Logo Studenta

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DEL SÍNDROME DE ASPERGER (SA) En 1992 la Organización Mundial de la Salud desarrolló la Clasificación Internacional de Enfer...

CRITERIOS DIAGNÓSTICOS DEL SÍNDROME DE ASPERGER (SA) En 1992 la Organización Mundial de la Salud desarrolló la Clasificación Internacional de Enfermedades 10 (CIE 10), en la cual el SA aparece por primera vez, dentro del grupo de TGD. Dos años después el DSM IV también lo incluyó, tal como se mostró en la tabla 1. En el DSM IV, el SA difiere del autismo en términos de un funcionamiento cognitivo normal y desarrollo normal del lenguaje, así como en la diferencia respecto a un número de alteraciones comunicativas presentes en el autismo, pero ausentes en el SA. A continuación se presentan los criterios diagnósticos del SA según la Asociación Americana de Psiquiatría, de acuerdo con su Manual Diagnóstico Estadístico en su 4ª edición revisada (DSM IV-TR): En la tabla 2, observamos los criterios diagnósticos del SA de acuerdo con la Clasificación Internacional de Enfermedades en su 10ª edición (CIE 10) de la Organización Mundial de la Salud. Woodburi-Smith y Volkmar argumentan que existe dificultad para diferenciar al SA bajo los criterios del DSM IV, por lo cual se ha observado una tendencia a diagnosticar autismo tomando en cuenta datos vagos, no empíricos, del desarrollo, que impactan bajo la forma de una discapacidad social. Por otra parte, Gillberg señala que ocurre lo contrario. Según este autor la decisión diagnóstica no se ha apoyado por completo en los criterios del DSM IV, sino en el cuadro que se piensa será más aceptado por los cuidadores, siendo éste el síndrome de Asperger. Observamos entonces que los investigadores han expresado su escepticismo con respecto a los criterios diagnósticos del DSM IV-TR y CIE-10, señalando que el diagnóstico de SA se basa en interpretaciones inconsistentes, dependiendo de qué tan estrecho o amplio sea el criterio al cual se apegue el clínico que diagnostica. Con respecto a este punto se ha buscado identificar algoritmos de decisión diagnóstica en universidades estadounidenses. Durante dicho análisis se ha observado que los criterios clínicos de los profesionales más experimentados influyen en el diagnóstico de los cuadros de TGD, y no sólo se basan en escalas aplicadas o en los criterios planteados por la OMS o la APA. Aún no queda claro en qué se basa dicho criterio de decisión, pero al menos se sabe que en tales espacios de investigación, además del criterio clínico de los profesionales más experimentados, el diagnóstico es mediado por las escalas o criterios de la OMS y/o APA. Por el contrario, en la clínica, no todos los pacientes son diagnosticados con los instrumentos utilizados en investigaciones que muestran alta sensibilidad a los TEA de acuerdo a los nuevos criterios del DSM V. Ello puede deberse a que los clínicos de escuelas, clínicas u otros espacios profesionalizantes, con frecuencia carecen de oportunidad de un entrenamiento serio en el uso e interpretación de tales instrumentos. Como se mencionó, uno de los criterios del estudio realizado en 12 universidades estadounidenses se basa en escalas. En tal estudio, se observó de manera consistente que para establecer el diagnóstico de los 2102 niños y adolescentes con TEA seleccionados, se apoyaron en el rango de puntuación CI. Consideraban que las personas con SA presentan un CI cuyo rango promedio se encuentra entre 67 y 127 utilizando las escalas Weschler. Así, observamos que las escalas de inteligencia son parte de las pruebas que se utilizan como criterio diagnóstico, y que a partir de ellas probablemente se apoyen en una noción de los TEA como un continuo. Dicho rango de puntuación, aunado a la aplicación de algunas escalas dirigidas al diagnóstico de autismo, son parte de los instrumentos utilizados para realizar el diagnóstico de TEA. Las escalas más utilizadas son: el Programa de Observación para Diagnóstico de Autismo (Autism Diagnostic Observation Schedule, ADOS), Entrevista Revisada para el Diagnóstico de Autismo (Autism Diagnostic Interview Revised, ADI-R), Diagnóstico de Trastorno Autista (Diagnosis of Autistic Disorder, PDD-NOS). Dichos instrumentos se utilizan también para diagnosticar SA. El uso de inventarios o instrumentos para el diagnóstico

Esta pregunta también está en el material:

IMPACTO_DE_UNA_INTERVENCION_PEDAGOGICO_M (1)
254 pag.

Pedagogia Vicente Riva PalacioVicente Riva Palacio

Todavía no tenemos respuestas

¿Sabes cómo responder a esa pregunta?

¡Crea una cuenta y ayuda a otros compartiendo tus conocimientos!


✏️ Responder

FlechasNegritoItálicoSubrayadaTachadoCitaCódigoLista numeradaLista con viñetasSuscritoSobreDisminuir la sangríaAumentar la sangríaColor de fuenteColor de fondoAlineaciónLimpiarInsertar el linkImagenFórmula

Para escribir su respuesta aquí, Ingresar o Crear una cuenta

User badge image

Otros materiales

Otros materiales