lugares lejanos del país.
Quedará para siempre en mi memoria el momento de la oración final del
evento. Cuando levanto mi vista todos estaban sentados como esperando algo
más. Con el micrófono en la mano pregunté: “¿Cómo quieren que sigamos
esto?”. Para mi sorpresa dos personas del público, desconocidas para mí,
sugirieron iniciar una capacitación para aprender a usar la profesión en la
extensión del Reino de Dios. Todos los presentes apoyaron esta iniciativa.
Así comienza la Agrupación PSICOLOGIA CRISTIANA. El equipo decidió
comenzar en 2015 un curso intensivo, presencial y virtual.
Dejar a Dios conducir la creación de Psicología Cristiana fue la mejor
opción. Dejar que Dios guíe siempre las ideas, nuestros pasos y el futuro será
lo más importante. Tengo hoy el agrado de presentar el primer texto de
Psicología cristiana y neuroteología bíblica.
Fue un privilegio compilar los capítulos escritos por hermanos
******ebook converter DEMO Watermarks*******
profesionales amigos y participar en la escritura.
Dra. Ana G. Kelleyian Manoukian
Directora
******ebook converter DEMO Watermarks*******
CAPÍTULO1
******ebook converter DEMO Watermarks*******
La psicología cristiana
Dra. Prof. Ana G. Kelleyian Manoukian
Como movimiento y agrupación, Psicología Cristiana es un dispositivo
en la acepción como personas o conjunto organizado de personas dispuestas a
trabajar en pos de un fin.
La Psicología Cristiana es la integración del conocimiento científico en
cualquiera de sus escuelas y la teología, a través del poder de Dios en la
oración y el texto bíblico.
La Psicología Cristiana pone su foco en el profesional. La Psicología
Cristiana otorga al profesional una base personal, social, filosófica y
antropológica basada en la Biblia.
La creación de la Psicología Cristiana
Consideramos necesaria la creación de una Psicología Cristiana debido a
que las diferentes escuelas y variantes psicológicas han dejado de lado la
Biblia y sus principios éticos y morales así como las clásicas enseñanzas de la
fe. También se ha podido comprobar que las prácticas comunitarias y de
consejería bíblicas son sanadoras psicológicamente hablando.
Por años quedaba un vacío entre la fe y la ciencia. La Psicología
Cristiana y la Neuroteología Cristiana responden a la unión de estos
elementos. Sólo los profesionales cristianos están capacitados para esta
misión, integrar la fe en la búsqueda de la solución de los problemas
psíquicos.
En una entrevista psicológica, psicopedagógica, psiquiátrica, neurológica
o de cualquier especialidad, el profesional cristiano, quien conoce las
funciones fisiológicas y del pensamiento, debería incluir desde su persona y
testimonio, la esperanza y la fe. Reconocerse solo un profesional como
cualquier otro pero con un plus en la atención al paciente desde el amor
cristiano.
El ejemplo de Jesús en los evangelios es vasto. Observemos la entrevista
******ebook converter DEMO Watermarks*******
terapéutica de Jesús con la mujer samaritana. Ella sufría un conflicto, Jesús
parece decirle siempre que vaya a las sesiones obtendrá un beneficio, calmará
su sed y en su casa tendrán agua, pero si va al encuentro con él calmará para
siempre la otra sed, la eterna, la existencial, la trascendente.
Las quejas de las personas
Luego de estudiar varios autores que analizan los motivos de conflictos
de las personas y sus quejas más comunes por las que concurren en busca de
ayuda, Paul Ferdinand Schilder1 (1886-1940) dice que existen básicamente
cinco grupos de problemas: los corporales, los mentales, los provenientes de
la falta de éxito, las dificultades de la vida diaria y las problemas a causa de
otras personas.
En resumen, podemos concluir que hay tres quejas básicas que parten de
todos los problemas y conflictos de las personas (no necesariamente las
patologías). Estos tres elementos se conectan entre sí. Inician por uno pero
luego afectan otro y posiblemente el tercero.Las quejas son por algo material, por algo existencial o por los otros.
Es por eso que creemos que el psicólogo cristiano puede ayudar mejor
que otros profesionales. Su capacitación puede ser completa. Analicemos esta
tríada:
Lo material puede ser el cuerpo, el dinero, la casa, el trabajo, la
salud física, los estudios y miles de variantes que incluyen cosas o
elementos tangibles.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Los otros son por supuesto, las demás personas cercanas o lejanas.
Lo que hicieron, lo que viven, lo que dijeron, lo que sufren o hacen
sufrir. Los vínculos que relata el consultante y la percepción del
significado de la o las otras personas.
Lo existencial. Quién soy, qué deseo, la vida, la muerte, la
esperanza, los sueños2. Dios, la filosofía, las creencias, la oración,
la fe, lo trascendente, el futuro. La vergüenza, la culpa, el odio, el
miedo y todas esas emociones y sentimientos que definen su diario
vivir.
Cada vez que una persona sufre de un apremio en alguna de estas tres
áreas, inevitablemente afectará el resto. El psicólogo cristiano debería
comprender y buscar con el paciente el origen del conflicto en alguna de estas
tres áreas, independientemente del tiempo donde haya surgido. Así partiendo
de una de estas áreas observar las conductas y consecuencias.
Viktor Frank3 dijo que “no elegimos las circunstancias, pero sí elegimos
cómo reaccionamos frente a ellas”.
Un proceso mental resulta en una acción de nuestra personalidad. La
palabra que dice en la Carta a los Filipenses 4,8 (NTV): “Por lo demás,
hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo
puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si
algo digno de alabanza, en esto pensad”. Esta es la base de nuestro carácter.
El deseo nace en el pensamiento y éste se traduce en el lenguaje, en el
discurso, en la manera de hablar, puesto que de lo que hay en nuestro cerebro
(corazón) habla nuestra boca. Pero no queda en lo que decimos sino que, si
somos personas coherentes, actuaremos de acuerdo a lo que predicamos. Así
que nuestras acciones y nuestras conductas tienen una base muy profunda.
Estas conductas se hacen con la práctica un modo de ser, un modo de actuar.
Por esta razón, los que más nos conocen pueden presuponer lo que vamos a
hacer o lo que vamos a decir. Cuando esto ocurre es que ya es un hábito,
conducta de uso común, rutinario, una costumbre. Pero aún no queda allí sino
que nuestras rutinas habituales forman nuestra experiencia y definen al fin
nuestro carácter.
De modo que la mente concentra los deseos más profundos, pero es
******ebook converter DEMO Watermarks*******
inevitable que salgan al exterior. Los pensamientos tiñen toda nuestra vida.
Suelo hacer un ejercicio en mis clases. Pido a los alumnos que traigan un
capítulo de cualquier libro, una canción o un poema. Al observar
detenidamente descubrimos al autor; lo que piensa, lo que desea, lo que
busca. Así descubrimos juntos el carácter, la experiencia, las conductas, los
pensamientos de quien escribió, aunque nunca lo hayamos conocido.
Seres gregarios
Los antropólogos afirman que animales y personas somos gregarios por
naturaleza. Dios creó al hombre y a la mujer para que estuvieran juntos.
El término viene del latín, gregarius. Así se denomina a quien sigue una
tendencia a agruparse con otros de su especie. Vivimos socialmente, no
aislados. Quienes vivan aislados serán considerados raros, enfermos.
Por eso los versículos de 1ª. Tesalonicenses 5, 21 al 24 habla en plural
de un ser compuesto de espíritu, alma y cuerpo. Por eso cuando enseño
siempre agrego que somos seres tripartitos viviendo en sociedad, en
comunidad.
Nuevas fórmulas
Desde hace años en las iglesias de Argentina realizo cursos, talleres y
ministraciones sobre temas de Sanidad Interior. Los nombres que yo he
titulado son variados: “Higiene Mental”, “Alineación y Balanceo de P-
neumatikòs”, “Profilaxis de las Decisiones Espirituales”, ”Exfoliación
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Espiritual”, ”(VTV) Verificación Técnica Vincular”, ”Limpieza de Impurezas
y otras Yerbas”, entre muchos otros. La idea es captar la atención de los
creyentes hacia la salud espiritual.
Jeremías 30.12, 13, 17 es uno de los pasajes que pueden utilizarse para la
Sanidad Interior. Un método profesional será basarlo en las etapas de la vida
de los ciclos vitales de Erik Erickson en su Teoría del Desarrollo Psicosocial,
de la misma manera puede adaptarse con las teorías del desarrollo familiar.4
También podemos utilizar los pasajes de Isaías 61,1 (y siguientes) y Lucas
4,18 (y siguientes).
El Profesional Cristiano
El Psicólogo Cristiano desarrolla su profesión con la base de su fe y de
la doctrina bíblica. Su vida espiritual cristiana es personal y prioritaria.
La psicología es su profesión con el fin primero de servir a Dios a través
del acompañamiento a un prójimo, cristiano o no. La ética y la moral que lo
rigen son cristianas, de acuerdo a mandamientos y preceptos bíblico-
espirituales basados en el amor a Dios y al prójimo. El Psicólogo Cristiano no
juzga ni imparte modos de fe ni de prácticas, no dirige la vida de otros.
El Psicólogo Cristiano no es un consejero ni un pastor. El Psicólogo
Cristiano presenta a Dios en oración a sus pacientes y sus conflictos. Busca la
dirección y guía del Espíritu Santo para ser útil en la relación vincular,
transferencial y en la entrevista con el otro.
