Logo Studenta

¿Qué es lo más deprimente que viste como enfermera/o?

Enfermagem

Outros

User badge image

Subida por:

Materiales y Apuntes


1 respuesta(s)

User badge image

Notas de Estudio

Hace más de un mes

Mi paciente se estaba muriendo de una cirrosis hepática en fase terminal, llevaba casi dos semanas en la UCI y estaba muy enfermo. Aunque sólo tenía 60 años, parecía tener más de 80 debido a su abuso de fumar cigarrillos y marihuana toda su vida, combinado con su pasión por consumir grandes cantidades de alcohol a diario. Había pasado más tiempo hablando con él,por la simple razón de que no tenía a nadie. No tenía visitas ni familiares o amigos que lo visitaran o preguntaran por su estado.

Me dijo que tenía cuatro hijos, y la forma en que hablaba y los describía me dio la impresión de que era un padre muy orgulloso. Ese mismo día llamó en mi turno pero se recuperó. Un poco más tarde me pidió que llamara a sus hijos, a lo que accedí gustosamente. Cuando hablé con cada uno de sus hijos, se mostraron muy hostiles al mencionar a su padre. Cuando les dije que pedía verlos y que estaba gravemente enfermo y en la UCI. Me dijeron claramente que no querían verle bajo ninguna circunstancia. Al parecer, según su relato, era un padre muy abusivo con todos ellos y con su ex mujer. Les dije a sus hijos que tal vez no sobreviviera a la noche y que si querían verlo por última vez, era ese momento. Los cuatro se negaron y ni siquiera quisieron acercarse a su cuerpo cuando murió.

Compartieron cosas muy inquietantes sobre él. Sus dos hijas dijeron cosas lamentables para un padre. Un alcohólico furioso y un jugador. Para ellas era la encarnación del diablo, les había pegado a los cuatro hasta la edad adulta y también les había robado el dinero. Era un tipo muy malo que era muy brutal y que hizo un montón de cosas horribles cuando era joven. No importaba lo que dijera, todos se negaban, así que respeté su decisión. Volví a su habitación con el corazón muy pesado. Parecía tan viejo y frágil; podía ver las venas de su delgado cuerpo. Me miraba con tanta esperanza y expectación. Como ser humano me conmovió, así que le dije que sus hijos querían que estuviera bien y que estaban en camino para verlo. Sonrió mientras cogía mi mano y la agarraba con fuerza diciendo "Gracias".

Me senté y me quedé con él mientras firmaba el formulario de no reanimación, que nos ordena no volver a reanimarlo. Su respiración era cada vez más agitada a pesar del alto flujo de oxígeno de su máscara. Le di medidas de confort y me mantuve despierta aunque mi corazón se rompía por él. Siguió cogiéndome las manos mientras me sonreía y decía sus últimas palabras: "Deben haber quedado atrapados en el tráfico o algo así". Le miré y le dije que sí, que el tráfico es muy malo en la Interestatal y me dijo "está bien, esperaré". Murió en cinco minutos. Sus manos se volvieron lacias. Tenía una sonrisa en su rostro y sus lágrimas habían caído en su cara. Cerré sus ojos con mis manos. Lloré en silencio a su lado y recé.

¿Hice lo correcto mintiéndole? Probablemente no, pero le hice feliz en sus últimos momentos. Nadie se acercó a él. Lo limpié mientras se me caían las lágrimas. Y pensé que debió de ser realmente malo y atrozmente horrible con sus hijos, pero que había llegado a arrepentirse de todo. Lo único es que no tuvo tiempo suficiente para enmendar y hacer las paces con todos. Mientras seguía ordenándolo y limpiándolo, me puse a pensar y me di cuenta de lo frágil y corta que es la vida. Siempre evitamos hablar de la muerte. Pero es muy real y no tenemos ningún control sobre ella. Realmente no sabemos cuándo vamos a dejar esta vida exactamente. Creo que todo el mundo necesita ser perdonado. Yo le di la paz.

No estoy de ninguna manera dando lecciones ni estoy dando un sermón. Sólo estoy compartiendo mi experiencia profesional y mi opinión sobre la situación que se me presentó. Esto es sólo un pensamiento para reflexionar. Padres, amad y tratad a vuestros hijos como si fueran regalos de Dios. Tratadlos como una extensión de ustedes mismos. Habrá un momento en el que seréis vosotros los que necesitéis sus cuidados para vuestro bienestar. Y los papeles se invertirán, te guste o no. Nadie es perfecto. Cada uno de nosotros comete errores. Intenta perdonar a todo el mundo por muy duro y terrible que haya sido su error. Son tu legado vivo. Mucho después de que dejemos este mundo, tu línea de sangre continuará a través de ellos y para tus descendientes. Para eso están los legados.

