Logo Studenta

¿Por qué no hay muchos matemáticos españoles importantes en la historia?

Matemática

Outros

User badge image

Subida por:

Aprender y Estudiar


1 respuesta(s)

User badge image

Estudiando Tudo

Hace más de un mes

Pues siento contradecirle pero sí los hay.

La cuestión es que las necesidades prácticas de nuestra cultura y el devenir histórico de haber sido un país con presencia a lo largo y a lo ancho del mundo, provocó que los españoles fuesen increíblemente muy buenos en matemáticas aplicadas: los astrónomos españoles del siglo XVI eran estimados por de los más eminentes de Europa, y venían los extraños a recibir sus enseñanzas; Núñez puede estimarse, al igual de Vieta, padre del Álgebra; Juan de Herrera hizo estudios sobre la figura cúbica y otras materias semejantes, alcanzando fama de aventajado geómetra; Núñez, Pedro Ciruelo, Rojas, Jerónimo Muñoz, y algún otro tuvieron en su tiempo tanta notoriedad como cualquiera de los grandes matemáticos extranjeros; Lanz y Betancourt crearon la Cinemática…(Ciencia Española, t. 1, págs. 34,102 y 210. t. 2, pág. 116).

El Escorial, obra suprema de la arquitectura del siglo XVI basada en las matématicas.

El fallecido Catedrático Fernández Vallín no se limita a afirmar la existencia de una ciencia matemática española, sino que avanza un paso más y sostiene que esta ciencia era superior a la de toda Europa. Escuchemos sus propias palabras, que se refieren al siglo de oro: "No habla en toda Europa en aquella centuria, a fines de la anterior y principios de la siguiente, filósofos que superaran a los españoles, ni humanistas tan notables, ni teólogos tan consumados, ni canonistas tan insignes, ni escriturarios tan celebrados, ni místicos tan sublimes, ni historiadores tan eruditos, ni médicos tan renombrados, ni naturalistas tan sabios, ni físicos y químicos tan expertos, ni matemáticos tan conocidos en las universidades extranjeras, ni astrónomos y cosmógrafos que aventajasen a los nuestro. Pedro Sánchez Ciruelo escribió el primer curso completo de matemáticas, creando el sistema y disciplina de las mismas, y presentando nuevos teoremas. Pedro Núñez se adelantó a Wright, Halley y Leibniz en la doctrina de las curvas loxodrómicas, y refutó los errores de Tartaglia. Jerónimo Muñoz excedió a Ptolomeo y a Euclides en la exposición y progreso científico de la ciencia de la cantidad. Rodrigo de Porras ideó nuevos métodos para dividir la circunferencia, y varias proposiciones geométricas muy notables, que han utilizado otros matemáticos del mismo siglo. Antich Rocha enriqueció el Álgebra con la teoría de las igualaciones y resolvió muchos curiosos problemas. Juan Alfonso de Molina Cano corrigió a Euclides, dio relaciones que por singular manera facilitan y abrevian las construcciones de los polígonos regulares, y empleó una razón de la circunferencia al diámetro que no era exactamente la tradicional de Arquímedes; siendo sus procedimientos adoptados por muchos matemáticos franceses; etc., etc.". (Bibliotheca Mathematica, t. 14, p. 87).

¿Y por qué nadie recuerda que los matemáticos españoles fueron tan buenos durante los siglos XV, XVI y XVII? Pues porque los españoles somos unos acomplejados que creemos que lo que hicieron nuestros antepasados fue una porquería comparándola con los ingleses o los centroeuropeos, cuando realmente fue todo lo contrario: España fue Luz que iluminó al mundo durante la Edad Moderna. La pena es que nosotros lo hayamos olvidado.

Pues siento contradecirle pero sí los hay.

La cuestión es que las necesidades prácticas de nuestra cultura y el devenir histórico de haber sido un país con presencia a lo largo y a lo ancho del mundo, provocó que los españoles fuesen increíblemente muy buenos en matemáticas aplicadas: los astrónomos españoles del siglo XVI eran estimados por de los más eminentes de Europa, y venían los extraños a recibir sus enseñanzas; Núñez puede estimarse, al igual de Vieta, padre del Álgebra; Juan de Herrera hizo estudios sobre la figura cúbica y otras materias semejantes, alcanzando fama de aventajado geómetra; Núñez, Pedro Ciruelo, Rojas, Jerónimo Muñoz, y algún otro tuvieron en su tiempo tanta notoriedad como cualquiera de los grandes matemáticos extranjeros; Lanz y Betancourt crearon la Cinemática…(Ciencia Española, t. 1, págs. 34,102 y 210. t. 2, pág. 116).

El Escorial, obra suprema de la arquitectura del siglo XVI basada en las matématicas.

El fallecido Catedrático Fernández Vallín no se limita a afirmar la existencia de una ciencia matemática española, sino que avanza un paso más y sostiene que esta ciencia era superior a la de toda Europa. Escuchemos sus propias palabras, que se refieren al siglo de oro: "No habla en toda Europa en aquella centuria, a fines de la anterior y principios de la siguiente, filósofos que superaran a los españoles, ni humanistas tan notables, ni teólogos tan consumados, ni canonistas tan insignes, ni escriturarios tan celebrados, ni místicos tan sublimes, ni historiadores tan eruditos, ni médicos tan renombrados, ni naturalistas tan sabios, ni físicos y químicos tan expertos, ni matemáticos tan conocidos en las universidades extranjeras, ni astrónomos y cosmógrafos que aventajasen a los nuestro. Pedro Sánchez Ciruelo escribió el primer curso completo de matemáticas, creando el sistema y disciplina de las mismas, y presentando nuevos teoremas. Pedro Núñez se adelantó a Wright, Halley y Leibniz en la doctrina de las curvas loxodrómicas, y refutó los errores de Tartaglia. Jerónimo Muñoz excedió a Ptolomeo y a Euclides en la exposición y progreso científico de la ciencia de la cantidad. Rodrigo de Porras ideó nuevos métodos para dividir la circunferencia, y varias proposiciones geométricas muy notables, que han utilizado otros matemáticos del mismo siglo. Antich Rocha enriqueció el Álgebra con la teoría de las igualaciones y resolvió muchos curiosos problemas. Juan Alfonso de Molina Cano corrigió a Euclides, dio relaciones que por singular manera facilitan y abrevian las construcciones de los polígonos regulares, y empleó una razón de la circunferencia al diámetro que no era exactamente la tradicional de Arquímedes; siendo sus procedimientos adoptados por muchos matemáticos franceses; etc., etc.". (Bibliotheca Mathematica, t. 14, p. 87).

¿Y por qué nadie recuerda que los matemáticos españoles fueron tan buenos durante los siglos XV, XVI y XVII? Pues porque los españoles somos unos acomplejados que creemos que lo que hicieron nuestros antepasados fue una porquería comparándola con los ingleses o los centroeuropeos, cuando realmente fue todo lo contrario: España fue Luz que iluminó al mundo durante la Edad Moderna. La pena es que nosotros lo hayamos olvidado.

¡Esta pregunta ya fue respondida!