El Psicólogo Cristiano dignifica su persona y a sus colegas cobrando
honorarios acordes a su servicio, experiencia y calidad profesional. El
Psicólogo Cristiano tiene tiempos de reflexión, oración y meditación
personal. El Psicólogo Cristiano cuenta con la ayuda, el apoyo y la oración de
un supervisor profesional cristiano, con una red profesional de consulta
confidencial.
El Psicólogo Cristiano se mantiene actualizado de las novedades tanto en
psicología como en la visión y el mover de Dios en su medio, en su ciudad,
en su país.
El Psicólogo Cristiano no necesariamente tiene que “trabajar”, servir, en
la iglesia con su profesión. No debe esperarse que el Psicólogo Cristiano
tenga un consultorio en la iglesia a la que pertenece. Tampoco que tenga un
******ebook converter DEMO Watermarks*******
“cargo” especial por ser profesional. No debemos confundir capacitación,
talento, vocación profesional y laboral con un don dado por Dios. Muchas
veces estas cosas no se conjugan. Del mismo modo errado, podría suponerse
que un docente debiera ser maestro en la iglesia.
Los principios cristianos son su estilo de vida. La verdad, la
autenticidad, la congruencia, la libertad, la aceptación, la fe, la compasión, la
misericordia, la bondad, el amor constituyen su fundamento moral. El
Psicólogo Cristiano cultiva los dones y el fruto del Espíritu Santo.
Si el Psicólogo Cristiano atendiera a hermanos de la misma
congregación, evitará la contienda o competencia con el paciente evitando
roles superpuestos o de autoridad. Debe evadir la sociedad (sobre todo
financiera) dentro o fuera de la congregación con su paciente. El Psicólogo
Cristiano evita que el paciente se confunda frente al servicio, tanto en el dar
como en recibir.
El Psicólogo Cristiano no incluye en su práctica ejemplos ni nombres de
otros cristianos. El Psicólogo Cristiano mantiene la confidencialidad en todo
momento y con mucho cuidado, aún evitará “confesar” a los pastores las
conductas de sus pacientes.
La Psicología Cristiana es una nueva manera de ver y utilizar la
profesión. La Psicología Cristiana se distingue de toda otra psicología por
este “plus” de base de fe, de basamento en la escritura bíblica. Un extra no
como agregado posterior sino como inclusión prioritaria.
No se trata de hacer “uso” de la fe cuando ya el psicólogo no sabe a qué
recurso apelar. No se trata de “tirarle” el problema a Dios cuando el
profesional o el paciente no ven una solución. Desde el principio del vínculo,
el Psicólogo Cristiano debe tener en mente que Dios siempre tiene una salida
o unporqué, una voluntad específica para ese problema.
Asimismo, el Psicólogo Cristiano alimenta su propio espíritu positivo y
tiene una mirada compasiva y empática hacia el dolor, la angustia y el
padecimiento de sus pacientes. Como todo cristiano tiene tiempos de
reflexión, oración y meditación personal.
Cultiva los principios de decencia orden y calidad de vida, al tiempo que
es explícito en el marco de referencia de su práctica profesional (1ª. Corintios
******ebook converter DEMO Watermarks*******
14,40).
Un Poder Superior
Las personas civilizadas viven bajo autoridad. Es posible que en lejanas
tribus o reinados autoritarios haya entes (personas, estatuas, animales o
coronas) que portan el título de autoridad máxima. Pero no en nuestro medio.
La autoridad es siempre delegada.
Podemos decir que el presidente de una nación es la máxima autoridad
pero existen otros poderes. Incluso democráticamente el presidente recibe la
autoridad del pueblo.
El semáforo es una autoridad que imparte una ley, las barreras del
ferrocarril imponen un límite protector, las vallas guían un camino.
Cumplimos con la autoridad, a veces so pena de aceptarla.
Por tanto, quien viene a la consulta será una persona a quien es fácil
mostrar que existen autoridades que rigen nuestra vida.
Para el Psicólogo Cristiano, la idea de un Ser Superior (Dios) lo pone en
la correcta perspectiva tanto en su vida como en su profesión. Dios, la Biblia,
la Iglesia, son autoridades trascendentes. Su sujeción es limitante y
protectora. La ética y los valores cristianos son su guía. Los consultantes no
son “suyos”, no son su propiedad.
El Psicólogo Cristiano es una autoridad para el paciente (en especial para
el cristiano). Las diferentes escuelas de psicología enseñan la autoridad de
diferentes maneras. Para la escuela Centrada en la Persona (Carl Rogers), el
paciente tiene la autoridad y es el terapeuta quien lo acompaña. Para Los
conductistas (B. F. Skinner), es el terapeuta quien sabe y debe conducir el
proceso de la terapia. Generalmente, al psicólogo (también en otras
profesiones como maestro, médico, etcétera) se le atribuye un saber superior
que se extiende más allá de su conocimiento sobre su área de competencia.
Los líderes cristianos, pastores, directores o ministros de área en las
iglesias tienen una autoridad delegada que ejercen o deberían ejercer al
servicio del crecimiento de la obra de Dios en general y de sus hermanos
“más pequeños” en particular.
Cómo integrar la espiritualidad a la consulta
******ebook converter DEMO Watermarks*******
La práctica muestra que la consulta profesional del área psi es
tranquilizadora para los hermanos cristianos que pasan una crisis (aunque aún
hay pastores/iglesias que detestan a los psicólogos). ¿Qué esperan los
creyentes al consultar de manera privada a un profesional psi cristiano?
Esperan más. Esperan algo más que lo que el pastor pueda decirle, esperan
más que de otro hermano o líder. También buscan más que lo que un
psicólogo (u otro psi no cristiano) pueda decirle. Esto vuelve a poner a la
vista la importancia de que el profesional psi cristiano tenga muy en claro
bajo qué autoridad trabaja y vive.
El respeto por la fe del consultante no está en discusión. Debido a que
vivimos en un país con base cristiana en su Constitución Nacional (en
Estados Unidos la palabra Dios ha sido quitada de documentos oficiales) es
que siempre me animo a preguntar acerca de la fe del consultante: “Si inicia
un tratamiento ¿tiene fe en que le hará bien?”, “cuando plantea un conflicto
¿cree que Dios puede ayudarle?”. Traigo en algún momento de la relación
terapéutica el tema de la fe en Dios. Luego, me animo a preguntar al final de
alguna sesión si quiere que yo pida a Dios por su salud o su conflicto. Si la
persona es creyente prometo orar por su problema (en general no lo hago en
la consulta para no confundir los roles), pero si el consultante no es
practicante de su fe invito a hacerlo in situ al final de la sesión.
Tuve una consultante (yo era en ese tiempo Licenciada en Teología y
Consultora Psicológica) que trabajaba como secretaria de un juzgado
nacional en Buenos Aires. Una mujer de carácter firme, con un conflicto
familiar. Desde el primer encuentro habló de su fe, de “salir adelante”. Ese
primer día de conocerla y marcando que el horario de la sesión había
concluido (no es conveniente usar tiempo de la consulta para orar), le ofrecí
orar a Dios, pedir la ayuda divina para este problema. Accedió con los ojos
en llanto. Al cerrar mis ojos, sentí la presión: ¿Corría el riesgo de perder al
cliente? Hice una muy breve oración. Ella levantó la cabeza llorando
profusamente. La invité a hacer una oración de fe por el problema (no para
salvación). Lo hicimos, la guie en breves frases. Nos despedimos con un
abrazo contenedor. “Me hacía falta esto”, dijo y se fue. Las siguientes
semanas lo repetimos. Pasado unos meses, una sesión se alargó; ella tenía un
auto que la esperaba en la puerta y se fue. A los pocos minutos vuelve y
golpea la puerta. Yo miré si se había olvidado algo sobre los sillones.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Entrando al consultorio dijo: “me fui sin pedirte que ores”. Mi corazón dio un
salto de alegría. Ella dependía de la oración a Dios. A esto me refiero cuando
enseño que ambos, profesional y consultante, deben llegar a depender de
Dios.
El imperativo bíblico a evangelizar, a hacer discípulos, es para todo
creyente. También es para el profesional cristiano, quien sabe que presentar a
Cristo es la mejor ayuda y esperanza para quien sufre (Mateo 28:19 y 20).
Cómo integrar la Biblia a la consulta
Para integrar la Palabra de Dios a la consulta es imprescindible conocer
el texto bíblico. No interpretar ni inventar la Biblia. Es necesario citar
diciendo “la Biblia dice”. Conocemos que es la Palabra de Dios la que
contiene el poder para sanar y aliviar. Somos solamente quienes citamos,
pronunciamos, contamos la Palabra. (Lucas 17:7-10)
A los dieciocho años comencé a estudiar en el Seminario Internacional
Teológico Bautista (SITB). La expectativa con que inicié la Cátedra de
Evangelismo en el primer año decaía semana tras semana. El profesor dictaba
su clase y repartía varias citas y párrafos bíblicos que debíamos estudiar
enteros de memoria para la clase siguiente. Al inicio de cada clase nos
tomaba un pequeño examen donde cada alumno debía escribir todo el texto
bíblico asignado, de ser posible con la puntuación correcta para una buena
nota. Este método no pude entenderlo hasta años después cuando reparé en
que sabía muchos textos de la Biblia y que esto era el mejor recurso para
evangelizar.