Como padre, se supone que debes ser su fuente de amor incondicional, cuidar de ellos, construirlos para que sean personas de valor con convicción, principios, que tengan buenos modales y conducta y que amen a Dios por encima de todo. Tienes que construirlos como ciudadanos responsables, compasivos, decentes y respetuosos de la ley. Y que sean su mayor contribución a la sociedad. Tú, como padre, debes ser el proveedor de sus necesidades, el nutriente y su roca, y un refugio cuando las cosas se ponen difíciles.

Niños, los padres tampoco son perfectos. Aprenden a ser padres sobre la marcha. No hay ninguna norma que diga que los padres que esperan un hijo tengan que tomar clases de paternidad como requisito. Como humanos falibles, no somos perfectos ni mucho menos. Con ese razonamiento, estamos expuestos a hacer cosas malas y a cometer errores, ya sean intencionados o no. La mayoría de los padres se esfuerzan al máximo por mantenerte. Nunca entenderás por lo que pasan si no te conviertes tú mismo en padre o madre. Aprende de los errores de tus padres y evoluciona a partir de ellos como un ser humano mejor. Acepta a tus padres tal y como son.

Yo mismo fui víctima de abusos infantiles, siempre me pegaban hasta por las infracciones más simples. Tengo el trauma de haber crecido pensando que mi madre me odia y no me quiere. Es muy duro estar en esa posición porque te pones a pensar, si mi madre que me dio a luz durante 9 meses no puede ni siquiera amarme como si fuera de su propia sangre, entonces ¿quién lo hará? Cuando crecí, decidí no dejar que me definiera como persona. Paré el ciclo de odio, de ser víctima y el sentimiento constante de no ser amada. SOY DIGNA porque Dios me ama.

Tuve la bendición de tener un hijo brillante y lo crié de manera diferente. Mi hijo sabe que es muy amado y cuidado. A cambio, él corresponde ese mismo amor incondicional que yo le di. Es un niño seguro, afectuoso, cariñoso y feliz. Nunca le levanté la mano, hice un esfuerzo concentrado para criarlo de manera diferente. Y puedo ver la gran diferencia. Para el ciclo de odio, violencia e indiferencia. Demuestra a tus padres que es mejor amar y perdonar. Si no puedes hacerlo, entonces sólo muestra respeto y reconoce que te trajeron a este mundo.

Lo más triste en la vida es morir solo.

Mi paciente se estaba muriendo de una cirrosis hepática en fase terminal, llevaba casi dos semanas en la UCI y estaba muy enfermo. Aunque sólo tenía 60 años, parecía tener más de 80 debido a su abuso de fumar cigarrillos y marihuana toda su vida, combinado con su pasión por consumir grandes cantidades de alcohol a diario. Había pasado más tiempo hablando con él,por la simple razón de que no tenía a nadie. No tenía visitas ni familiares o amigos que lo visitaran o preguntaran por su estado.

Me dijo que tenía cuatro hijos, y la forma en que hablaba y los describía me dio la impresión de que era un padre muy orgulloso. Ese mismo día llamó en mi turno pero se recuperó. Un poco más tarde me pidió que llamara a sus hijos, a lo que accedí gustosamente. Cuando hablé con cada uno de sus hijos, se mostraron muy hostiles al mencionar a su padre. Cuando les dije que pedía verlos y que estaba gravemente enfermo y en la UCI. Me dijeron claramente que no querían verle bajo ninguna circunstancia. Al parecer, según su relato, era un padre muy abusivo con todos ellos y con su ex mujer. Les dije a sus hijos que tal vez no sobreviviera a la noche y que si querían verlo por última vez, era ese momento. Los cuatro se negaron y ni siquiera quisieron acercarse a su cuerpo cuando murió.

Compartieron cosas muy inquietantes sobre él. Sus dos hijas dijeron cosas lamentables para un padre. Un alcohólico furioso y un jugador. Para ellas era la encarnación del diablo, les había pegado a los cuatro hasta la edad adulta y también les había robado el dinero. Era un tipo muy malo que era muy brutal y que hizo un montón de cosas horribles cuando era joven. No importaba lo que dijera, todos se negaban, así que respeté su decisión. Volví a su habitación con el corazón muy pesado. Parecía tan viejo y frágil; podía ver las venas de su delgado cuerpo. Me miraba con tanta esperanza y expectación. Como ser humano me conmovió, así que le dije que sus hijos querían que estuviera bien y que estaban en camino para verlo. Sonrió mientras cogía mi mano y la agarraba con fuerza diciendo "Gracias".

