Logo Studenta

Adenocarcinoma de glándulas sebaceas

Vista previa del material en texto

1. INTRODUCCIÓN 
 
De acuerdo al nivel de maduración de las células, los tumores de las 
glándulas sebáceas pueden dividirse en hiperplasia nodular, adenoma sebáceo, 
epitelioma sebáceo y adenocarcinoma sebáceo, aunque este sistema es una 
clasificación mas compleja que ha sido utilizada en el pasado, refleja el 
verdadero espectro de los tumores de glándulas sebáceas que se han encontrado y 
estandariza la nomenclatura usada por estos tumores en humanos y animales 
domésticos. 
 
 
Los tumores en glándulas sebáceas son los más comunes de la piel del 
perro y es raro que aparezcan en otras especies de animales domésticos. No hay 
predisposición de sexos, y la edad promedio de los perros con glándulas sebáceas 
es de 10 años, el cocker spaniel está predispuesto a contraer estos tumores, 
siendo también comunes en el poodle. 
 
Estos tumores pueden envolver la piel en cualquier lugar del cuerpo, 
siendo más frecuentes en la cabeza. El adenocarcinoma de glándulas sebáceas se 
origina en el párpado, el sitio más frecuente donde el crecimiento surge de las 
glándulas sebáceas largas de Meibomio o de Zeiss. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
2. ANTECEDENTES BIBLIOGRÁFICOS 
 J. E. WILSON (1956) describio adenocarcinoma en gallinas donde 
aparecen los primeros síntomas a los 784 días, con metastasis a nivel de duodeno 
y proventriculo. 
 
APPERLY (1936) diagnostico adenocarcinoma pulmonar con metastasis 
hepatico, pero posteriormente se constato como un carcinoma primario. 
 
OLSON y BULLIS (1942) notan tres casos de lesiones epiteliales malignos del 
páncreas, unos definitivamente considerada adenocarcinoma. 
 
2.1. ETIOPATOGENIA 
 
 El carcinoma de glándulas sebáceas puede mostrar grados diversos de 
diferenciación sebácea, patrón infiltrativo e invasión pagetoide. La diseminación 
intraepitelial del carcinoma sebáceo se observa de 40 a 80%; el sitio intraepitelial 
más frecuentemente involucrado es la conjuntiva. El carcinoma sebáceo puede 
invadir la órbita y dar metástasis locales a los ganglios linfáticos (17 a 28%), a 
sitios distantes como hígado, pulmón y cráneo, por vía hematógena y por 
extensión directa a cerebro. La evidencia más frecuente de metástasis es el 
aumento del volumen preauricular o de ganglios cervicales, o ambos. Sin 
embargo, la diseminación metastásica por cáncer de glándulas sebáceas de 
origen extraocular es infrecuente. 
 
La frecuencia de los diferentes tipos tumorales depende de la localización 
geográfica, el incremento de la exposición solar y la exposición a rayos X con 
grandes dosis de radiaciones durante el tratamiento de retinoblastoma. Una 
característica común es que aparecen después de un periodo de latencia de varios 
años en áreas sanas irradiadas. 
 
 
Metástasis por vía linfática 
 
Las células tumorales pueden penetrar en los vasos linfáticos directamente, si 
estos están abiertos o atravesar su pared, que en el caso de linfáticos pequeños 
resulta fácil por carecer de membrana basal. Una vez dentro, pueden crecer, 
formando pequeños nódulos que aparecen a modo de collar de perlas, fáciles de 
ver cuando ocurre en linfáticos de serosas. 
Lo más frecuente es que las células tumorales emigren hasta los ganglios 
linfáticos regionales, donde originan la primera metástasis. Como la linfa de los 
vasos eferentes desaguan en el seno subcapsular, es en este primero suelen 
observarse grupo de células tumorales, y en relación con el donde se establecen 
primeramente los crecimientos metastáticos. Desde los ganglios tumorales las 
células pueden extenderse a la siguiente cadena ganglionar y al conducto 
torácico, alcanzar la circulación sanguínea y pasar al pulmón. 
 
 
 
2.2. CARACTERÍSTICAS MACROSCÓPICAS 
 
El adenocarcionoma de glándula sebácea es una masa tumoral pequeña, 
sólida de 2 por 2,5 cm. de diámetro aproximadamente, redondeado u ovalado, de 
consistencia blanda, y muy bien delimitado, con pequeñas cavidades quisticas, de 
coloración blanco-griácea y al corte presenta un color blanco amarillento. 
 
 
2.3 CARACTERÍSTICAS MICROSCÓPICAS 
 
Histológicamente estos carcinomas muestran lóbulos y cordones de las 
células tumorales con grados diversos de diferenciación sebácea e infiltración en 
el tejido adyacente. El tumor es pleomórfico rodeado por células poliédricas con 
nucléolos prominentes. Al lado de las glándulas sebáceas normales se pueden 
observar aumento del tamaño citoplasmático con características lipídicas, el cual 
progresa de la periferia al centro de los lóbulos, con diferenciación más marcada 
en el centro de los nódulos neoplásicos. Las células que exhiben este tipo de 
diferenciación son vacuoladas y el citoplasma ligeramente basófilo. El epitelio 
contiene células redondeadas con abundante citoplasma, puentes intercelulares 
con núcleos grandes, redondos o alargados, y citoplasma pálido, con tinción PAS 
positiva debido a que contienen gran cantidad de mucopolisacáridos en su 
interior. Estos cambios pueden ocurrir en los párpados, por lo que a este tipo de 
invasión se le denomina pagetoide (epitelioma basocelular). 
 
3. DIAGNÓSTICO 
 
3.1. Diagnostico anatomopatológico: 
 
Se caracteriza por presentar nidos sólidos de células claramente atípicas 
con abundantes mitosis, núcleos irregulares con nucleolos y citoplasmas 
eosinófilos microvacuolados. 
 
3.2. Diagnostico diferenciales 
 
Clínicamente se confunde con blefaroconjuntivitis, lesiones 
granulomatosas por sífilis y tuberculosis, carcinoma de células escamosas o 
basocelular, neoplasia intraepitelial conjuntival de variante mucoepidermoide, 
melanosis pigmentaria, hiperplasia pseudoadenomatosa, atipia conjuntival 
reactiva. Cuando se observa cáncer de glándulas sebáceas asociado con 
neoplasias internas, como por ejemplo el carcinoma colon-rectal, se le define 
como síndrome de Muir-Torre, el cual se asocia en mayor medida con adenoma 
sebáceo que con carcinoma sebáceo, sin embargo, el carcinoma le precede hasta 
en 30%. Otro diagnóstico diferencial será explorar la posible asociación con 
inmunosupresión por fármacos, como azatriopina, que interfieren con la 
reparación del ADN en individuos susceptibles. 
 
 
3.3. Diagnostico definitivo 
 
Según las características microscópicas y microscópicas descritas 
anteriormente se determino un adenocarcinoma de glándula sebácea con 
metástasis en el pulmón. Además se puede utilizar marcadores para el 
diagnostico histopatológico para el cáncer de glándulas sebáceas como es el 
anticuerpo OM-1.

Otros materiales

Materiales relacionados

52 pag.
genital femenino

SIN SIGLA

User badge image

marya636

14 pag.
18 pag.