Por eso es que insto a los creyentes y en especial a los profesionales a
aprender de memoria la Palabra de Dios. Eso es lo que el Espíritu Santo te
traerá a la memoria en el momento necesario. No se puede decir lo que no se
sabe. No podés usar la Palabra si no la conocés. Hay momentos que no podés
ir a la concordancia bíblica ni a San Google, debés tener el versículo en la
mente, aprendido de memoria, usado y repetido.
Recomiendo algunos recursos: si tenés un lugar donde atender, oficina,
escritorio o consultorio colocá algunos cuadros o carteles o tarjetas con textos
bíblicos. En mi consultorio tenía muy visible un lindo portarretratos donde
cada semana cambiaba el texto. Era costumbre que los pacientes lo leyeran al
iniciar la sesión. A veces usaba una pizarra para escribirlos. Podés tener
******ebook converter DEMO Watermarks*******
algunos pequeños libritos o tarjetas, solo con textos bíblicos (buscá en
Sociedades Bíblicas) para obsequiar. Es posible poner una música cristiana
de fondo, muy suave y sin letra, sólo instrumental.
El uso de la metáfora bíblica, la historia en parábolas, los ejemplos de
familias o vínculos bíblicos pueden ser útiles. Debido a que en muchas
ocasiones mis pacientes son pastores o familias pastorales, a veces me resulta
paradójico citar la Biblia, debido a que ellos ya la conocen bien. Pero entendí
que una persona creyente puede serobnubilada por la crisis que vive, de
modo que encontré muy oportuno repasar algún caso bíblico similar y
analizar la solución (no para dar sermones) para tener una base escritural al
proceder terapéuticamente. Los pastores y líderes siempre entienden lo que es
bueno decir de la Biblia para otros, quizá nunca esperan que les suceda. Sin
embargo creo que es un acto de amor de parte del profesional cristiano,
consolar y sugerir con la Palabra de Dios a los siervos.
Un matrimonio de pastores vino a la consulta porque su hijo adolescente
se fue de la casa a vivir con una mujer adulta “porque estaban muy
enamorados”. Dejó los estudios, se llevó el auto, no atendía el teléfono y solo
mandaba mensajes cada viernes para coordinar quién retiraría el dinero que le
habían asignado. ¿Cómo hacer para que vuelva?
En la primera semana leímos la Parábola del Hijo Pródigo. Oramos. Mi
sugerencia fue que reciba la semanalidad (una suma de dinero para sus
gastos, extra necesidades básicas) si devuelve el auto. Así fue.
Al siguiente encuentro recordamos y analizamos la actitud del padre de
la parábola. Oramos y decidimos esperar. Mi sugerencia fue que le dieran la
semanalidad si vuelve al colegio. Optó por no volver al colegio, por lo que la
oferta se redujo a la mitad.
En la tercera semana oramos declarando que Dios terminaría de resolver
el caso. La mujer con la que el joven se había ido se “desenamoró”. Mi
sugerencia fue “no más semanalidad por un tiempo” y que lo esperaban en su
casa para celebrar juntos su retorno.
Fueron tres duras semanas de llanto, oración y ayuno. Estos pastores
podrán predicar y aconsejar con la autoridad a partir de la experiencia vivida.
Un profesional cristiano recibe la guía de Dios y en ocasiones puede hacer un
plan basado en la Biblia, junto a sus consultantes.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Otros Recursos
Aunque estas son sugerencias para todo cristiano, también para todo
profesional, quiero mencionar como claves para la consulta:
El respeto y la confianza en el vínculo.
La empatía
La resiliencia.
El tiempo necesario. El profesional cristiano no es un despachante
exprés al final de una reunión para dar la solución al problema
inmediato ni a quien viene sufriendo un antiguo conflicto. Tampoco
debe serlo el pastor. Hay personas que creen que con dos frases el
pastor le dirá justo lo que debe hacer para solucionar su vida.
También algunos pastores lo creen.
La premisa central es tener en mente que Dios siempre tiene una salida o
un porqué, una voluntad específica para ese problema (la conozcamos o no).
Así, la perspectiva es diferente.
El objetivo de la Diplomatura en Psicología Cristiana y
Neuroteología Bíblica
El objetivo es dotar al profesional cristiano de recursos que lo preserven
y lo preparen para fundir su creencia cristiana con los principios teóricos de
su profesión, así de poder llevar de la mano su fe y su formación secular a la
consulta, a la entrevista.
La experiencia nos ha mostrado que a veces es difícil para el profesional
cristiano de la ayuda, conjugar ambas posturas en su accionar laboral o en su
relación eclesiástica.
Esta carrera posibilita unir, consolidad y facilitar la forma de llevar
ambas actitudes a la par, de modo de ser eficientes profesionales que no dejan
en suspenso su fe cristiana al otro lado de la puerta de su consultorio.
Comprendemos que la capacitación secular insiste en que la fe no se
cruza ni debe acercarse a la ciencia y por tanto muchos profesionales
cristianos aplican esta idea sin meditar en sus prioridades. Por el contrario, es
nuestra meta otorgar al profesional cristiano aquellas alternativas que lo
habiliten, es decir, que lo vuelvan hábil para poder lograrlo.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Lograr este objetivo hará tanto mejores profesionales cristianos como
mejores cristianos profesionales, redundando en mejores resultados en los
tratamientos, terapias o procesos realizados.
Además cabe pensar que, si tal como nos fue enseñado en las
universidades, la naturaleza del vínculo (profesional-paciente) influye tanto
en el resultado del proceso terapéutico, si la mejoría tiene que ver con la
relación tanto como con la teoría misma, ¿cómo podría resultar este vínculo
si Dios participara en él? Divino.
Conclusión
El gran desafío de los profesionales cristianos en las últimas décadas ha
sido evangelizar desde el ejercicio de su pericia. La brecha entre el evangelio
y los estudios universitarios ha sido criticado en muchas de las iglesias
locales en la Argentina. El conocimiento jamás podrá reemplazar la
necesidad de Dios ni llenar un vacío existencial.
Hoy convocamos a que las iglesias retengan, instruyan y ejerciten a sus
profesionales a ganar las almas de sus pares y de sus colegas. (1ª. Corintios
9:20)
Sugerencias de Trabajo Práctico:
Si terminado este capítulo se optara por hacer un trabajo práctico se
sugiere alguno de los siguientes:
Elija un caso bíblico donde se sitúe una relación terapéutica entre
dos personajes bíblico (el ejemplo que se mostró es el de Jesús y la
Mujer Samaritana) y haga un análisis basado en la manera positiva
o negativa de vincularse y ayudar a otra persona.
Realice por escrito su autobiografía. Un recuento breve de su vida.
Los hechos importantes, su testimonio, etcétera. Es un relato
cronológico de su YO.
Escriba una nota periodística para describir ¿Qué es la Psicología
Cristiana?
******ebook converter DEMO Watermarks*******
CAPÍTULO 2
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Seguridad de salvación – sanidad
interior
Lic. N. Susana Meliá
Salvación
Para comenzar a hablar de la Salvación primero repasamos algunas de
sus definiciones: Solución de un problema grave o liberación de un peligro,
de una amenaza, de una situación difícil, entre otras.
La salvación es la liberación de un peligro o un sufrimiento. Salvar es
liberar o proteger. La palabra contiene la idea de victoria, salud, o
preservación. Algunas veces, la Biblia usa las palabras “salvo” o “salvación”
para referirse a algo temporal, liberación física, como la liberación de Pablo
de la prisión (Filipenses1:19).
Con más frecuencia, la palabra salvación se refiere a una eterna
liberación espiritual. Jesús iguala el ser salvo con la entrada al reino de Dios
(Mateo 19:24-25). La palabra “salvación” viene de la raíz hebrea Yasha. Esta
raíz hebrea significa “el ser espacioso”. De esa misma raíz hebrea salen las
palabras liberación, emancipación, preservación, protección y seguridad.
Hablar de la salvación puede resultar ameno o complejo según el
entendimiento personal de su significado. Para cada religión, por ejemplo la
cristiana, el efecto de la salvación puede implicar, alcanzar la vida eterna, ser
libre de la carga del pecado, pasar de muerte espiritual a vida y se alcanza por
gracia. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de
vosotros, pues es don de Dios.” (Efesios 2:8-9).Otras proponen llevar una
vida pura, lograr méritos a través de la adoración, mencionar repeticiones de
fe en la figura de un dios y no les interesa alcanzar la vida eterna.
Por otra parte, los musulmanes alcanzan la salvación por las obras “Para
aquellos que creen y hacen obras de justicia Alá ha prometido perdón y una
magnífica recompensa;” (Surah 5:9) “Y Él responde a aquellos que creen y
hacen buenas obras, y les da más de Su favor; y (como para) los infieles, ellos
******ebook converter DEMO Watermarks*******
tendrán un castigo severo.” (Surah 42:26, online, traducción por M. H.
Shakir).
La salvación es un tema que ha sido de controversial a lo largo de los
siglos. Recordemos históricamente que la doctrina que dividió la iglesia
Católica de la iglesia Protestante en su momento, fue la doctrina de la
salvación. Esto sucedió cuando Martín Lutero llegó a entender que la
salvación es algo que Dios da por gracia y no por obras (Efesios 2:8-9); y que
somos justificados por la fe y no por las obras de la ley. (Gálatas 2:16) dice
que “el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino porla fe de
Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser
justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por
las obras de la ley nadie será justificado”.
Para desarrollar el tema ahora nos podemos preguntar ¿qué relación
tiene la salvación con la psicología cristiana? Por ello vamos a considerar
conceptos que nos van a ayudar a este entendimiento.
