Logo Studenta
Gratis
127 pág.
pdf_469

Vista previa | Página 1 de 36

Introducción a la sociología Titulo
 Villanueva, Ernesto - Autor/a; Eberhardt, María Laura - Autor/a; Nejamkis, Lucila S. -
Autor/a; 
Autor(es)
Florencio Varela Lugar
Universidad Nacional Arturo Jauretche Editorial/Editor
2013 Fecha
Colección
Weber, Max; Durkheim, Émile; Marx, Karl; Teoría social; Sociología; América Latina;
Argentina; 
Temas
Libro Tipo de documento
"http://biblioteca.clacso.edu.ar/Argentina/icsya-unaj/20171114041231/pdf_469.pdf" URL
Reconocimiento-No Comercial-Sin Derivadas CC BY-NC-ND
http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/2.0/deed.es
Licencia
Segui buscando en la Red de Bibliotecas Virtuales de CLACSO
http://biblioteca.clacso.edu.ar
Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)
Conselho Latino-americano de Ciências Sociais (CLACSO)
Latin American Council of Social Sciences (CLACSO)
www.clacso.edu.ar
IntroduccIón a la SocIología
Universidad Nacional Arturo Jauretche
Rector Organizador: Lic. Ernesto Villanueva
Director Editorial: Lic. Alejandro Mezzadri
Director Inst. de Ciencias Sociales y Administración: Dr. Fernando Jaime
Introducción a la Sociología
Diseño interior: Critina Amado - Anabel Perassi
Diseño de tapa: Cristina Amado
Realización Editorial:
Universidad Nacional Arturo Jauretche
Av. Calchaquí 6200 - Florencio Varela
Tel.: 011 42756100
Impreso en la Argentina
No se permite la reproducción total o parcial de este libro, ni su almacenamiento 
en un sistema informático, ni su transmisión en cualquier forma o por cualquier me-
dio electrónico, mecánico, fotocopias u otro medios, sin el permiso previo del editor.
Villanueva, Ernesto
 Introducción a la sociología / Ernesto Villanueva ; María Laura Eberhardt ; 
Lucila Nejamkis ; dirigido por Carlos Payaslian. - 1a ed. 1a reimp. - Florencio Varela 
: Universidad Nacional Arturo Jauretche, 2013.
 120 p. ; 23x13 cm. 
 ISBN 978-987-26618-9-2 
 1. Sociología. 2. Enseñanza Universitaria. I. Eberhardt, María Laura II. 
Nejamkis, Lucila III. Payaslian, Carlos, dir. IV. Título
 CDD 301.071 1
Fecha de catalogación: 27/02/2013
IntroduccIón a la SocIología
uniVErsidad nacionaL arturo jaurEtchE
ErnEsto VillanuEVa, María laura EbErhardt y lucila nEjaMkis 
InStItuto de cIencIaS SocIaleS y admInIStracIón
IntroduccIón a la SocIología
7
introducción
Ernesto Villanueva
Desde los albores mismos de la civilización occidental, esto es, seis, siete siglos 
antes de la existencia de Cristo, en Grecia muchísimos pensadores reflexionaron 
sobre el sentido mismo de lo social. ¿Cómo se organiza la ciudad?, era el interro-
gante. ¿Hay una forma perfecta para que la convivencia humana sea mejor?, ¿está 
en la naturaleza de nosotros que esa convivencia sea pacífica? ¿qué tendencias con-
fluyen en sentido contrario? ¿cuáles deben promoverse para que el colectivo social 
tenga más justicia, tenga más dignidad? En suma, ¿qué debe hacerse para que haya 
condiciones mejores para una felicidad mayor de cada uno de nosotros? Esto es, la 
pregunta por las condiciones de lo social viene desde siempre o, al menos, desde que 
la civilización occidental existe. Y desde el principio, la pregunta tuvo, por así de-
cirlo, un sentido utilitario. Se trata de una reflexión sobre nuestra convivencia, para 
mejorarla, para perfeccionarla.
Esa pregunta tuvo, por supuesto, inmensas evoluciones y transformaciones, idas 
y vueltas, marchas y contramarchas. Como escribimos más arriba, inicialmente 
estuvo enfocada en una cuestión estrictamente política: ¿cómo organizar nuestra 
sociedad?, ¿qué hace que no nos matemos entre todos?, ¿por qué es mejor una co-
lectividad que individuos aislados?, ¿cuáles son los márgenes que se le deben dejar 
a cada persona y cuáles son los elementos, o normas o factores que deben estar 
reservados para lo colectivo?