Me senté y me quedé con él mientras firmaba el formulario de no reanimación, que nos ordena no volver a reanimarlo. Su respiración era cada vez más agitada a pesar del alto flujo de oxígeno de su máscara. Le di medidas de confort y me mantuve despierta aunque mi corazón se rompía por él. Siguió cogiéndome las manos mientras me sonreía y decía sus últimas palabras: "Deben haber quedado atrapados en el tráfico o algo así". Le miré y le dije que sí, que el tráfico es muy malo en la Interestatal y me dijo "está bien, esperaré". Murió en cinco minutos. Sus manos se volvieron lacias. Tenía una sonrisa en su rostro y sus lágrimas habían caído en su cara. Cerré sus ojos con mis manos. Lloré en silencio a su lado y recé.

¿Hice lo correcto mintiéndole? Probablemente no, pero le hice feliz en sus últimos momentos. Nadie se acercó a él. Lo limpié mientras se me caían las lágrimas. Y pensé que debió de ser realmente malo y atrozmente horrible con sus hijos, pero que había llegado a arrepentirse de todo. Lo único es que no tuvo tiempo suficiente para enmendar y hacer las paces con todos. Mientras seguía ordenándolo y limpiándolo, me puse a pensar y me di cuenta de lo frágil y corta que es la vida. Siempre evitamos hablar de la muerte. Pero es muy real y no tenemos ningún control sobre ella. Realmente no sabemos cuándo vamos a dejar esta vida exactamente. Creo que todo el mundo necesita ser perdonado. Yo le di la paz.

No estoy de ninguna manera dando lecciones ni estoy dando un sermón. Sólo estoy compartiendo mi experiencia profesional y mi opinión sobre la situación que se me presentó. Esto es sólo un pensamiento para reflexionar. Padres, amad y tratad a vuestros hijos como si fueran regalos de Dios. Tratadlos como una extensión de ustedes mismos. Habrá un momento en el que seréis vosotros los que necesitéis sus cuidados para vuestro bienestar. Y los papeles se invertirán, te guste o no. Nadie es perfecto. Cada uno de nosotros comete errores. Intenta perdonar a todo el mundo por muy duro y terrible que haya sido su error. Son tu legado vivo. Mucho después de que dejemos este mundo, tu línea de sangre continuará a través de ellos y para tus descendientes. Para eso están los legados.

Como padre, se supone que debes ser su fuente de amor incondicional, cuidar de ellos, construirlos para que sean personas de valor con convicción, principios, que tengan buenos modales y conducta y que amen a Dios por encima de todo. Tienes que construirlos como ciudadanos responsables, compasivos, decentes y respetuosos de la ley. Y que sean su mayor contribución a la sociedad. Tú, como padre, debes ser el proveedor de sus necesidades, el nutriente y su roca, y un refugio cuando las cosas se ponen difíciles.

Niños, los padres tampoco son perfectos. Aprenden a ser padres sobre la marcha. No hay ninguna norma que diga que los padres que esperan un hijo tengan que tomar clases de paternidad como requisito. Como humanos falibles, no somos perfectos ni mucho menos. Con ese razonamiento, estamos expuestos a hacer cosas malas y a cometer errores, ya sean intencionados o no. La mayoría de los padres se esfuerzan al máximo por mantenerte. Nunca entenderás por lo que pasan si no te conviertes tú mismo en padre o madre. Aprende de los errores de tus padres y evoluciona a partir de ellos como un ser humano mejor. Acepta a tus padres tal y como son.

Yo mismo fui víctima de abusos infantiles, siempre me pegaban hasta por las infracciones más simples. Tengo el trauma de haber crecido pensando que mi madre me odia y no me quiere. Es muy duro estar en esa posición porque te pones a pensar, si mi madre que me dio a luz durante 9 meses no puede ni siquiera amarme como si fuera de su propia sangre, entonces ¿quién lo hará? Cuando crecí, decidí no dejar que me definiera como persona. Paré el ciclo de odio, de ser víctima y el sentimiento constante de no ser amada. SOY DIGNA porque Dios me ama.

Tuve la bendición de tener un hijo brillante y lo crié de manera diferente. Mi hijo sabe que es muy amado y cuidado. A cambio, él corresponde ese mismo amor incondicional que yo le di. Es un niño seguro, afectuoso, cariñoso y feliz. Nunca le levanté la mano, hice un esfuerzo concentrado para criarlo de manera diferente. Y puedo ver la gran diferencia. Para el ciclo de odio, violencia e indiferencia. Demuestra a tus padres que es mejor amar y perdonar. Si no puedes hacerlo, entonces sólo muestra respeto y reconoce que te trajeron a este mundo.

Lo más triste en la vida es morir solo.

¡Esta pregunta ya fue respondida!