El estudio de la psicología trata con la mente, sus sentidos y el
comportamiento humano. Los circuitos de interacción mental se pueden dar
de manera que nuestra mente controle nuestro comportamiento, y nuestro
comportamiento influye y es influido de muchas formas. El hombre
continuamente está tratando de explorar la mente en el comportamiento
humano.
Puede ser natural para el cristiano entender que su mejor fuente de
conocimiento es entender a Aquel que creó la mente de la humanidad,
además de considerar el libro de texto que Él ha escrito sobre la mente y el
comportamiento humano, ese libro es la Biblia. Ya sea que las personas
acepten los principios de la Palabra de Dios y concuerden con ellos o no, la
forma de pensar y actuar del ser humano saludable está sujeta a los principios
que se encuentran en la Biblia. De allí nos incumbe considerar lo que Dios
tiene para decir sobre este tema. La Biblia no es un libro de texto de
psicología, sino más bien es un texto sobre Dios y su relación con la
humanidad que Él creó.
El universo atraviesa una época llena de cambios que producen temores
y problemas para adaptarse repentinamente a las circunstancias cotidianas.
Escuchamos noticias en la televisión, leemos los diarios, tratamos de
******ebook converter DEMO Watermarks*******
comprender en cierta medida lo que está ocurriendo en el mundo Escuchamos
acerca de los problemas que experimentan las personas en distintas partes de
la tierra, terrorismo, secuestros, violencia, la problemática de la juventud de
hoy, las drogas, y el desvalimiento de niños y ancianos. En general, como
cristianos, estamos separados de algunas de las realidades del mundo. Sin
embargo, y en una forma paradójica, porque somos seres humanos, nos
vemos atrapados muchas veces por los mismos problemas que enfrenta el
mundo.
Hasta cierto punto, el mundo alcanza a ser diferente para las personas de
Fe, los problemas se pueden percibir de dimensiones menos pequeñas o
dramáticas y su impacto no ser tan traumático, como sucede con las distintas
personas en el mundo pero, básicamente, los seres humanos tienen la misma
naturaleza común, y todos tenemos los mismos problemas comunes. El
individuo a lo largo de su vida adulta atraviesa sentimientos de vacuidad que
le producen angustia, la salvación del ser humano desde nuestra cosmovisión
cristiana no solo le provee el encuentro con Jesús dador de la vida sino la
esperanza y sentido de propósito para su existencia con la percepción de
caminar “como viendo al invisible”. Esta perspectiva en Dios, satisface las
necesidades internas de seguridad, pertenencia aceptación, comprensión entre
otras
La persona sin Dios puede vivir de distintas maneras la idea de Dios, una
puede ser, sin conciencia de su existencia, otras en confusión o vacío interior
al no encontrar un propósito claro o definido, para vivir en Él. Es necesario
para vivir una vida en plenitud, en espíritu, alma y cuerpo, unir los aspectos
que nos separan de Dios
Las necesidades psicológicas satisfechas proveen la promoción de la
salud mental en el individuo. Un psicólogo llamado Abraham Maslow
mencionó las siguientes necesidades psicológicas básicas: de seguridad,
integridad y estabilidad; de amor y de sentido de pertenencia; de estima y
respeto a sí mismo. Y por otro lado, el psicólogo Erich Fromm menciona que
“las necesidades psíquicas fundamentales que nacen de las peculiaridades de
la existencia humana deben ser satisfechas de una manera o de otra para que
el hombre no enferme, así como las necesidades fisiológicas han de
satisfacerse para que no muera”.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
La persona persistentemente busca alcanzar el afecto, el amor, el
reconocimiento, la pertenencia. Si no puede alcanzar a cubrir estas
necesidades, el individuo puede llegar a conductas desadaptadas y
antisociales. Esto es a lo que se le llama necesidades psicoafectivas.
Muchos de los conflictos mentales están en el individuo por acarrear sus
historias del pasado, culpas, errores falta de perdón, vida sin principios y
valores. La salvación va a proveer un orden psicológico al individuo en la
medida que entra en relación y entendimiento de Dios como fuente de una
nueva vida. Como padre, ayudador, consolador, guía y su palabra como
fuente cotidiana de sabiduría.
Una de las necesidades emocionales que imperiosamente precisamos
satisfacer es la del afecto: amar y ser amados. El bebé al nacer no solo
necesita alimento, sino ser recibido con amor, acunado, acariciado. La
carencia afectiva o las alteraciones por carencia relacional se refieren a
aquellas situaciones en que la maduración de la personalidad del niño se
encuentra afectada por la falta de estimulación afectiva. Cualquier persona
puede creer no haber amado lo suficiente o no haber sido amado de forma
adecuada, la ausencia de estimulación afectiva durante la infancia por parte
de los adultos, que juegan un rol relacional afectivo importante, provoca la
aparición de trastornos, no tan solo de la maduración, sino también síntomas
clínicos que se expresan en trastornos somáticos, afectivos y conductuales.
Históricamente se ha comprobado que aquellos bebes huérfanos
sumergidos situaciones de guerra en los que no se ha satisfecho su
afectividad mueren. Dar de mamar a los bebés, no sólo por el beneficio de la
leche de la madre que recibe el bebé, sino por esa sensación de seguridad que
recibe el bebé mientras está en brazos de su madre. Esto es algo que no
logrará ningún biberón, y todo ser humano necesita este afecto, no sólo como
bebé sino por el resto de su vida. La palabra nos refleja en varios pasajes el
amor de Dios, tomamos uno (Gálatas 2:20) “Con Cristo estoy juntamente
crucificado, y ya no vivo yo, más vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la
carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí
mismo por mí.”
La segunda necesidad que necesita ser satisfecha es la de aceptación de
lo que uno es, y del carácter único de cada individuo. Necesitamos sentirnos
******ebook converter DEMO Watermarks*******
aceptados por otras personas. Esto es parte de nuestra comunidad, de estar
juntos. “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en
sus brazos.” (Salmos 27:10). La Biblia es directa en cuanto a ser aceptados
tal cual somos y varios pasajes bíblicos dan evidencia de la aceptación de
nuestra identidad tal cual somos.
Otra necesidad es el aprecio, tener una estima crítica favorable hecha en
nuestro propio interior. Cierto sentido de aprobación, una palmada en la
espalda por un trabajo bien hecho. Damos medallas, cartas de
recomendación, banquetes de apreciación. Entregamos premios y
recompensas, y muchas clases de cosas. Todos lo necesitamos. Necesitamos
ser apreciados. “Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún
pecadores, Cristo murió por nosotros”. En la proporción que el cristiano se
entrega a sí mismo a Dios y obtiene la provisión de Dios, su experiencia será
maravillosa, una demostración sobrenatural de lo que Dios puede hacer con
una vida que está rendida a Él. “La confianza segura que Cristo murió por mí,
significa creer, depositar la confianza en los méritos de Cristo, de que por
amor a su Hijo, Dios ciertamente está dispuesto a demostrarnos misericordia
en Cristo.
La necesidad de logro, no es sólo una sensación de satisfacción, sino
también el resultado de aquello que es digno de ponderación, para que
cuando alcanzamos un objetivo haya cierta cantidad de apreciación por ese
logro. Eso nos hace sentir bien, para que deseemos emprender otra vez un
objetivo a alcanzar.
La Salvación en las escrituras nos proveen unaperspectiva
esperanzadora de la existencia del hombre y de las necesidades con las cuales
fue creado por Dios. Repasando los principios básicos recordamos que
estábamos separados de Dios, hasta ignorando su persona, cuando el Espíritu
Santo se revela a nosotros también revela nuestra condición humana falible.
¿De qué somos salvados? Nuestro pecado nos ha separado de Dios, y la
consecuencia del pecado es la muerte (Romanos 6:23). La salvación bíblica
se refiere a nuestra liberación de las consecuencias del pecado, y por lo tanto,
implica la remisión del pecado.
También estos principios nos orientan hacia la manera de alcanzar la
salvación Y todo el que invoque el nombre del Señor será salvo. (Hechos
******ebook converter DEMO Watermarks*******
2:21). Siendo el propósito provisto “Ser redimido de la Maldición del
pecado” (Efesios 2:8).
Aspectos de la Salvación
Comencemos con el significado de salvación. Tal vez alguien le haya
preguntado: “¿Es usted salvo?” Esto inmediatamente trae a colación otra
pregunta: “¿Salvo de qué?”. Las escrituras dicen “por cuanto todos pecaron, y
están destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23). La certeza de
pertenencia y de destino provee seguridad interior a las personas.
Pero no solo estos son los efectos de la salvación, también somos
Justificados ante Dios. Hay una reorganización en nuestro psiquismo en pasar
de estar separados de Dios a estar unidos a Él. Justificación se refiere a ser
hechos justos, correctos o rectos. Literalmente significa ser enderezados,
perfectamente alineados (con Dios). Él sabía que naturalmente el hombre está
sujeto a necesidades y pasiones. Es por ello que proveyó una solución
“Justificados, pues, por la fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro
Señor Jesucristo” (Rom.5:1)
Inicialmente, somos justificados o alineados con Dios cuando, en
arrepentimiento y en fe en la sangre derramada de Cristo como expiación por
nuestros pecados, se nos perdonan éstos y Dios nos considera justos. La
justificación, en este sentido, también se conoce como reconciliación.
Corresponde al aspecto de la salvación según el cual hemos sido salvados del
pecado y de la muerte en tanto nos mantengamos en el camino de Dios.