Una introducción a la Sociología como aquí estamos planteando tiene justamente 
por objetivo detenernos un momento en las condiciones de nuestra existencia. ¿Por 
qué hablamos nuestro idioma? ¿Por qué nos vestimos como nos vestimos? ¿Por qué 
comemos ciertas cosas y otras no? Y sabemos que en otras civilizaciones existen 
ErnEsto VillanuEVa, María laura EbErhardt y lucila nEjaMkis
8
otras ropas, existen otras comidas, en fin, se utilizan otros idiomas e, incluso, cuan-
do se usa el mismo idioma, hay modalidades, hay cantitos lugareños, hay palabras 
que identifican hasta zonas diferentes de una gran ciudad. En síntesis, ¿cómo se 
trasmiten los elementos centrales de nuestras costumbres, de nuestros usos? 
Para colmo, sabemos que ninguna sociedad ni siquiera es idéntica a si misma 
todos los días. De un día para otro, hay modificaciones. Pero también, de un día para 
otro, hay grandes permanencias, hay grandes estabilidades. Las condiciones por lo 
social siempre son una pregunta doble, una pregunta acerca de lo que permanece y 
acerca de lo que cambia. ¿Por qué lo que permanece, permanece? ¿Y por qué lo que 
cambia, cambia? 
Además, si pensamos ya en sociedades más complejas con personas que ni si-
quiera se conocen entre sí, más aún en sociedades donde es necesario para saber 
quién es quién algún documento, incluso hoy en el siglo XXI, con foto, huella digital 
e, incluso, parámetros biométricos. Esto es, una sociedad, en gran medida es una 
entelequia. Todos los que habitamos Varela, Berazategui o Quilmes, pensamos que 
vivimos en el conurbano sur, pero no nos conocemos entre nosotros, no tenemos 
las mismas costumbres, no nos gustan las mismas cosas, pero, sin embargo, nos 
remitimos a esa instancia que es el conurbano sur. ¿Qué es lo que hace que nosotros 
creamos eso? ¿Cuáles son los elementos que permiten identidades colectivas y a la 
vez diferencias individuales? ¿Es posible la emergencia de individuos con rasgos 
muy diferentes a los de la sociedad? ¿Es posible la creación absoluta? ¿En qué me-
dida el condicionamiento social es una condición de posibilidad pero a la vez es una 
imposibilidad, una frontera? 
orden y progreso. Estructura y actor.
Muchos de ustedes habrán leído con alguna extrañeza que la bandera de nuestro 
vecino y hermano latinoamericano dice, con letras muy chiquitas, “Orden y Progre-
so”. Esa consigna, orden y progreso, típica de una corriente de pensamiento muy 
rica y en plena vigencia hacia fines del siglo XIX tuvo muchísima fuerza en varios 
países de América Latina, entre ellos el nuestro Y esa consigna “Orden y Progreso” 
sintetiza una problemática tradicional de la Sociología. 
Incluso uno podría clasificar a los sociólogos entre aquellos que están más 
preocupados por la temática del orden, de la continuidad, de la permanencia, de la 
estabilidad; y aquellos otros cuya inquietud es el cambio, la modificación, la trans-
formación. Los primeros van a hacer siempre más hincapié en los condicionantes 
IntroduccIón a la SocIología
9
sociales, en las estructuras, incluso a mediados del siglo pasado se desarrolló una 
fuerte corriente de pensamiento que dio a llamarse “estructuralista”, que hacía mu-
chísimo hincapié en que las partes de un todo tienen significación no por sus valores 
absolutos, sino en la medida que se relacionan entre sí. La consideración de esos 
elementos no por separado sino en combinación, que no son otra cosa que una es-
tructura, son los que incidioron para la continuidad de nuestras sociedades. En toda 
estructura hay diversos factores, y esos factores están relacionados entre sí pero a 
su vez tienen importancia diferente. ¿Cuáles son los factores centrales? ¿cuáles los 
secundarios? 
Por ejemplo, en el siglo XIX un pensador -que aquí vamos a analizar-, Carlos 
Marx, hacía muchísimo hincapié en que aquellos factores referidos a la producción 
eran los elementos decisivos a la hora de pensar los otros factores. Lo que él de-
nominaba relaciones de producción, esto es, las relaciones que los seres humanos 
establecen entre sí en el momento de la actividad económica, constituían factores 
fundantes a la hora de pensar las características de la política, las características
Página123456789...36