Sólo cuando Cristo vive en nosotros por medio del Espíritu Santo
podemos tener éxito en la obediencia y permanecer justificados (comparar
Gálatas 2:20 con Romanos 7:7-8:11).
Asimismo, algo más va a suceder en el camino de ser salvos y
justificado. Ocurre la regeneración, como parte de este proyecto. El creyente
que en un principio estaba muerto espiritualmente, ahora ha recibido vida
eterna. Es la idea de nacer de nuevo, o la figura de renacer. En 2ª. Corintios
5:17 el pensamiento se hace claro: «De modo que si alguno está en Cristo,
nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas
nuevas.» Las tres acciones hablan de la nueva vida, la cual se recibe por fe en
Cristo.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Dada la naturaleza del acto del nuevo nacimiento, la resurrección
espiritual y la creación, está claro que la regeneración no es llevada a cabo
por ninguna buena obra del hombre. No es un acto de la voluntad humana en
sí misma, y no es producida por ninguna ordenanza de la iglesia tal como el
bautismo por agua. Es enteramente un acto sobrenatural de Dios en respuesta
a la fe del hombre.
La regeneración es instantánea y es inseparable de la salvación. Cuando
un creyente recibe a Cristo por la fe, es nacido de nuevo y en el acto del
nuevo nacimiento recibe una nueva naturaleza. La Biblia hace referencia a
esto como al «nuevo hombre» (Ef. 4:24), del cual se nos exhorta a que “nos
vistamos” en el sentido de que deberíamos aprovecharnos de su contribución
a nuestra nueva personalidad. A causa de la nueva naturaleza, un creyente en
Cristo puede experimentar a menudo un cambio drástico en su vida, en su
actitud hacia Dios y en su capacidad de tener victoria sobre el pecado.
Seguridad de Salvación
Tener la vida eterna es el terreno para la seguridad eterna. Es
primeramente una obra de Dios, no del hombre, no depende de ninguna
dignidad humana. Si bien la fe es necesaria, no es considerada una buena
obra la cual merece la salvación, sino más bien abre el canal a través del cual
Dios puede obrar en la vida individual. Así como el nacimiento natural no
puede ser invertido, de la misma manera el nacimiento espiritual tampoco
puede serlo; una vez efectuado, asegura al creyente que Dios siempre será su
Padre Celestial.
La doctrina de la seguridad eterna, de acuerdo a esto, descansa sobre la
pregunta de si la salvación es una obra de Dios o del hombre, si es
enteramente por gracia o basada en los méritos humanos. Aunque el nuevo
creyente en Cristo puede fallar en lo que él debería ser como un hijo de Dios,
así como se da en el caso del parentesco humano, esto no altera el hecho de
que él ha recibido una vida de su Padre Celestial, que es eterna. También es
cierto que la vida eterna que tenemos ahora se expresa sólo parcialmente en
la experiencia espiritual. Tendrá su gozo final en la presencia de Dios en los
cielos.
Otro aspecto de la salvación, es la santificación, obra directa del Espíritu
Santo que perfecciona la vida espiritual del creyente a partir del nuevo
******ebook converter DEMO Watermarks*******
nacimiento. Cuando analizamos el uso de la palabra “santo” en el Antiguo
Testamento, nos damos cuenta que el acto de santificar algo implicaba dos
aspectos: por una parte apartar (Levíticos 20:26; Éxodo 40:9; 2 Crónicas
7:16; Hechos 13:2); y por la otra parte dedicar (Números 6:2; 1 Samuel 1:11;
1 Crónicas 23:13).
Condiciones de la Salvación
Sencillamente las referencias bíblicas nos plantean las circunstancias en
las cuales podemos ser salvos. “Porque con el corazón se cree para ser
justificado, pero con la boca se confiesa para ser salvo”. (Romanos 10:10).
Porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido
(Lucas 19:10).
Para cerrar estas reflexiones hacemos paso a un concepto inseparable de
todo cambio humano que es la Fe. En el sentido bíblico del vocablo, fe
significa creencia y confianza. Es la aprobación de la mente o intelecto, y el
consentimiento de la voluntad. Con respecto al intelecto, es creencia en las
verdades apeladas, relativas a Dios y a Cristo; con referencia a la voluntad, es
la aceptación de estas verdades según dirigen los principios de la vida.
La fe de carácter intelectual significa el reconocimiento de que el
evangelio es verídico, es una realidad, la fe afectiva o del corazón significa la
dedicación voluntaria, de la vida de uno a las obligaciones que están
encerradas o incluidas en la realidad del evangelio. La fe en calidad de
confianza incluye asimismo un elemento emocional; de ahí que la fe
salvadora sea un hecho de la personalidad toda, que abarca el intelecto, las
emociones y la voluntad.
El significado de la fe puede ser determinado por la forma en la cual se
emplea en el original griego. Unido a ciertas preposiciones griegas el vocablo
“creer” significa la idea de reposar o descansar sobre un fundamento seguro,
como por ejemplo Jn. 3:16; unido a otra preposición significa una confianza
que une a la persona al objeto de su confianza, o lo solidariza con ella. La fe
es de esta manera un vínculo de unión entre el alma y Cristo
Todo hombre está capacitado o dotado para depositar su confianza en las
riquezas, en el hombre, en amigos y más. Cuando la creencia se funda en la
Palabra de Dios, y la confianza reposa en Dios y en Cristo, luego tenemos fe
salvadora.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Sanidad Interior
Cuando Dios nos creó, Él nos hizo a cada uno de nosotros únicos,
singulares, diferentes. En su perfecto amor y conocimiento de la condición
humana se ocupó de nosotros desde que fuimos creados. Este “SER” refleja
nuestros dones, fortalezas, habilidades y cualidades como lo describe el
(Salmo 139) “Tu formaste mis entrañas; me hiciste en el vientre de mi madre.
Te alabaré porque formidables y maravillosas son tus obras:estoy
maravillado y mi alma lo sabe muy bien”. Cuando alguien dice que alguna
labor o habilidad se le da naturalmente, estamos hablando del talento y las
características especiales que Dios le dio, fluyen de quien Él es. Nuestras
decisiones y circunstancias pueden influir en este diseño significativo. Por
ello también Dios preparó maneras de recuperar una interioridad saludable.
El pensamiento de Dios Sobre el Hombre
Es necesario tener presente de alguna manera la visión con la cual Dios
nos diseñó a fin de comprender sus propósitos para nuestra vida. Las
escrituras poseen una amplitud de referencias pero solo mencionaremos
algunas. (Génesis 1:26 y 31) Y dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra
imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga dominio sobre los peces del
mar, y sobre las aves de los cielos, y sobre las bestias, y sobre toda la tierra
y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra.” “Y vio Dios todo lo que
había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la
mañana el día sexto”.
Desde la psicología se considera que una persona no puede tener un
sentimiento sin un recuerdo en la mente que sea la fuente del sentimiento de
satisfacción o insatisfacción (agrado/desagrado). A menudo los sentimientos
destructivos se refieren a recuerdos que fueron traumáticos pero que todavía
tienen un poder emocional debido a conclusiones negativas que están en la
mente.
La base bíblica para este trabajo de sanidad interior es reconocer la
propuesta de (Romanos 12: 2) “Transformaos por medio de la renovación de
vuestro entendimiento”. Cuando una mentira o conclusión negativa es
descubierta y reemplazada con la verdad, la persona es liberada.
En la creación cuando Dios forma al hombre puede perfilar la
******ebook converter DEMO Watermarks*******
imperfección, debilidades y o confusión, a la vez proveer su salida a estas
carencias propias del ser humano. Juan 10:10 dice “El ladrón sólo viene para
robar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la
tengan en abundancia”. La persona al tener mayor claridad sobre sus
dificultades puede alcanzar la libertad de vivir sin cargas del pasado por
errores o malas decisiones cometidas
El propósito de Dios para nuestra vida
“Y conoceréis la verdad y la verdad os hará libres” (Juan 8:36). Vamos
a repasar algunas de las razones por las cuales la persona necesita ser sanada
espiritualmente:
De la misma manera que nuestro cuerpo se daña o enferma frente a un
trauma, la mente puede atravesar momentos de dificultad que luego dejen
heridas, muchas de ellas se producen durante el tiempo de crecimiento.
Trauma emocional y psicológico son el resultado de un evento
extraordinariamente tenso o eventos que rompen el estado de seguridad,
haciendo que una persona se sienta vulnerable e indefensa. El evento
traumático pudo haber sido una experiencia aislada o repetitiva. El
sentimiento de sobrecarga puede ser inmediato o puede prolongarse por
semanas, años o inclusive décadas mientras que la persona luche por hacer
frente a las circunstancias tensas.
“Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a
nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en
Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos” (2ª.Timoteo 1:9). Será un
paso de fe para quien aceptare la gracia de Dios para su vida a través de esta
obra regeneradora.
Tipos de heridas
Los efectos de estas heridas se observaran de distintas formas, ya sea por
la conducta, las características de su comunicación con el entorno, su forma
de relacionarse y vivir, entre otras.
Tener en cuenta que solo un profesional está capacitado para
diagnosticar. Los síntomas del trauma son amplios y varían en gran medida
en la expresión y la gravedad de una persona a otra. Por ejemplo: Las
consecuencias de las heridas pueden causar relaciones rotas. Las relaciones
******ebook converter DEMO Watermarks*******
rotas causan “ceguera en las relaciones” ya que no nos permiten actuar con
sabiduría; vernos a nosotros mismos con la perspectiva correcta y como Dios
nos ve; ver a otros como son en realidad, con sus fortalezas y debilidades,
con sus necesidades. Las relaciones rotas causan insensibilidad: Solo
pensamos en satisfacer nuestros deseos egoístas; no nos preocupamos
sinceramente por las necesidades de los demás.
Algunos sentimientos que aparecen como resultado de estar herido:
Dolor, Indignación, Ira, Culpa Miedo. Por ejemplo: El miedo al
abandono. La soledad es el peor enemigo de quien vivió el abandono en su
infancia. Habrá una constante vigilancia hacia esta carencia, lo que
ocasionará que quien la haya padecido abandone a su pareja y a sus proyectos
de forma temprana, por temor a ser ella la abandonada. Sería algo así como
“te dejo antes de que tú me dejes a mí”, “nadie me apoya, no estoy dispuesto
a soportar esto”, “si te vas, no vuelvas…”
Las personas que pasaron situaciones de abandono en la infancia,
necesitarán trabajar su miedo a la soledad, su temor a ser rechazadas y las
barreras invisibles al contacto físico. La herida causada por el abandono no es
fácil de curar. La persona será consciente que ha comenzado a cicatrizar su
herida emocional cuando el temor a los momentos de soledad desaparezca y
en ellos empiece a fluir un diálogo interior positivo y esperanzador.
El miedo al rechazo es una de las heridas emocionales más profundas,
pues implica el rechazo de nuestra interioridad. Con interioridad nos
referimos a nuestras vivencias, a nuestros pensamientos y a nuestros
sentimientos. En su aparición pueden influir múltiples factores, tales como el
rechazo de los progenitores, de la familia o de los iguales. Genera
pensamientos de rechazo, de no ser deseado y de descalificación hacia uno
mismo. La persona que padece de miedo no se siente merecedora de afecto ni
de comprensión y se aísla en su vacío interior. Es probable que si el sujeto ha
sufrido en la infancia estos efectos, sean personas huidizas. Por lo que debe
trabajar los temores, miedos internos y esas situaciones generadoras de gran
temor.
La humillación genera una herida interior, cuando en su momento se
cree que los demás desaprueban y critican a la persona. Se crean estos
problemas en los niños, diciéndoles que son torpes, malos o tontos, así como
******ebook converter DEMO Watermarks*******
aireando sus problemas ante los demás; esto destruye la autoestima infantil.
Las heridas emocionales de la humillación forjan con frecuencia una
personalidad dependiente. Haber sufrido este tipo de experiencias requiere
que se reflexione sobre la independencia, libertad, la comprensión de las
propias necesidades y temores con la ayuda de la Palabra de Dios.
La traición o el miedo a confiar surge cuando el niño se ha sentido
traicionado por alguno de sus padres, no cumpliendo sus promesas. Esto
genera desconfianza que se puede transformar sentimientos negativos, por no
sentirse merecedor de lo prometido y de lo que otros tienen. Haber padecido
una traición en la infancia construye personas controladoras y que quieren
tenerlo todo atado y reatado.
Si has padecido estos problemas en la infancia, es probable que sientas la
necesidad de ejercer cierto control sobre los demás, lo que frecuentemente se
justifica con un carácter fuerte o manipulador. Estas personas suelen
confirmar sus errores por su forma de actuar. Sanar las heridas emocionales
de la traición requiere trabajar la paciencia, la tolerancia y el saber vivir, así
como aprender a estar solo y a delegar responsabilidades. Leer y releer los
pasajes e historias bíblicas de personajes que han sufrido de estas
circunstancias, le ayudará a comprenderse desde el amor de Dios.
La injusticia como herida emocional se origina en un entorno en el que
los cuidadores principales son fríos y autoritarios. En la infancia, una
exigencia en demasía y que sobrepase los límites generará sentimientos de
ineficacia y de inutilidad, tanto en la niñez como en la edad adulta. Las
consecuencias directas de la injusticia en la conducta de quien lopadece será
la rigidez, pues estas personas intentan ser muy importantes y adquirir un
gran poder. Además, es probable se haya creado un fanatismo por el orden y
el perfeccionismo, así como la incapacidad para tomar decisiones con
seguridad. Requiere trabajar la desconfianza y la rigidez mental, generando la
mayor flexibilidad posible y permitiéndose confiar en los demás. La
confianza en Dios y la guía del Espíritu Santo le ayudará a pensar
correctamente.
Se pueden comenzar a sanar las heridas del alma, en la medida de darse
cuenta que pueden afectar nuestro bienestar, nuestra salud y nuestra
capacidad para desarrollarnos como personas.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
Por otra parte es necesario tener en cuenta aspectos relacionados con La
“herencia psicológica”, aquello que marca el mundo simbólico y relacional
de una generación y afecta directamente a tres o más generaciones. Por lo
cual este tema favorece el reconocimiento de los antepasados, e igualmente
invita a un proceso donde se puede aliviar y descargar el sufrimiento y el
dolor transmitido. La Biblia es específica en cuanto al impacto de las
herencias familiares (Levítico 26:3-13; Deuteronomio 7:12-24)
Aunque la cultura, el contexto y la época de desarrollo del individuo
influyen en su patrón conductual, es la familia y las experiencias vividas en
ella, quien determinará la organización psicológica y representacional de un
individuo. La familia puede ser el espacio donde se pueden proveer
experiencias constructivas tales como el amor, la confianza, la identidad y
pertenencia, tradiciones, vínculos seguros, patrones relacionales sanos; sin
embargo pueden presentarse igualmente experiencias contrarias y
destructivas para un individuo, tales como maltrato, abuso sexual, abandono,
humillaciones, entre otros.
Al observar con frecuencia en la atención de familias, cómo la historia
vivida en la infancia de los padres y abuelos, se repite muchas veces en sus
patrones de crianza dan una pista necesaria para su atención. Estos mitos,
hitos o legados marcan como una especie de estructura mental, que a través
de las experiencias propias se van cubriendo con otros matices, pero que sin
embargo se rigen a través de sus “vigas estructurales”. Como por ejemplo
experiencias de maltrato de padre/ abuelos en su infancia, usualmente son
replicados por éstos de manera casi automática. También se representa en
experiencias devastadoras, tales como el abuso sexual o el abandono.
Afortunadamente, no en todos los casos estas negligencias se replican, más
bien se hacen conscientes y son sanadas, entran en juego otras capacidades
personales que hacen que una persona decida no continuar con esos legados
familiares vividos. Se propone entonces espacio de dialogo que faciliten la
descarga del dolor que sus antepasados aquejaron.
Puede suceder en el caso de “aquello” que no se habla, que se niega o se
oculta, puede tomar mayor fuerza y cobrar otra dimensión, hasta que en algún
momento ya no puede ocultarse más, y comienza a manifestarse de diversas
maneras: a través del cuerpo, con manifestaciones somáticas, a través de
nuestras relaciones adultas insatisfactorias, a través de sueños o experiencias
******ebook converter DEMO Watermarks*******
oníricas, entre muchas otras formas de representarse. Con el objetivo de hacer
consciente su presencia para que se procese y de esta manera se logre bajar el
efecto patológico y paralizador.
Al poner el foco y reconocer esas herencias, se puede observar
experiencias constructivas en diversos ámbitos, tanto personales como
sociales, o por el contrario expresado a través de “limitaciones” o “síntomas”.
Ambos matices dan la oportunidad de sacar a la luz aquello que nos
compone, le da voz a aquello que está dentro del linaje psicológico, para así
“abrir la cripta” y reorganizar o reconstruir aquello que aqueja y no nos
permite avanzar, logrando desatar esos nudos del pasado, descargando el
peso y el dolor de las experiencias que le corresponde a generaciones
anteriores e impactan en la vida actual.
Buscando la Sanidad. Su propósito. Isaías 53:4-6, 11, dice:
“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros
dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y
abatido. Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por
nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su
llaga fuimos nosotros curados. Todos nosotros nos descarriamos
como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Yahve cargó
en él el pecado de todos nosotros.”. “Verá el fruto de la aflicción
de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará
mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos”.
Las mentiras e interpretaciones distorsionadas pueden ser cambiadas
porque ellas son realidades percibidas. La realidad no cambia con la sanidad
interior, lo que cambia es la percepción de la persona sobre la realidad. La
transformación está en la reinterpretación de la experiencia cuando la verdad
reemplaza la mentira y la persona recibe descanso de su confusión emocional
que está localizada en una memoria traumática. Esta sanidad produce una
recuperación completa porque una vez que la mentira es reinterpretada por la
verdad, la persona no necesita regresar y manejarla de nuevo. Cuando las
emociones destructivas son liberadas de un recuerdo específico el resultado
es la transformación de la mente, que produce una paz que solo puede venir
del Príncipe de Paz.
La sanidad interior es diferente de la consejería pastoral, la sanidad
******ebook converter DEMO Watermarks*******
interior es un proceso que no juzga ni está basado en la exhortación y
advertencia. Es diferente de la terapia en cuanto a que la verdad viene del
Espíritu Santo quien le habla a la mente de la persona. En el proceso de
sanidad interior cristiana, la persona invita a Jesús a su recuerdo y cuando la
verdad es revelada cualquier sentimiento negativo emocionalmente aferrado
se libera. El terapeuta cristiano ayudará a la persona escuchándola y orando
por ella. Cuando Jesús revela la verdad, la mentira sale y la verdad
transforma la mente. Con el enfoque de sanidad interior, las personas pueden
recibir sanidad emocional con terapeutas cristianos en el ámbito clínico.
El proceso de sanidad interior requiere la revisión de las áreas
mencionadas a menos que se posea la información de la dimensión afectada
la persona. En la descripción de su sentir, la persona menciona sus
apreciaciones sobre su vida y consecuencias.
La percepción de un sentimiento destructivo o recuerdo negativo
que trae malestar, como una mentira o estafa emocional, se incrusta o
establece en la memoria original. Muchas veces no hay un solo recuerdo sino
una combinación de recuerdos que socavan la vida de la persona.
El sentimiento destructivo, que se experimenta en el presente, es el
principio del camino que conduce a la mentira, que es la causa o raíz de ese
sentimiento destructivo. Si se hace el camino, retrocediendo en el tiempo a
partir del sentimiento destructivo en el presente, los recuerdos que se
conectan con ese sentimiento destructivo específico, serán revelados. Por
ejemplo, si el miedo es el sentimiento actual, un recuerdo conectado a él,
aparecerá en la mente de la persona. El primer recuerdo será tal vez el de una
experiencia reciente. El proceso es trabajar retrospectivamente a lo largo del
camino emocional, de recuerdo en recuerdo, hasta que se llegue al recuerdo
“original”, que está, en la mayoría de los casos, en la infancia. El recuerdo
puede ser algo en que la persona piensa a veces, o tal vez una experiencia
reprimida que ha sido desasociada.
Una vez que el recuerdo ha sido localizado, la mentira necesita ser
identificada. La mentira es la creencia o afirmación que fue plantada en la
mente de la persona durante el tiempo del trauma. La mentira es la parte más
difícil del proceso porque se siente como verdadera. A veces se requiere
trabajo de equipo entre la persona y el terapeuta para escuchar la señal del
******ebook converterDEMO Watermarks*******
Espíritu Santo y aclarar la mentira precisa. Por ejemplo, no fue
necesariamente la primera vez que a la persona le dijeron que era un
“estúpido e idiota” que la decepción se incrustó, pero fue la primera vez que
él aceptó la decepción como realidad y que el sentimiento destructivo llegó a
anclarse en la psiquis.
En esta etapa, a la persona se le pide invitar a Jesús a su recuerdo.
Algunas veces la persona percibe a Jesús, sienten su presencia. Sucede por la
naturaleza amorosa y bondadosa de Dios. Dios es Restaurador. Cuando Jesús
revela su verdad, la mentira se disipa. Cuando la mentira se va, las emociones
cambian para adecuarse a la verdad.
Mientras la mentira se encuentre incrustada en el recuerdo, las
emociones destructivas alimentarán las experiencias presentes, haciendo la
vida miserable. El juego de Satán es implantar la mentira temprano en la vida
de la persona y hacer que funcione destructivamente siempre. Como un gran
mentiroso y engañador, Satán no necesariamente habla a la persona
directamente, como hizo con Eva en el paraíso. Para ser curada, la persona
necesita visitar el pasado herido e invitar al verdadero Señor Jesucristo de
Nazareth que transforma la mentira. Jesús honra la libre voluntad y sólo sana
cuando es invitado. Cada persona tiene que reconocer su propia necesidad de
sanidad e invitarlo a Él por su propia voluntad.
Los pasos del proceso de Sanidad Interior:
1. Explique el proceso de sanidad interior. La persona tiene que
entenderlo y aceptarlo.
2. Escuche con atención el relato presentado por la persona (tome nota
de los sentimientos negativos específicos).
3. Pidan al Espíritu Santo guiar a la persona a su memoria para
descubrir el origen del “sentimiento”.
4. La persona describe la escena donde la mentira está anclada.
5. La persona invita a Jesús a intervenir en ese recuerdo.
6. Con la ayuda del Espíritu Santo la persona discierne la “mentira” o
la conclusión negativa instalada en la memoria.
7. El ayudador ora para que Jesús revele a la persona la “Verdad” que
se relaciona con la “mentira”. Ore junto a la persona para que se
rompa la mentira, y luego por limpieza espiritual en toda su vida y
******ebook converter DEMO Watermarks*******
hogar
8. Poner atención en la intensidad del sentimiento del recuerdo
original. Si el sentimiento permanece, trate de buscar cualquier otra
creencia o mentira que se asocie a ese recuerdo.
9. Renueve el proceso hasta que la intensidad del recuerdo no
produzca malestar.
10. Den gracias a Dios que a través del sacrificio de Jesús la persona
obtiene la sanidad y enfoque a la persona en la “verdad”.
11. Que la persona ore dando gracias al Señor e invitando al Espíritu
Santo a morar en su vida.
Conclusión
Hoy solo resumimos un aspecto de la propuesta divina perfilada a lo
largo de la Palabra que nos anima a escudriñar y analizar con mayor hondura.
Estudiar y profundizar en las escrituras nos da la certeza de poder
responder ¿Quién es mi Dios? Muchos cristianos abrumados se sienten
apabullados ante esta pregunta, sin embargo al no haber comprendido, Quien
Es, están sumergidos en angustias innecesarias.
Sugerencias de Trabajo Práctico:
Un ejercicio personal desafiante es meditar acerca de la propia salvación,
de la eternidad, del bienestar interior.
Así como cuando uno se ve en un espejo es para modificar lo que cree
que no está bien o podría estar mejor, así es cuando nos acercamos a la Biblia
y reflexionamos sobre nuestra propia vida. (2ª. Corintios 3:18)
Estás invitado a hacer este proceso de profundizar en tu interior,
emociones, sentimientos, creencias y depurar aquello que no coincide con tu
propia conciencia cristiana.
******ebook converter DEMO Watermarks*******
CAPÍTULO 3
******ebook converter DEMO Watermarks*******
El Espíritu Santo
Lic. N. Susana Meliá
Distintos países del mundo en estos tiempos, tienen la mirada puesta en
Latinoamérica y especialmente en la Argentina respecto a la labor y
manifestación del Espíritu Santo. La vida del creyente está atravesada por El,
desde que tuvimos claridad sobre la obra redentora de Jesús en la cruz y le
aceptamos como nuestro Salvador y Señor. Todos los libros del nuevo
testamento menos 2ª y 3ª de Juan hacen referencia a la Obra del Espíritu
Santo. En el comienzo de los Evangelios se relata la promesa de su
derramamiento. El ser humano vive y actúa acorde a su historia, educación,
cultura, experiencias pero es solo a través del Espíritu Santo que tenemos
conciencia5 divina.
En la Biblia, la palabra “espíritu” corresponde a los términos rúaj (en
hebreo) y pnéuma (en griego). En la mayoría de los casos, estos términos se
refieren al poder de Dios en acción, es decir, a su espíritu santo (Génesis 1:2)
Ahora: ¿Quién es el Espíritu Santo? Podemos encontrar la respuesta a
esta pregunta estudiando los nombres que lleva y los símbolos que ilustran su
labor.
Los nombres del Espíritu
El Espíritu de Dios. El Espíritu Santo es el poder ejecutivo de la
Deidad, el cual trabaja en todas las esferas, tanto físicas como morales. Por
medio del Espíritu Santo, Dios creó y preserva el Universo. Por medio del
Espíritu Santo “el dedo de Dios,” (Lucas 11:20) Dios opera en la esfera
espiritual, convirtiendo a los pecadores y santificando y sustentando a los
creyentes.
Las Sagradas Escrituras describen al Espíritu Santo en forma tal, que no
dejan lugar a dudas con respecto a su personalidad. En efecto, ejercita los
atributos de su personalidad, que son: intelecto, (Romanos 8:27); voluntad,
(1ª.Corintios12:11) y sensibilidad (Efesios 4:30). Se le atribuyen actividades
******ebook converter DEMO Watermarks*******
personales. En efecto, él Apela (2ª.Pedro 1:21); enseña (Juan 14:26);
atestigua, (Gálatas 4:6); intercede, (Romanos 8:26); habla, (Apocalipsis 2:7);
ordena, (Hechos 16:6-7) y testifica, (Juan 15:26). Se le puede contristar
(Efesios 4:30); o mentir (Hechos 5:3); o blasfemar (Mateo 12:31-32).
Personalidad es aquello que posee inteligencia, sentimientos y voluntad,
y no requiere necesariamente un cuerpo. Además, la falta de forma definida
no constituye un argumento contra la realidad. El viento es real y sin
embargo no tiene forma. (Jn.3:8).
El Espíritu Santo tiene varios nombres que describen sus ministerios:
El Consolador. Este es el título dado al Espíritu Santo en Juan capítulos
14-17. Los discípulos habían terminado la última comida con el Maestro. Sus
corazones estaban embargados por la tristeza, sabiendo la próxima partida del
Señor. Además, les oprimía un sentimiento de debilidad y desamparo. ¿Quién
nos ayudará cuando él se vaya? ¿Quién nos enseñará y guiará? ¿Quién
permanecerá a nuestro lado cuando enseñemos y prediquemos? ¿Cómo
podremos hacer frente a un mundo hostil? El Señor Jesús tranquilizó todos
estos temores no expresados con la siguiente promesa: “Yo le pediré al
Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre”
(Juan14:16).
Resulta provechoso repasar la historia. La palabra Consolador
(“paracletos,” en el idioma griego) tiene el siguiente significado literal: uno
llamado al lado de otro para el propósito de ayudarle en cualquier forma,
particularmente en procedimientos legales. Se acostumbraba en los tribunales
antiguos a que la parte litigante se presentaran en la corte acompañados de
uno o más amigos de influencia, denominados “Paracletos” en el idioma
griego, y “Advocatus” en latín. Estos proporcionaban a sus amigos, sin
esperar pago o recompensa alguna y por simple razones de amistad o afecto,
los beneficios de su presencia o la ayuda que representaban sus sabios
consejos. Les aconsejaban qué tenían que hacer y decir, actuaban como
portavoces y a veces los representaban. Permanecían junto a las partes y
asumían su defensa y protección en las pruebas, dificultades, y peligros de la
situación. En pocas palabras, hacían de la causa de sus amigos, su propia
causa.
Tal era la relación que había existido entre el Señor Jesucristo y sus
******ebook converter DEMO Watermarks*******
discípulos durante su ministerioterrenal y era natural entonces que los
discípulos estuvieran desalentados ante el pensamiento de su partida. Pero él
los reanimó con la promesa de otro Consolador que sería su defensor,
auxiliador y maestro durante su ausencia. Se le denomina “otro” Consolador
porque iba a ser el Consolador invisible de los discípulos, de la misma
manera que había sido el Consolador visible
Cristo, al ascender al cielo, no solamente envió el Espíritu Santo, sino
que también se manifestó a sí mismo por medio del Espíritu Santo. En el
cuerpo sólo podía estar en un lugar a la vez. En su vida después de la
ascensión, Cristo es omnipresente por medio del Espíritu Santo. Durante su
vida terrenal, su relación con los hombres era externa; por medio del Espíritu
Santo, el Señor puede morar en la profundidad de sus almas.
El Espíritu Santo. El Espíritu es llamado Santo porque su principal obra
es la santificación. Hemos necesitado a un Salvador por dos razones, a saber:
para hacer algo por nosotros y para hacer algo dentro de nosotros. Jesús hizo
lo primero al morir por nosotros, y mediante el Espíritu Santo vive dentro de
nosotros, transmitiendo a nuestra alma su divina vida. El Espíritu Santo ha
venido a reorganizar la naturaleza del hombre y para oponerse abiertamente a
todas las tendencias inadecuadas que nos llevan al error.
El Espíritu Santo de la promesa. El Espíritu Santo es así llamado
porque el recibimiento de su poder y de su gracia constituye una de las
bendiciones sobresalientes prometidas en el Antiguo Testamento. (Ezequiel
36:27) Es el privilegio de Cristo, el Mesías, la de impartir el Espíritu Santo, y
esto fue lo que reclamó para sí Jesús cuando dijo: “Y he aquí, yo enviaré la
promesa de mi Padre sobre vosotros.” (Lucas 24:49; Gálatas 3:14.)
El Espíritu de verdad. El Espíritu Santo es el Intérprete de Jesucristo.
No ofrece una nueva revelación, sino más bien aclara la mente del hombre,
capacitándole así para descubrir un significado más profundo en lo que
respecta a la vida y palabras de Cristo. Así como el Hijo no habló de sí
mismo, sino de lo que había recibido del Padre, así tampoco el Espíritu
hablará de sí mismo, como si fuera una fuente distinta de información, sino
que declarará lo que oye en esa vida interior de la Trinidad.
El Espíritu de gracia. El Espíritu Santo da al hombre gracia para
arrepentirse al contender con él. Imparte el poder para santificación, para
******ebook converter DEMO Watermarks*******
sufrir con paciencia y para servicio. El que hiciera afrenta al Espíritu de
gracia, ahuyenta a aquél que es el único que puede tocar o conmover el
corazón, y por lo tanto se aísla voluntariamente de la misericordia de Dios.
(Hebreos 10:29; Zacarías 12:10.)
El Espíritu de vida. El Espíritu Santo es aquella persona de la Trinidad
cuya función especial es la creación y preservación de la vida natural y
espiritual. (Romanos 8:2; Apocalipsis 11:11)
El Espíritu de adopción. Cuando una persona es salvada, no solamente
se le da el nombre de hijo de Dios, y es aceptado en la familia divina, sino
que también recibe dentro de su alma la conciencia de que es participante de
la naturaleza divina. (Romanos 8:15)
Los símbolos del Espíritu
Es interesante ver como Dios a través de símbolos, pensó la forma de
enseñar las labores del espíritu Santo. Así se presentan en las escrituras:
a. Fuego. (Isaías 4:4; Mateo 2:11; Lucas 3:16). El fuego ilustra la
limpieza, purificación, arrojo vehemente y celo producido por la
unción del Espíritu Santo. El Espíritu Santo es comparado al fuego
porque el fuego calienta, ilumina, purifica y se propaga. Ver
también (Jeremías 20:9.)
b. Viento. (Ezequiel 37:7-10; Juan 3:8; Hechos 2:2). El viento
simboliza la labor regeneradora del Espíritu e indica sus
operaciones misteriosas, independientes, penetradoras,
purificadoras y que imparten vida.
c. Agua. (Éxodo 17:6; Ezequiel 47:1; Juan 3:5: Juan 4:14). El Espíritu
Santo es la fuente de agua viva, la más pura, la mejor, porque él es
el verdadero río de la vida cuya corriente impetuosa inunda nuestras
almas, limpiándolas del polvo del pecado. El poder del Espíritu
Santo hace en el terreno de lo espiritual, lo que el agua hace en el
orden material. El agua purifica, refresca, apaga la sed y convierte
el campo estéril en tierra fructífera. Purifica lo que está manchado y
restaura la limpieza. El agua es un elemento indispensable de la
vida física; el Espíritu Santo es un elemento indispensable de la
vida espiritual.
d. Un sello. (Efesios 1:13; 2ª.Timoteo 2:19). Esta ilustración presenta
******ebook converter DEMO Watermarks*******
los siguientes pensamientos: (1) Propiedad. La impresión del sello
implica una relación con el propietario del mencionado sello y
constituye una prueba segura de que le pertenece. Los creyentes son
propiedad de Dios y se sabe que lo son por el Espíritu que mora en
ellos. La costumbre que narramos era familiar en Éfeso en la época
del Apóstol Pablo: “Un comerciante se trasladaba al puerto,
seleccionaba cierta madera, y la estampaba con su sello, símbolo de
propiedad. Más tarde enviaba a uno de sus siervos con el sello para
que se hiciera cargo de la madera que ostentaba la impresión de
dicho sello.” Ver (2ª.Timoteo 2:19) (2) La idea relativa a la
seguridad está también involucrada. (Efesios 1:13). El Espíritu
inspira la tranquilidad y la seguridad en el corazón del creyente.
(Romanos. 8:16). El Espíritu Santo constituye las arras o un
anticipo de nuestra herencia en los cielos, una seguridad de la gloria
venidera. Los cristianos han sido sellados, pero deben cuidarse de
no hacer nada que pueda romper ese sello (Efesios 4:30).
e. Aceite. El aceite es quizá el más familiar y común de los símbolos
del Espíritu. Toda vez que se usaba aceite en los ritos del Antiguo
Testamento, ello representaba utilidad, fructificación, belleza, vida
y transformación. Se usaba por lo común para alimentos, luz,
lubricación, remedio y para aliviar la piel. De igual manera, en el
orden espiritual, el Espíritu fortalece, ilumina, libera, sana y alivia
el alma.
f. Paloma. La paloma, como símbolo, nos habla de dulzura, ternura,
amabilidad, inocencia, suavidad, paz, pureza y paciencia. Entre los
sirios, es un emblema de los poderes dadores de vida de la
naturaleza. Una tradición judía traduce (Genesis1:2) de la siguiente
manera: “El Espíritu de Dios como una paloma cobijaba el haz de
las aguas.” Cristo habló de la paloma como la personificación de la
inocencia, que era el rasgo característico de sus propios discípulos.
El Espíritu Santo en Cristo
La vida espiritual, la existencia humana conducida por la parte más
noble de uno mismo, es sin duda el Espíritu Santo dado a los creyentes. Vida
espiritual es también sinónimo de vida cristiana en el sentido profundo de
“vida en Cristo” es decir en comunión con Cristo y según su palabra podemos
******ebook converter DEMO Watermarks*******
ver en Jesús el ejemplo de una vida conducida por el espíritu santo y
relacionarlo con sus propias crisis y aspectos de su ministerio.
El Nuevo Testamento introduce el tiempo del Espíritu, cumpliendo la
promesa de que Dios derramaría su Espíritu sobre toda carne, pondría su
Espíritu dentro del corazón del pueblo, y de esta manera escribiría allí sus
leyes. Se iba a hacer esto en los días del Mesías, quien sería ungido con el
Espíritu Santo. Por lo tanto leemos en el Nuevo Testamento que el Espíritu
Santo opera sobre el Señor Jesús, dentro de él y también por intermedio de él.
Desde el comienzo hasta el fin de su vida terrenal, el Señor Jesús estuvo
íntimamente relacionado con el Espíritu Santo. Tan estrecha es la relación
que Pablo describe a Cristo como “Espíritu Vivificante”. El significado no es
que Jesús sea el espíritu, sino que él da su espíritu y por medio de él ejercita
su omnipresencia.
El Espíritu está mencionado en relación con las etapas vitales y aspectos
del ministerio de Cristo.
1. Nacimiento. 2. Bautismo. 3. Ministerio.
4. Crucifixión. 5. Resurrección. 6. Ascensión.
1. Nacimiento. Se describe Espíritu Santo como el